LA POBREZA: UN TEMA DE DERECHOS HUMANOS

Views: 646

Para la realización efectiva de los derechos humanos resulta indispensable el aseguramiento de la dignidad de las personas, es decir, que no exista vulneración que obstaculice el desarrollo integral de su titular, ni se ponga en situación de riesgo la vida e integridad.

De acuerdo a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, se hace mención de que la pobreza no es solamente una cuestión económica; sino que también representa un fenómeno multidimensional que comprende la falta tanto de ingresos como de las capacidades básicas para vivir con dignidad.

Aunado a lo anterior, es importante considerar que, aunque los derechos humanos son inherentes al ser humano, lo cierto es, que los Estados los deben garantizar a través del reconocimiento positivo de los mismos, lo cual da certeza al ciudadano de que existe respaldo por parte del Estado y que éste asume la obligación que tiene con sus gobernados para salvaguardar sus derechos.

Lo anteriormente planteado se encuentra debidamente justificado en la normatividad nacional e internacional, así como en la esencia misma de la dignidad y las características propias que distinguen a los derechos humanos del resto de los derechos.

Razón por la cual y según la Organización de las Naciones Unidas, la pobreza es en sí misma un problema de derechos humanos urgente, a su vez causa y consecuencia de violaciones de los derechos humanos, pues se caracteriza por vulneraciones múltiples e interconexas de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales, y las personas que viven en ella se ven expuestas regularmente a la denegación de su dignidad e igualdad. Por lo tanto reducir la pobreza y erradicarla es obligación de todas las sociedades.

Es decir, los Estados tienen la obligación de mejorar progresivamente las condiciones de vida de las personas que viven en la pobreza. No obstante, los Principios Rectores sobre la Extrema Pobreza y los Derechos Humanos (2012), reconocen que el derecho a condiciones de vida adecuadas comprende derechos específicos, algunos de los cuales se examinan por separado más adelante, es también un derecho general que abarca los elementos esenciales para la supervivencia humana, la salud y el desarrollo físico e intelectual. Debido a lo anterior, la ausencia de un nivel de vida adecuado está relacionada con medios de subsistencia limitados o inseguros.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social hace mención de que en México el 43.6% de la población vive en pobreza, mientras que 7.6% en pobreza extrema. Pese a que la tasa de pobreza mundial se ha reducido a la mitad desde el año 2000 (ONU, s/f), es indispensable que se siga estudiando acerca de las causas multifactoriales, así como abordarlo a su vez desde una perspectiva de derechos humanos.