+La nueva policía que prometió Juan Sánchez, se esfumó, fue sueño de opio; incongruencias de la 4T

Views: 3341

La frase

Desde 1972 se escribió esto que es parte de un poema hecho canción. Hoy lamentablemente a causa del rencor presidencial, lo estamos viviendo: En mi país que tristeza la pobreza y el rencor.

ALFREDO ZITARROSA

 

INCONGRUENCIAS DE LA 4T: Ayer la Secretaría de Hacienda informó del incremento de la deuda en el extranjero a más de 12 billones de pesos (Y, entonces ¿los ahorros , recortes y la austeridad, como para qué sirven?) mientras el presidente López Obrador anuncia que las medicinas se comprarán en el extranjero y los que sufren las consecuencias son los niños con cáncer, ya que no hay nada más caro que lo que no se tiene.

Para colmo se pelean entre las fracciones de diputados locales por defender al presidente, cuando los que necesitan amparo y medicinas son los niños con cáncer.

¡Estos políticos criollos!

Decisión desesperada: Dicen que segundas partes nunca fueron buenas. Esta máxima se cumple ahora con el alcalde Juan Sánchez, en su segundo periodo. Parece y es lo más seguro, que la experiencia que pudo obtener se quedó en el camino o la tiró como se desecha lo que ya no sirve, con la idea de no volver a regresar en donde ya se estuvo.

Dicen que los aspirantes a un puesto de esta naturaleza siempre borran lo que hizo su antecesor y comienzan uno nuevo, como si no contara para nada la experiencia; es el más claro ejemplo de lo que es la improvisación, mientras que lo que ya se conoce y maneja a la perfección, se tira o se hace a un lado, como lo realizó con los despedidos, o a los que les redujo su salario, aunque algunos no se los tocaron.

Pandemiaconfinamiento o ganas de fastidiar son los tres ejes en los que realiza su gobierno que parece ser, se ejerce doble, no hay que olvidar que también cuenta con doble partido: PAN y Morena, aunque se podría decir que la candidatura se la ofrecieron al cándido, por lo manejable, y no al candidato Juan Sánchez, quien rápido y presuroso la aceptó.

Las decisiones por partida doble como parece ser su signo de identidad, son a tontas y locas y si no cree en esto, sólo hay que ver lo que anunció pomposamente sobre la Nueva Policía de Toluca: ofrece, como gancho, $14,000 netos mensuales, le agrega, todas las prestaciones de ley, trabajo seguro, valioso y para siempre. Aunque a muchos (la gran mayoría) ya los dieron de baja y se dijo que no era salario, sino Beca, esto quiere decir que las abarató como su accionar de alcalde porque las becas no fueron para las personas brillantes e inteligentes.

Agrega, Curso de formación inicial de 972 horas, que dan por resultado 121.5 días –otro ganchito para atrapar incautos, no delincuentes– tomado ocho horas como base, mismos que se traducen en cuatro meses, como los anuncios de las Academias Patrulla que difundía la estación de radio XEW.

Fue tanta su desesperación que no solicitó estatura mínimao tener tatuajes; dirán algunos que no practica la discriminación y que todos caben en la necesidad de la extrema urgencia para dar seguridad, con su presencia, como en el siglo XVIII, en donde el municipio de Toluca contaba, –así está registrado en los  libros de historia– con Policía de Adorno, sólo para inhibir, mas no para detener a  los delincuentes, y la Policía de Seguridad, que únicamente en esta ciudad pequeña, se dedicaba a detener a borrachitos para asegurar que al otra día, a las 5 de la madrugada, barrieran las calles de la demarcación, de ahí el nombre de Toluca limpia! Y luego fue Bella por las construcciones afrancesadas.

Poco le duró el presupuesto para dar empleo a 3,000 cadetes que nada más se dedicaban a cuidar los arcos de Los Portales, sin tomar en cuenta que cada policía requería infinitos gastos: gorrascamisaspantalonescinturoneszapatoschamarraschalecossilbatos, cubrebocas, caretas (muchos las perdieron) además de un lugar para concentrarlos, pero ¿qué fue lo que sucedió?, su refugio fueron los parques y jardines así como la explanada desaparecida ya, de la Ángel María Garibay, la Plaza Fray Andrés de Castro en donde los veía usted que les daban instrucción militar para marchar y tener un paso cadencioso, instruidos por un comandante, imagíneselo usted dictaba las órdenes, –con cigarro en mano–, como si éste fuera micrófono. El sueño duró poco al igual que los recursos.

Y la inseguridad, a todo lo que da.