La transformación a COVIDA-19: el milagro de la compasión (Primera Parte)

Views: 473

En esta ocasión vamos a charlar sobre lo que significa, en lo individual, la compasión, una temática que hoy,  en tiempos de pandemia, es fundamental desde la perspectiva del mundo en crisis y por tanto tiene características especiales  a considerar: Me refiero a que tiene una caducidad y más importante aún que deja una enseñanza  para asimilar. Es posible que sea un atrevimiento el pensar en lo que sigue después de ésta, antes incluso de estar seguros de quién seguirá adelante. Sin embargo, mi intención es subir las vibraciones porque es necesario ganar este combate.

Así que, para comenzar, se trata de quitarle poder a lo que amenaza a la humanidad y la única manera es apartarlo de nuestra atención. Sin embargo, no es posible negar su existencia, pero sí se puede cambiar el chip hablando de una transformación, restándole fuerza desde el mismo nombre que se le ha dado en el orbe, es por ello que propongo hablar de una transformación a COVIDA-19. Como base fundamental para ganar este combate hay que hablar, pero sobre todo practicar la compasión.

Tengo la sensación de que la compasión ha sido mal entendida, pues no se comprende su significación a partir de la interpretación humana de lo que genera el mundo. Desde esta perspectiva es que me propongo exponer acerca de la compasión como reto que nos ha impuesto, esta nueva enfermedad, aquella entidad viral que me he propuesto no nombrar para restarle significación y así poder dar paso a una nueva creación, cambiar de la sobrevivencia a  la vivencia. Me parece que ésta, sería la mejor forma de agradecer a este ente, el haber sido el factor externo que abriera el canal de la posibilidad.

La compasión es necesaria para lo que viene después, la nueva generación de mundo. No sé si sea una utopía, pero estoy convencido que si lo afirmo en primera persona es posible generar contexto y atraer a otros con la misma cosmovisión.

Entonces comencemos, quiero aclarar la diferencia existente entre lástima y compasión, ya que esta distinción es la que marca el ego y el ser. Mi intención es partir desde la perspectiva del ser.  Se trata de dos conceptos muy diferentes. Existe una definición de compasión que es extraordinaria y aclara esta distinción. Nos dice El Libro Tibetano de la Vida y de la Muerte: Si miras el sufrimiento ajeno desde el miedo, eso es lástima. Si miras el sufrimiento ajeno desde el amor, eso es compasión. El miedo es el combustible inalienable del ego. Me parece una definición ilustrativa aun cuando creo que la palabra sufrimiento no es del todo exacta, prefiero la frase dolor ajeno. El sufrimiento constituye una elección, influida por el ego, el dolor es real, ya sea éste físico o psíquico. Se trata pues, de contribuir al Otro desde el amor y no desde el miedo. Desde el ser y no desde el ego. No tengo duda de que lo que hoy vivimos es un proceso de transformación. En todo proceso se pierde energía, y los seres humanos somos energía. Sin embargo, se trata de comprender que la energía en realidad no se pierde sino que se transforma. La clave está en qué se va a transformar y con qué objetivo. Y mi apuesta está en que esa energía sea enfocada en la transformación a COVIDA-19.