LA DIFERENCIA ENTRE BROMEAR Y ACOSAR

Views: 469

Hoy en día abunda la información disponible sobre el acoso, conocido en inglés como bullying, y más conciencia que antes sobre este problema. Sabemos quiénes son los más acosados y dónde, y que el bullying puede ser tanto verbal como físico. Pero ¿qué podríamos decir sobre las bromas?, ¿son consideradas bullying?

La respuesta corta es: Generalmente no. La mayoría de las veces las bromas son inofensivas, pero cuando tienen la intención de ser crueles o negativas pueden terminar en acoso. Para algunos chicos con dificultades de aprendizaje y de atención puede ser difícil diferenciar cuándo las bromas son un juego y cuándo son abusivas e intimidantes. Esto es lo que necesita saber sobre este concepto y el acoso para ayudar a su hijo con sus interacciones sociales complicadas.

Bromear es un intercambio social que puede ser amistoso, neutral o negativo. Si la intención es buena puede ser positivo. Cuando los chicos bromean unos con otros acerca de su ropa, gustos musicales o comportamiento los ayuda a que aprendan a enfrentar la crítica constructiva. Es parte de la socialización.

Hay dos tipos de bromas: las afectuosas y para influenciar. Las bromas afectuosas es una forma de vincularnos y crear una relación. Cuando un chico no encesta la pelota durante un juego de baloncesto y un compañero dice, “felicitaciones Magic, buena jugada” es una broma afectuosa.

Las bromas para influir intentan cambiar el comportamiento de alguien. Un chico le puede decir a otro, “deja de reírte, pareces tonto. Esta película es una estupidez”. Ambos tipos de bromas, las afectuosas y las de influencia se constituyen como una forma inofensiva de comunicarse entre amigos.

A diferencia de los chicos que son acosados, los que son blanco de una broma pueden influir si ésta continúa o termina. Si se molestan, el bromista usualmente no continúa ya que los comentarios nunca tuvieron la intención de herir.

El acoso verbal es diferente de bromear. No es una forma de relacionarse o hacer amigos sino lo opuesto. El objetivo es ridiculizar a la víctima y hacer sentir mejor y más poderoso al abusador. Puede comenzar como una broma negativa, pero cuando se hace repetidamente con la intención de humillar o intimidar se transforma en acoso.

El acoso verbal incluye insultar a la víctima, burlarse y el acoso sexual. Puede realizarse en persona, a través de un mensaje de texto y en línea, a través de las redes sociales y el correo electrónico.

El acoso es un tipo de abuso de poder. Usualmente la víctima no ha provocado al abusador (bully en inglés). Además podría no ser capaz de defenderse. Los abusadores no ceden porque su intención es ser hostil y su meta es controlar.

Los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención son blanco fácil.

Los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención son más vulnerables de ser abusados que otros chicos. Puede que ellos sobresalgan en la escuela debido a los apoyos adicionales que reciben, y pueden manifestar signos de baja autoestima. Los chicos que tienen condiciones como el TDAH, pueden ser blanco de burlas o del acoso por ser alborotados y ruidosos.

Ciertas dificultades de aprendizaje y de atención pueden dificultar que los chicos vean la diferencia entre bromear y acosar, e incluso que se den cuenta que les están haciendo una broma. Otros chicos puede que además tengan dificultad para controlar sus emociones si la broma les molesta.

Es muy importante saber la diferencia entre bromear y acosar. Usted puede ayudar a su hijo a entender qué está pasando y cómo responder. Si sospecha que es víctima de acoso, hay maneras de enseñar a su hijo a defenderse. También puede colaborar con la escuela para terminar el acoso.