LA ANSIEDAD ME HIZO VIAJAR

Views: 290

Guardé en un cajita los pensamientos de las última semanas esperando hacer una canción de piano con ella, para poderme poner los audífonos y escucharla mientras espero en la fila del metro, las películas que de nuevo no vi, las series pendientes  y ese archivo sin pulir de una propuesta gráfica pendiente.

Cosas bonitas que puedes hacer mientras esperas afuera del dentista

En esa cajita dorada le puse marca textos a mis 30 años, a ese momento de estar solitos; los treinta y yo, duramos juntos ya mucho tiempo, cada día nos conocemos más, antes pensaba que sólo estaba de mal humor, ahora sé que se llama ansiedad, la conozco mejor, en eventos sociales nos hicimos amigas, pero viendo películas nos peleamos, leyendo nos olvidábamos, no sabía que ese dolor fuerte en el pecho podía curarse con R&B, con Amy Winehouse o desvanecerse guardando imágenes de inspiración en mi computadora.

Que sensación tan íntima es cumplir años, saberte más sabio y más vulnerable, hacer un contrato por un rato más con el cuerpo y el alma, firmé cuidando los términos del contrato, los tiempos de entrega de resultados y las revisiones intensivas, cada cuadrante de mis recuerdos y el sabor del tiempo que ya pasó, encontrarme una vez más en ese lugar de incertidumbre, pero también de autoconocimiento, como esos sonidos envolventes de las bocinas caras, sientes escuchar cada instrumento y hasta cada inhalación del guitarrista, así logré escucharme y sintonizar los días en mi propia existencia.