La realidad del acoso laboral

Views: 931

De acuerdo a la Comisión Nacional de los Derecho Humanos (2015), es posible hacer valer los derechos humanos laborales a través de instancias
pertenecientes a órganos de carácter legislativo; organismos jurisdiccionales e
instituciones no jurisdiccionales, así como ante organismos y tribunales de
carácter internacional. En este sentido, es importante que los
trabajadores conozcan sus derechos y que en caso de ser vulnerados existan
acciones que pueden ser realizadas para defenderlos.

Lo anterior, debido a que el trabajo es parte fundamental en la vida de los ciudadanos, generando con ello sus formas de interacción, así como el medio por el cual las personas buscan relacionarse, superarse, adquirir bienes,
desarrollarse, alcanzar su bienestar y conseguir una mejor calidad de vida.
También es que a través del estudio los individuos se preparan para poder
desempeñar mejor su trabajo y alcanzar mejores puestos, por lo que respetar sus derechos humanos en la realización de dichas actividades resulta sumamente importante.

La disciplina jurídica ofrece su definición del acoso laboral a través de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como: “la acción verbal o psicológica de índole sistemática, repetida o persistente por la que, en el lugar de trabajo o en conexión con el trabajo, una persona o un grupo de personas hiere a una víctima, la humilla, ofende o amedrenta”

A su vez, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en su Observación General número 18, señala que el derecho al trabajo es un derecho
fundamental y esencial para la realización de otros derechos humanos y
constituye una parte inseparable e inherente de la dignidad humana.

Todos los derechos humanos se caracterizan por su indivisibilidad e
interdependencia, razón por la cual al vulnerar un derecho humano se es
probable que a la par otro se vulnere. En este sentido, es que ciertos derechos pueden ser vulnerados, tales como el derecho a la vida,  a la integridad física, psicológica y moral, al libre desarrollo de la personalidad, al acceso a una vida libre de violencia, al trato digno, a la honra, al trabajo, al medio ambiente laboral sano, así como a las condiciones justas de trabajo, entre otras.

En específico, resulta importante cuidar que exista igualdad ante la ley, es decir, prevenir el acoso para ciertos grupos en situación de vulnerabilidad tales como lo son las mujeres, comunidad LGBTTTI+, personas con discapacidad, es labor de todos el cuidar que estas situaciones no se presenten dentro del ambiente laboral y cuando sucedan debemos hacerlas saber.