Iglesia de la Merced Parte I

Views: 495

Se encuentra en la esquina de la Avenida José María Morelos Poniente y Melchor Ocampo. La Orden de la Merced se sabe que tuvo un origen militar y fue fundada por el Rey Don Jaime de Aragón en 1182, según unos autores, o por San Pedro Nolasco en 1218, según otros.

Uno de los primeros mercedarios que llegó a la Nueva España, fue Fray Bartolomé de Olmedo. Los mercedarios rápidamente se extendieron por todo el territorio fundando conventos, siendo los principales los de México, Puebla, Guadalajara, San Luis Potosí, Oaxaca y Zacatecas. Fundaron también varios hospicios en Celaya, Guanajuato, Querétaro, Valle de Santiago y el de Toluca.

La iglesia actual es un bello templo con aportaciones del siglo XVIII, XIX y del XX. El acceso a la iglesia se tiene a través de un arco neoclásico de medio punto rematado  por un frontón triangular, a cada lado del arco hay dos pilares rematados con voluntad; entre los pilares hay rejas bastante altas.

En la clave del arco,  por el lado interno hay una inscripción que dice: Sociedad del Patrocinio 1924 y que posiblemente se refiere a la época que fue construido el arco. Se entra al atrio que antiguamente estuvo ocupado por un jardín muy ahogado que dejaba sólo un paso siguiendo el eje del templo. De ese jardín únicamente quedan  tres árboles del lado derecho y dos del izquierdo.

En el costado oriente del atrio hay una peana que sostiene una escultura de la Virgen que dice: Recuerdo de la santa Misión predicada por los R.R.P.P. Capuchinos en la Iglesia de la Merced de Toluca del 6 al 15 de marzo de 1914.

En el costado contrario, hay un portal a manera de capilla abierta con doble arquería de piedra y ladrillo. Junto a éste, exactamente en la esquina del conjunto hay una capilla que mira al oriente. Esta pequeña capilla de ladrillo tiene un arco tapiado que sirve de portada, en la que se inserta la puerta con nichos a ambos lados y ventana de coro en la parte superior. Todo el cuerpo es rematado con una españada de tres arcos, en los que lamentablemente no están todas sus campanas y sólo una posee esquila.

La fachada principal del templo es de tres cuerpos y data posiblemente del siglo XVIII. Tres pedestales de cada lado de la puerta sirven de base a las pilastras toscanas que albergan en sus entrecalles a nichos vacíos que tienen medallones en su parte superior. Las pilastras inmediatas a la puerta están muy deterioradas a la altura del arco.

Sobre la cornisa que divide el primer cuerpo del segundo, está el escudo de la orden en el centro. El segundo cuerpo es muy sencillo, tiene solamente un medallón central con pilastras pareadas  y esbeltas, que son a continuación  de los centrales el primer cuerpo, rematadas por vasijas. El tercer cuerpo es el más pequeño tiene una ventana polilobulada entre las dos pilastras que son la continuación de las de los cuerpos anteriores. Todo lo remata un tímpano ondulado con cruz.

La estructura de pilastras y cornisas es de cantera de labrado muy sencillo. Al lado oriente de la fachada se levanta la torre que es muy bella y poco común. Tiene como arranque un gran cubo con óculo en los cuatro lados. Inmediatamente sigue un segundo cuerpo de ocho caras e igual número de arcos bajo cuyo barandal sobresale una trompa para formar balcones en los cuales se encuentran las campanas. El remate final es un prisma con cruz.

Se considera que la cópula de este templo es aún más bella, está construida por un tambor alto sobre base ochavada, en él se abren las ventanas del arco elíptico, se cierra con gajos ornamentados con azulejo y escudos de la orden; la remata una graciosa linternilla y cupulín.