LA VIOLENCIA ESCOLAR, UN TEMA DE TODOS

Views: 513

La violencia escolar es la agresión realizada dentro del ambiente de las instituciones educativas, no se reduce a la que se comete entre estudiantes, también involucra otros actores como padres de familia, maestros, directivos y personal administrativo.

Tiene su origen en la violencia familiar y social que niños, niñas y adolescentes viven diariamente en sus hogares y comunidades, a su vez genera un bajo rendimiento académico, nula motivación para estudiar llegando incluso a limitar de forma grave su desarrollo pleno. En casos graves, se observa deserción escolar e incluso suicidios.

Los tipos de violencia escolar que existen son la física, verbal, psicológica, cibernética, sexual, exclusión social.

Es importante enseñar a niñas, niños y adolescentes a identificar qué conductas son violentas o transgreden sus derechos humanos, para evitar que asuman las agresiones como una conducta normal.

Resulta necesario identificar a las niñas, niños y adolescentes que sufren acoso escolar y a los agresores(as), así como las razones por las que se genera la violencia, con el fin de canalizar a los alumnos(as) y sus familiares a las instituciones correspondientes que velen por la protección y defensa de los derechos humanos a nivel nacional, estatal o municipal, a efecto de que reciban apoyo para resolver el problema y se garantice el respeto de todos sus derechos.

Se debe denunciar de inmediato ante las o los profesores o las autoridades escolares, solicitando que apliquen sus protocolos para atender el acoso escolar, y tomen medidas para salvaguardar la integridad de las niñas, niños y adolescentes involucrados(as); recuerda que ellos son corresponsables.

En caso de que la escuela no atienda las inquietudes, se debe acudir a las instituciones estatales o municipales para exponer el caso y que sean las autoridades quienes ayuden a enfrentar la situación.

Tanto padres como maestros deben involucrarse en el desarrollo integral del estudiante, creando espacios de comunicación entre ambos para detectar anomalías en la conducta o desempeño del alumno, y de esta forma encontrar soluciones basadas en la confianza y el respeto.