La magia de Trump: el miedo

Views: 651

Los pasados 6 de febrero y 8 de enero, ambos del año en curso, el presidente de Estados Unidos de América dio dos discursos sobre el estado de su gobierno. Uno de los puntos que comentó y también promesa de campaña fue su deseo casi “obsesivo” por construir el muro en la frontera sur de su país, frontera norte de México.

Dicha propuesta de campaña y ahora pugna de la clase política norteamericana, ha provocado que el gobierno permanezca cerrado por casi dos meses; el muro como la causa de confrontación entre Demócratas y Donal Trump.

En su discurso de febrero, que duró más de una hora y media, Donald Trump habló de una crisis humanitaria, lo que el llamaría en enero, crisis del alma. ¿A qué crisis se estaba refiriendo Trump? A la que esta sucediendo dentro de Estados Unidos de América con los drogadictos que diariamente mueren en su país por el consumo de diversas sustancias tóxicas.

Al mismo tiempo, en ambos discursos se refirió a los cientos de americanos que son asesinados a manos de pandillas y de inmigrantes “ilegales”. No dio datos concretos y tampoco mencionó a los americanos asesinados a manos de americanos. Incluso como un show de TV invitó a una familia cuyos abuelos habían sido asesinados por inmigrantes ilegales. Esto provocó el aplauso de todos los invitados al discurso.

Mencionó también la posición de México frente a los inmigrantes centroamericanos que pasan por México para llegar a la frontera y cruzar a Estados Unidos de manera ilegal. Dijo en términos generales que parecía una invasión y que era una irresponsabilidad del gobierno mexicano quien no está haciendo su trabajo.

¿Qué intentaba hacer Trump con este discurso? Conseguir dinero para la construcción del muro. Primero dijo que necesitaría 7,000 millones de dólares, luego 5,700, los demócratas le ofrecieron 3,000 y terminaron en 1,300. A esto Trump respondió declarando el estado de emergencia para poder justificar su muro.

Lo más interesante de todo esto NO es el muro, sino su nivel de aceptación que se mantiene en un 52%. Número más que aceptable considerando que el gobierno ha estado cerrado durante dos meses. ¿Cuál es la magia de Trump? El miedo. Su discurso está plagado de palabras que incitan al miedo y eso es lo que vende en Estados Unidos.

Me queda claro que si algo sabe hacer bien Trump es vender y se está vendiendo estupendamente bien, ¿su basa? El miedo.

De todo esto lo que no me queda claro es ¿Cuál es la posición de México frente a esta situación? La administración de AMLO ha sido de puertas abiertas para los inmigrantes, pero quedan en el tintero varias cuestiones:

¿Qué pasará cuando se construya el muro y no se permita la entrada de todos los migrantes centroamericanos a Estados Unidos? ¿de verdad se quedarán aquí? Y si se quedan ¿les darán un estatus migratorio para trabajar? ¿o vivirán de la caridad y de las ayudas públicas?

Merece la pena que la administración de AMLO pudiera aclarar hacia donde nos dirigimos en materia de política migratoria. Me queda claro que la situación del país no es tan boyante como para poder asumir esta responsabilidad.