Poder EdoMex

Iglesia Presbiteriana en Toluca: sin imágenes, sin pastoras como en Guatemala y ¿cómo son sus bodas?

Views: 2612

Con alrededor de 135 años de existencia, la Iglesia Presbiteriana El Divino Redentor, ubicada en la calle de Andrés Quintana Roo, en la ciudad de Toluca, es una de las primeras iglesias evangélicas en la capital mexiquense, y una de las más longevas en el estado de México; actualmente cuenta con poco más de 220 miembros, además de adherentes, es decir, personas que sin profesar su fe como tal, asisten a los cultos o participan en las diferentes labores de esta iglesia.

Así lo explicó el pastor Rodolfo Ramos Pineda, quien además dijo, los inicios de la iglesia presbiteriana en México, tienen que ver con los misioneros norteamericanos que vinieron a evangelizar.

Explicó que la diferencia con lo que él llamó la iglesia tradicional (católica), es que no adoramos imágenes, no tenemos ninguna dentro del templo, creemos como fe y como credo confesional que no hay necesidad de adorar imágenes, al único que adoramos es a Dios, y Él no tiene ninguna.

Por otro lado, los presbiterianos tienen también diferencia en comparación con otros movimientos evangélicos en lo que toca a la liturgia o el culto; algunos aplauden, danzan, saltan, llegan a caerse en el templo, aquí no; se puede uno mover, pero no es como otros movimientos.

Entre otras actividades, La Iglesia Presbiteriana El Divino Redentor realiza tres cultos los domingos, con horarios de 9:30 horas, 12:00 y 17:30 horas; los lunes a las 17:00 horas se reúne una Sociedad Femenil y a través del Grupo Bethesda realizan visita al Hospital del Niño, donde oran y comparten con familiares de enfermos pan, té, café y atole; los miércoles realizan un estudio bíblico.

Reunión de la Unión Nacional de Sociedades Femeninas en Iglesia Presbiteriana El Divino Redentor, en Toluca.

La Iglesia Presbiteriana El Divino Redentor también observa el diezmo, práctica que se retoma de la Ley Mosaica, que indica que la persona presente a Dios como ofrenda –en este caso a la Iglesia–, la décima parte de sus percepciones económicas.

Rodolfo Ramos, quien ha pastoreado en Toluca, Cuernavaca y Chiapas, explicó: Yo no soy alguien que lo promueva tanto, pero sí les enseño, de manera individual, que hay que hacerlo. No hay represalias si no dan el diezmo, más bien es un asunto de ellos con Dios; no es una falta como para disciplinarlos o sacarlos del movimiento porque no diezman, más bien, animamos a que lo hagan, dijo.

Y es que explicó que el recurso que ingresa por el diezmo y ofrendas –donativos independientes al diezmo–, son utilizados para el mantenimiento de la Iglesia; se da apoyo a viudas, se apoya en especie (ropa y comida) cada dos meses al Centro de Rehabilitación Río Jordán, ubicado en Tlacotepec, entre otras labores.

SEPARACIÓN DE PCUSA

Desde sus inicios, la Iglesia Nacional Presbiteriana en México se encontraba ligada a la organización norteamericana PCUSA (Presbyterian Church of United States of America), explicó que se rompió relación con ésta debido a que a partir de 2012 comenzó a ordenar pastores homosexuales, y desde 2015, permiten el matrimonio gay.

Dijo que, sin embargo, mantienen relación con la PCA (Presbyterian Church of America) y la Evangelical Presbyterian Church (EPC), iglesias que salieron del movimiento de PCUSA porque no estuvieron de acuerdo en la ordenación de homosexuales.

Al respecto, detalló: No somos homofóbicos en la iglesia presbiteriana, simplemente no aceptamos el matrimonio igualitario; el matrimonio bíblico sólo es entre un hombre y una mujer.

Aceptamos a homosexuales, amamos a los homosexuales, ayudamos a homosexuales. Yo trabajo con homosexuales bajo lo que Dios establece en esa conducta, pero no hay homofobia, manifestó.

Pastor Rodolfo Ramos Pineda.

BODAS EN LA RELIGION PRESBITERIANA

De acuerdo a datos del INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), en el Estado de México existen más de 851 mil personas que profesan una fe Evangélica y Protestante, entre las que se encuentra La Iglesia Presbiteriana.

Rodolfo Ramos Pineda, pastor de La Iglesia Presbiteriana El Divino Redentor en la ciudad de Toluca, explicó cómo se llevan a cabo las bodas dentro de este movimiento religioso.

Para la iglesia presbiteriana el matrimonio lo establece el Estado, nosotros no casamos a nadie, lo que realizamos es un culto de acción de gracias. A diferencia de la iglesia tradicional (católica), donde es un sacramento y si no se está casado como lo establece su iglesia, están en pecado, para nosotros si se casan por el civil, es suficiente, dijo.

