Islas Marías, de Porfirio Díaz Mori a Andrés Manuel López Obrador

Views: 1740

Luis Rivera Montes de Oca, licenciado en Derecho, uno de los fundadores del equipo Potros UAEM de futbol soccer, escritor, destacado funcionario en su momento, sus libros se leen en México y en el extranjero, me consta y para mí ha sido un orgullo verlos, no uno ni dos, sino varios más en la principal librería de Buenos Aires, El Ateneo.

El licenciado Rivera Montes de Oca fue director general de Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Gobernación y responsable del Sistema Penitenciario Nacional de agosto de 1995 a enero de 1998.

Debido a ello estuvo en contacto con las Islas Marías en más de 50 oportunidades.

De ellas nos dice que un mexiquense, fue el primero en darse a la fuga. El escritor José Revueltas, también estuvo ahí, purgando una pena.

Platíquenos porque causó impacto y en algunos que la conocen, escozor lo que dijo López Obrador acerca de las Islas Marías.

Lo que puedo decir es que con el decreto que ya está publicado, para clausurar en la isla María Madre las instalaciones penitenciarias, la historia de México se puede dividir con este hecho en dos partes.

La primera que tiene que ver directamente con el gobierno, la política y con decisiones de gobierno cuando en 1905 el presidente Porfirio Díaz, decide que al no haber instalaciones seguras, salvo las del Valle Nacional y lo que quedaba de San Juan de Ulúa, deberían mandarse a la María Madre, que es la isla principal, a los reos más peligrosos de aquella época.

Por lo tanto, la imagen de Islas Marías como un complejo penitenciario ha sido de claroscuros, más oscuros que claros, porque allá han llegado personajes que forman parte de la historia de nuestro país hasta 1970 que pudiéramos decir, termina la época negra de esas islas.

Esto por qué?, porque en 1971 se expide la ley de normas mínimas, que tiene una orientación humanista, un propósito de reinserción social para los internos, especialmente los sentenciados.

Con esta ley de normas mínimas, el concepto de reclusión en la colonia penal federal de Islas Marías cambia a grado tal que hoy en día y hasta antes de que se emitiera este decreto del presidenteAMLO, don Andrés Manuel López Obrador, tenía las más altas calificaciones en cuanto a la reinserción social, es decir, la reinserción social se puede hablar de ella, solamente de manera concreta, de manera integral en la colonia penal federal de las Islas Marías.

¿Qué fue lo que sucedió?

Para la historia del penitenciarismo también se termina una época y en donde se pierde desde mi particular punto de vista, un espacio en donde México podía acreditar que sí había reinserción social, que había una muestra sí, pero se tomó como muestra para muchas instalaciones penitenciarias del país e incluso del extranjero que con frecuencia venían a visitar la colonia penal federal de Islas Marías.

Ahora bien, qué sucedió? Me parece que fue una decisión con poca información para los encargados o responsables, para tomar esta decisión o planteársela al presidente Andrés Manuel López Obrador para que se clausure este complejo.

Para qué, para convertirlo según el propio decreto, en instalaciones culturales, de recreación, de fomento y protección a la ecología.

¿Tiene infraestructura para eso?

Lo que tenemos que decir en ese sentido, es que colonia penal federal Islas Marías y concretamente la isla María Madre no tiene agua potable, no tiene pozos, no tiene riachuelos que pudieran servir para el consumo humano y para el consumo en general.

Cómo se abastece la colonia de agua?, tiene una planta desalinizadora, pero solamente para consumo humano, no tiene electricidad, entonces qué sucede? que tiene plantas generadoras a través de motores diesel que trabajan las 24 horas y semanalmente consumen entre 150 mil y 200 mil litros de diesel que se tienen que llevar cada ocho días de Mazatlán a la colonia.

Así se genera la electricidad en la colonia, pero sólo para uno de los campamentos que es el principal, en donde funcionan entre otras instalaciones dos hospitales, se pueden considerar, uno del Seguro Social y otro del ISSSTE, aparte que se utiliza la poca electricidad para la conservación de alimentos de refrigeradores, instalaciones que requieren, ventiladores para tener una permanencia más menos cómoda.

¿Por eso no se fomentaron?

Por eso es que cuando se dice que deberían construirse más penales en las islas que México tiene, incluyendo las tres islas que sobran, la María Cleofas y el Archipiélago, no se construyen porque no hay agua.

