Poder EdoMex

La ficción impresa en la vida de Sergio Pitol

Views: 152

Sergio Pitol fue un escritor que se distinguió por incorporar la ficción en su propia vida. El autor de La casa de la tribu y El arte de la fugaencontró una manera poco común de relacionarse con aquellos que lo conocieron de cerca, tal y como lo relataron Margo Glantz y Mario Bellatini, amigos íntimos de Pitol, quienes se encargaron de recordarlo en esta edición 32 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

 “Revisar el pasado es contemplar el mundo que ha dejado de ser”, decía Sergio Pitol en su obra, mencionó Margo Glantz, quien agregó que la última vez que vio a este autor fue en Jalapa, Veracruz, una cita en la que pudo apreciar los cuadros de León Tolstoi y Virginia Woolf, personajes admirados por Pitol, además del viejo sillón que el escritor y diplomático mexicano compró en la antigua Unión Soviética. Glantz dijo a los asistentes a este homenaje, que aquellos tres últimos días resultaron entrañables.

Por su parte, Mario Bellatin se refirió a Pitol como alguien difícil de describir en un texto, debido a que esto significaría recordarlo desde una óptica limitante. Bellatin mencionó que Fernando del Paso y Sergio Pitol compartieron una forma de ver la literatura como algo que los trascendía. Así, el autor de El hombre dinero también apuntó que aunque le resultaba casi imposible comunicarse a través de la palabra, y decir la palabra vino, Pitol era capaz de relatar la historia de este elixir de una manera sorprendente.

Bellatin agregó que Sergio Pitol recurría a la ficción en lo cotidiano. Como ejemplo, dijo que en una ocasión lo acompañó al médico para descubrir que cada pregunta que le formulaban era respondida con una historia que no correspondía a la realidad del autor. “Inventaba desde el nombre de alguna esposa hasta su domicilio”.

La escritora Margo Glantz expresó su preocupación por ver cómo una generación de autores está casi a punto de desaparecer, una generación de la cual Sergio Pitol forma parte. La autora de Historia de una mujer que caminó por la vida con zapatos de diseñador Síndrome de naufragios también expresó que seguramente a Pitol no le agradaría ver como los medios hablan de la violencia, una manera en la que se privilegian sólo los datos duros y se dejan de lado las historias humanas.

Para concluir este recuerdo a la obra, vida y muerte de Sergio Pitol, Mario Bellatin mencionó anécdotas tan cercanas como cuando el autor lo llamó para conversar muy de mañana, algo que para Bellatin resultó extraño, porque señaló: “¿Quien de los escritores llama a otro escritor?”. Además, agregó, el carácter de Pitol era siempre impredecible, como cuando en plenos conversatorios se levantaba y pedía permiso para ir al baño. Mario Bellatin expresó que uno de los momentos históricos que definieron la visión creativa de Sergio Pitol ocurrió con la transformación de la Unión Soviética, algo que lo marcó profundamente. El tributo cerró con un agradecimiento de los dos a Pitol por ser un amigo que de muchas maneras permanece en su memoria.