Detalló que la ceremonia que efectúan contiene ciertos elementos litúrgicos como oraciones, lectura y predicación de la Palabra, votos que hacen los contrayentes, anillos, arras, lazo; sin embargo, aclaró que cada iglesia evangélica lo efectúa de diferente manera, y prescinde de algunos de estos elementos al considerar que tiene su origen en tradiciones de la iglesia mayoritaria o católica.

Así pues, para efectuar un culto de acción de gracias con motivo de un matrimonio en La Iglesia Presbiteriana, es un requisito estar casados civilmente. Apuntó que a diferencia de la iglesia católica, no se cobra: Aunque ya Francisco (el Papa católico) dijo que no hay que cobrar nada, quién sabe si en la práctica lo sigan haciendo.

Nosotros no cobramos nada. Sobre todo si son miembros de la iglesia, tienen derecho al uso de las instalaciones; algunos, hasta en el área social llevan a cabo su banquete, sólo que si se hace aquí, no se baila, no se toma, no se fuma dentro de la iglesia, aunque los invitados sea gente que no es de la fe, si vienen aquí no dejaríamos ni que fumara, ni que bailara ni que tomara, explicó, en el caso de baile, al considerar que algunos incluyen movimientos eróticos o contacto físico inapropiado.

Ramos Pineda expresó que incluso personas que no pertenecen a su iglesia podrían efectuar un culto de acción de gracias con motivo de su enlace matrimonial en el templo El Divino Redentor, siempre y cuando pertenezcan a la fe evangélica. En tal caso es necesario presentar una solicitud por escrito con el nombre de la Iglesia a la que pertenecen.

Este tipo de cultos se programan en día sábado y algunos acceden a dar una ofrenda de entre 200 y 250 pesos para la persona que hace el aseo, para que deje limpio el lugar al concluir la ceremonia.

PASTORAS NO, EN MEXICO Y GUATEMALA

México y Guatemala son los únicos países a nivel mundial en los que aún no se permite la ordenación de pastoras dentro de la iglesia presbiteriana, si bien Rodolfo Ramos Pineda, pastor de La Iglesia Presbiteriana El Divino Redentor en la ciudad de Toluca, opinó que en vista de los movimientos de equidad de género en el país y el mundo, no está muy lejana la fecha en que pudiera verse a mujeres en este rol dentro de su grupo religioso.

Hace unos 10 años se trató el tema de si se podían ordenar mujeres para ser pastoras, ancianas o diaconisas, pero la Iglesia Nacional Presbiteriana no aceptó que por el momento, se ordenen, explicó.

Sin embargo, la posibilidad quedó abierta: Se estableció que en 20 años volveremos a tratarlo, pero hoy en día la Iglesia Nacional no ordena mujeres, a diferencia de otros movimientos evangélicos que sí ordenan mujeres como pastoras.

Ramos Pineda explicó los argumentos para esta decisión: Como Iglesia Nacional se estableció que no había argumentos bíblicos sólidos como para establecer en ese momento que una mujer podía ser ordenada.

Aclaró no obstante que muchas mujeres desempeñan papeles de liderazgo dentro del movimiento presbiteriano en México. La Iglesia Nacional le ha dado el lugar desde hace muchos años a la mujer, la mujer desarrolla un liderazgo dentro de la iglesia y creo que son, en algunas iglesias, las que más trabajan; pueden predicar, dar clases, ser consejeras de jóvenes, misioneras, detalló.

No obstante, sigue el impedimento para que sean pastoras: La diferencia de un pastor con una misionera es que no puede bautizar, ni dar comunión Santa Cena, sacramento que efectúan mensualmente, pero por lo demás, hace igual que nosotros: predica, enseña, visita, va a hospitales, a cárceles.

A nivel personal, consideró que en un futuro podrá verse a mujeres como pastoras en la Iglesia Presbiteriana mexicana, porque somos solamente dos países los que no lo hacemos, México y Guatemala, en el mundo todas las iglesias presbiterianas ya ordenan mujeres, entonces no creo que esto vaya a durar mucho.

En Estados Unidos la PCUSA ((Presbyterian Church of United States of Americaya ordena mujeres, por eso a lo mejor el temor aquí en México surge, que si después de ordenar a mujeres se van a ordenar homosexuales, pero son dos planteamientos totalmente distintos, expresó.

DATO

En 2014 se documentó el caso en nuestro país de Cira Hernández Gutiérrez, a quien la Asamblea General de la Iglesia Nacional Presbiteriana excomulgó, por ser ordenada como pastora por la Comunión de Iglesias Presbiterianas y Reformadas de Chiapas (CODIPRECH).