Iglesia de Santa María de Guadalupe Parte I

Views: 212

[email protected]

Se encuentra en la esquina de la avenida José Vicente Villada y la calle Plutarco González, antiguamente se le conoció como San Juan de Dios.

San Juan de Dios nació en Montemayor Novo, Portugal en 1495. Fundó la Orden de los Hospitalarios cuyas reglas fueron aprobadas por Pío V en 1572. En 1690 fue canonizado y dos siglos después León lo declaró Patrono de todos los hospitales y enfermos de la cristiandad.

En Toluca, el Hospital de San Juan de Dios estuvo contiguo a la iglesia de Santa María Guadalupe. En 1874 el edificio pasó a ser Tribunal Superior de Justicia y en 1968 fue demolido.

La fachada de este templo está compuesta de tres cuerpos en un estilo calificado como plateresco autóctono. El primer cuerpo contiene el arco de entrada a cuyos lados hay columnas pareadas en nichos en los intercolumnios. Estas columnas tienen una composición especial: base románica con un pedestal alto, el fueste en su primer tercio está ornamentado profundamente con motivos vegetales y los dos restantes son estriados. Los capitales son de esfera con dado, los nichos tienen concha y un frontón triangular con escudo central.

En el segundo cuerpo se repite la composición de columnas y nichos, sólo que en la parte central hay otro par de columnas que flanquean una ventana de coro que recuerda al romántico. Estas columnas, al igual que las del primer cuerpo son producto de quien las diseñó, no tienen un estilo definido aunque se delinea una especie de espiral como el salomónico, con la salvedad de que una columna gira hacia la izquierda y la de al lado hacia la derecha.

El cuerpo superior ostenta un gran nicho en el centro con sendos labrados de santos en los laterales. Todo el conjunto está rematado por tres tímpanos de líneas curvas. Los elementos antes señalados se encuentran sobrepuestos sobre un basamento  ricamente adornados con toda clase de ornatos vegetales y geométricos que representan el gran valor de la fachada, En el lado izquierdo se erige la torre que es de una gran sencillez con un cupulín sobre su único cuerpo.

Hace algunos años se trató de modernizar el interior del templo con escaso éxito, al lado izquierdo  de la entrada hay una placa que contiene un dato dudoso como es el que refiere a la primera ermita fundada en Toluca por los misioneros Franciscanos en el Siglo XVII. El texto íntegro de la placa es el siguiente:

En este lugar ocupa el lugar de la primera Ermita fundada en Toluca por los misioneros Franciscanos en el siglo XVII y dedicada a la Santísima Virgen de Guadalupe. A esta Ermita sucedió el hermoso templo cuya fachada aún se conserva y que fue decorado, en 1676, por el pintor Ricardo Flores. En 1676 este templo recibió un legado de 10,000 pesos plata para la construcción de un hospital anexo. Este hospital estuvo regenteando por los religiosos Juaninos, por lo que la Iglesia se denominó  por varios años Iglesia de San Juan de Dios.

En 1722 fue enterrado en este templo por disposición propia le capitán Villalpando. El 26 de mayo de 1737 Toluca entera juraba el patronato particular librándonos así simultáneamente de la desolada epidemia llamada matlazahuatl.

En el año de 1907 este templo fue elevado a la categoría de la Iglesia Parroquial por Exmo. Rvmo. Señor Arzobispo de México Don Próspero María Alarcón y Sánchez de la Barquera. El 4 de marzo de 1945 a iniciativa del Sr. Cura Don Germán José Miranda, el Exmo. y Rvmo. Señor Arzobispo de México Dr. Don Luis María Martínez puso la primera piedra de ampliación y transformación de este templo. El 28 de octubre de 1947 el Exmo. y Rvmo. Señor Arzobispo de México, después de una misa pontifical proclama a este templo parroquial.

En el cruceros se levantan una cúpula que cuyas pechinas hay relieves con las apariciones de la Virgen María. En el interior no tiene nada notable e excepción del mural ejecutado en el muro posterior del presbiterio. Esta pintura es obra del pintor y arquitecto Pedro Medina El Charro, realizada en 1968 en tonos suaves, con maestría en el dibujo anatómico. Según el auto,r es un mensaje de unión de los mexicanos bajo el patrocinio guadalupano.

Representado en su parte inferior a los misioneros franciscanos presenciando un sacrificio y en torno a ellos, los indígenas ya convertidos a la religión cristiana, se aprestan a recibir del cielo con una túnica y unas zapatillas a la reina de los mexicanos. En la parte alta, hay dos grandes manos que simbolizan a Dios y que deposita  entre su pueblo a la Virgen de Guadalupe.