Imagen Verbal

Views: 391

“La palabra revela tu personalidad y tu esencia,

le da sentido e imagen a tu persona”

 

En la actualidad mucho se habla de la proyección que tenemos en las diversas áreas de nuestra vida: profesional, social, y familiar; no debemos olvidar que el ser humano es un engranaje de piezas dilectamente eslabonadas que trabajan para proyectar lo que somos; por eso los psicólogos refieren que la proyección verbal es una forma de revelar nuestra propia personalidad. Estudios recientes sobre imagen y comunicación verbal, han propiciado que el ser humano se preocupe más por generar una imagen de impacto entre la gente que le rodea para que esta perciba sus cualidades y pueda obtener un plus de benevolencia en sus relaciones sociales.

 

La sociedad de hoy debe dar énfasis a su comunicación verbal; cada vez se le resta más valor a la palabra y a la forma en la que se comunica, priorizando la reproducción de imágenes y apariencias que no siempre comulgan con lo que se es; estamos perdiendo una de las cualidades más representativa de la humanidad: el hablar. Por tanto, es necesario recobrar en primer término el gusto por la palabra, por externar nuestras ideas de manera verbal, por encontrar la exquisitez de una plática entre pares; cada día se desdibuja más la idea de comunicación y cohesión entre la sociedad esto debido a que no se dialoga, lo que latentemente trae consecuencias en los roles sociales.

 

Habrá los que en ejercicio de sus funciones y actividades cotidianas practiquen de manera permanente la comunicación verbal como herramienta fundamental de su desarrollo e incluso como forma de subsistencia; aquí hacemos un énfasis: hay cualidades innatas en el ser humano como la capacidad de comunicarse a través de la palabra, y cuando estas cualidades no se encuentran desarrolladas, existen métodos y disciplinas que nos permiten desarrollarlas, caso concreto: la Oratoria, sin embargo; también podemos encontrar: técnicas de respiración, la innovadora programación neurolingüística, ejercicios guturales, la práctica de algún deporte o la actividad castrense que ayuda a desarrollar la habilidad de la palabra.

 

Bajo esta tesitura es indispensable referenciar que cada que hablamos, estamos revelando algo de nuestra propia personalidad; el ser humano no solo se da a entender, sino que se da a conocer a través de la palabra y es que los vicios del lenguaje como la forma de pronunciar las palabras, el timbre de voz, la velocidad con que se habla e incluso la seguridad con que se expresan las palabras revelan sin duda parte de nuestra esencia: lo que somos y a lo que aspiramos. Sin duda las primeras palabras de una persona al presentarse, dan una mínima descripción de su persona; pues no se puede entender a la palabra sin la personalidad propia en el ser humano.

 

Ante esta realidad, existe una pregunta a formular estimado lector ¿Qué imagen proyectas cuando hablas? ¿Concuerda lo que dices con lo que piensas y lo que sientes? ¿Cometemos el grave error de no conectar nuestra lengua con nuestros pensamientos?. Hay quien profundiza sobre el tema y refiere que la manera que hablamos debe ir aparejada a la manera en que nos comportamos, que no es sino el resultado de la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace; esto sin duda va a afectar o ayudar en la percepción que de nosotros tiene la gente con la que interactuamos cotidianamente.

 

Ahora bien hay quienes aplicando técnicas novedosas de marketing y neuro marketing, construyen personajes; le dan línea a las ideas de una persona, le arman discursos, frases, ideas clave que se repiten en reiteradas ocasiones y en momentos estratégicos a fin de que esas ideas dichas de manera verbal, cumplan un objetivo; el cual no es otro que el de conectar con la gente, que se reconozca a quien las pronuncia como una persona que tiene cualidades necesarias para diversas actividades, esto se observa más en la clase política, donde la imagen cuenta mucho; vivimos en un mundo preocupado por analizar a sus líderes políticos y sociales desde distintos ángulos, y es aquí donde los consultores toman relevancia pues, suelen armar trajes a la medida para que el electorado compre la idea de que la imagen de un persona es la que más conviene a la administración gubernamental

 

Preguntémonos ¿Qué personaje somos cuando hablamos? ¿Qué observa la gente en nosotros cuando nos comunicamos? ¿Estamos logrando los alcances verbales que pretendemos o solo estamos girando en un círculo sin inicio ni fin? Si en algún momento tuvieras la oportunidad de ser evaluado por quien te escucha ¿Qué opinión tendrían de ti? Sin duda, independientemente de la respuesta que puedas formular a las preguntas planteadas, hay un tema indiscutible en la comunicación, o te está ayudando o te está restando; si has llegado a pensar que tu forma de comunicar está restando a tu persona es necesario tomar cartas en el asunto y procurar generar estímulos positivos en la audiencia, que lo mismo puede ser un auditorio masivo o tan solo la persona con la cual interactúas.

 

Recuerda: tu manera de hablar va a identificar a tu persona o a quien representas, procura que tu interlocutor entienda el mensaje que pretendes externar y que conozca los rasgos positivos de tu persona, así alcanzaras resultados más prósperos en lo profesional o en lo social. Aprovecha el momento y recuerda que todo en ti comunica: tus palabras y tus silencios, tus actos y omisiones; tu propia personalidad tiende a comunicar lo que a veces pretendes callar, trabajemos de la mejor forma para comunicar, generemos una imagen verbal de impacto y hagamos que el mundo sepa quién eres.