Qué va a suceder?, hay un riesgo inminente, lo que va a suceder si no se define como hasta ahora se ha planteado quién va a ser el responsable de la administración, del desarrollo, del cuidado, de la conservación, del complejo Islas Marías, lo más probable es que siendo Área Natural Protegida y Patrimonio Cultural de la Nación y desde luego, de los países que se han integrado para la protección de la ecología, es que la deforestación de maderas preciosas caobacedro rojohuanacaxtle que es la riqueza forestal que tiene Islas Marías y la preservación de instalaciones estratégicas, para la conservación de algunos aspectos económicos del país.

¿Es cierto que ahí se frenó a la abeja africana?

Cuando hace 15 años, aproximadamente, la abeja africana destruyó los apiarios del país, los de YucatánCampecheChiapas se repoblaron los apiarios nacionales gracias a que en Islas Marías la producción de miel a través de la abeja europea, fue la única que no se contaminó.

Los 109 kilómetros que hay del continente, hablamos de las costas de NayaritJalisco a las Islas Marías se convirtieron en una barrera natural que impidió que la abeja africana llegara allá.

Qué va a suceder con la producción de miel tan especializada, con la conservación de los bosques?, qué va a suceder sobre todo, de la protección de las especies que en torno de la Isla María Madre y las demás islas está prohibido la pesca en 10 kilómetros a la redonda?

Los grandes pesqueros japoneses que siempre están atentos para que la Marina se descuide y en un barrido se llevan miles de toneladas de atún, langostacamaronestortugas que son especies muy apreciadas y en la colonia penal federal, se protegen por ser Área Natural Protegida.

Esto es lo que se está planteando como un riesgo, porque no hay una definición qué va a suceder?, quiénes van a ir a la colonia en un momento dado a acampar?, a exponer arte?, actividades para quién?, de dónde va a llegar ese público que va a utilizar esas instalaciones que, además, son costosas que a través de más de 101 años se han construido en la colonia penal federal de Islas Marías.

Hasta ahora, en mi calidad de director general de Prevención y Readaptación Social, en su momento, de la Secretaría de Gobernación, presidía el Consejo de Desarrollo y Fomento de la colonia penal federal de Islas Marías en donde había representantes de la Secretaría de Agricultura, de Medio Ambiente, de Desarrollo Económico.

Todos, dos veces al mes, nos reuníamos para ver qué seguía en cuanto a las actividades en beneficio de los internos que ahora nos enteramos solamente son 600 y que en su momento llegó a tener una población de 8 mil 500 internos.

Qué ha sucedido?, qué se ha descuidado la actividad penitenciario y sobre todo la reinserción social?

En este sentido, se dice que, la colonia ya no es tan segura, porque se han fugado 70 reos de ahí; sería cuestión de verificarlo porque hasta 1998 solamente se habían fugado tres, por cierto que el primero que se fugó, comprobado, porque se le recapturó, fue un paisano nuestro, de Colorines, de apellido Miralrío.

Fue el primero documentado en el siglo pasado que se fugó de Islas Marías a donde había ido a compurgar los tres años 8 meses que le faltaban, porque fue acusado de homicidio en Valle de Bravo, se le juzgó en el Juzgado Mixto de Primera Instancia, se le condenó a 18 años, le faltaban 3 años 8 meses, pidió su traslado y al cabo de un año se fugó.

Se le dio por desaparecido, pero a los seis meses en una cantina en Valle de Bravo, presumiendo ya con algunas copas que él se había fugado de Islas Marías, algún paisano escuchó esto, fue y le notificó a la policía municipal, donde dijo que había un sujeto presumiendo que él había ido a Islas Marías y que se había fugado, lo capturaron, compurgó su pena pero ya no en Islas, sino en Santiaguito como ahora se le conoce a Almoloya.

 

¿Cómo se pudo fugar, hasta donde sé, está rodeada de tiburones?

 

Los internos cuando menos en lo que me han comentado, estudian bien las corrientes que hay entre la isla María Madre y la isla María Cleofas, una vez que se convencen que a determinadas horas las corrientes marinas que corren de norte a sur, cambian un poco el curso.

Es decir ya no pasan tan fuertes entre las dos islas, sino que tienen un espacio de unas tres o cuatro horas, en donde las corrientes no se desvían, sino que toman un curso hacia el continente. Ellos en algunos casos juntan tablas de manera furtiva que entierran en la playa, durante meses y meses.

Después juntan cocos secos, que les sirven como flotadores, hacen una balsa improvisada, juntan botellas de plástico para almacenar agua, un poco de alimentos y a la hora que ellos consideran que deben de hacerse a la mar, se remontan, es decir, desaparecen de la lista que se pasa a las seis de la tarde y no se les encuentra, se anota a la lista remontado, quieren decir que se fue a la montaña, al cerro y hay que buscarlo.

Se busca y en ocasiones se tardan los custodios, tres o cuatro, hasta cinco días para encontrarlo, y ahí está el interno, pero después de cinco días ya no se le da como remontado sino como desaparecido.

La manera en que se fugan es con el ingenio, la audacia, con mucho valor, porque se necesita tener mucho valor para hacerse a la mar.

Recuerdo que uno de los directores del complejo refería hace algunos meses que tres internos que estaban en el penal de Durango, en donde fue director de Prevención y donde se le nombró director del penal de Islas Marías, estuvo allá.

Se hizo una encuesta y él ganó en cuanto a que era el mejor director de Prevención del país, se le nombró y ya estando como director, algunos internos del penal de Durango lo pidieron que los ayudara a que se fueran a Islas Marías seguir compurgando su pena.

Al cabo de unos años se cambió al director del penal con una nueva administración federal y los internos duranguenses dijeron para qué estamos aquí si ya no está el director, se las ingenian, se hicieron a la mar y aparecieron en las costas de Nayarit al cabo de varias semanas desorientados, desnutridos y se quedaron sentados en la playa porque no sabían a dónde habían llegado.

Algunos lugareños los encontraron e informaron a las autoridades, fueron por ellos y dijeron nosotros somos de Durango, nos escapamos de las Islas Marías y llévenos para a Durango.

Ya en entrevista con el ex director y amigo de ellos les preguntó por qué se fugaron, usted nos dejó allá y si ya no estaba para qué nos quedamos.

¿Qué buena ilustración nos ha dado?

Es algo que debe decirse, conocerse y pensarse si ésta, fue la mejor decisión que haya tomado el titular del Poder Ejecutivo Federal.

La segunda vez que se destruye por decirlo de alguna forma, el Sistema Penitenciario. La primera fue cuando no se siguió aquellas enseñanzas de Sergio García Ramírez y de quienes lo siguieron en Almoloya.

Definitivamente e incluso el propio doctor Sergio García Ramírez tiene una obra que se llama Prisiones y prisioneros en donde él no solamente consigna con detalle la historia de la Colonia Penal Federal de Islas Marías, sino la fotografía, biografía o datos generales de los principales y más importantes reclusos y reclusas que han pasado por allá y que él considera que es un ejemplo para hablar de reinserción social y ahora se termina esa historia para el Penitenciarismo mexicano.

José Revueltas Sánchez, escritor de altos vuelos, nacido en Durango conoció a temprana juventud el encierro y estancia en las Islas Marías, al darse de alta como militante del Partido Comunista Mexicano y al participar en actos políticos considerados como de sedición y motín, estuvo cinco meses de julio a noviembre de 1932. La conoció a fondo en los recorridos que ahí tuvo oportunidad de hacer.

Dos años después, en 1934, al organizar una huelga de peones en Nuevo León lo vuelven a enviar a ese sitio, donde salió en febrero de 1935.

Esa estancia para nada gratificante, por las torturas y las jornadas de trabajo bajo el sol inclemente, le sirvió de material, para estructurar su novela Los muros de agua, publicada en 1941, bajo el sello editorial de Novaro. Testimonio realista de los excesos de ese encierro y de las violaciones constantes de los derechos de los presos, ahora conocidos con Derechos Humanos, la degradación del ser, el comercio sexual y la aparición de homosexuales en ese centro.

Es una novela significativa que no censuró el gobierno sino su propio Partido, el Comunista Mexicano que al dividirse en diferentes corrientes de pensamiento, terminó como lo dictaba el canon del imperialismo yanqui: divide y vencerás.

Significativo el título: Los muros de agua, que sirvió o motivó la idea de la cárcel sin rejas, no había necesidad de construir muros, porque nadie ha tenido la resistencia de escaparse a nado. Revueltas desenmascara la realidad del sistema penitenciario del país.