Poder EdoMex

LA VIRTUD

Views: 242

Decía Aristóteles que:

“La virtud es una disposición voluntaria adquirida, que consiste en un término medio entre dos extremos malos, el uno por exceso y el otro por defecto”

 

Lope de Vega (1562-1635) Poeta, novelista y dramaturgo español por su parte decía:

“La virtud tiene en sí todas las cosas; y todas le faltan a quien no la tiene”

 

Nos hemos convertido en una sociedad de bienes, materialista, incrédula, insensible hacía la necesidad de los demás.  Una sociedad cada vez más de antivalores.

 

Con la mayor desfachatez abandonamos al necesitado, a la viuda, al huérfano, al enfermo, al anciano. Desde niños aprendemos a mentir, a robar, a ser egoístas, a olvidarnos del bien común, en aras del éxito y la modernidad.

 

Sufrimos en carne propia, la desmedida búsqueda de la riqueza económica, cómo si el dinero lo fuera todo y ciertamente en una sociedad capitalista, el dinero es una herramienta poderosa, pero no es y nunca será “el todo”.

 

Nuestro país en especial adolece un gran mal llamado corrupción.  Y que es la corrupción, sino la intención desmedida por ser mejor que los demás, es uno de los mayores insultos a la ética, la moral y a la paz social.

 

La corrupción es una forma de intención destructiva, es la incapacidad de ver más allá de tu propio bien, olvidando que, quién de tal forma actúa, seguirá viviendo en este mundo, pisará el mismo suelo y tarde o temprano tendrá que ver a los ojos a aquellos a quienes ha defraudo sin el menor remordimiento.

 

Lo que se corrompe, pierde su forma original, su pureza y la calidad de su estructura.

 

Así mismo sucede en el corazón de quienes han permitido que este mal se arraigue en su vida. Pierden toda sensibilidad por lo verdaderamente valioso, pierden toda virtud moral.

 

Hablando de virtud.

 

Hay quienes definen la virtud como la capacidad de hacer el bien. A mí me gusta más pensar en ella, como la disposición de la persona, para obrar de acuerdo con determinados proyectos ideales como, el bien, la verdad, la justicia y el amor.

 

Puedo ser capaz de hacer lo correcto, pero puedo también, no tener la disposición de hacerlo.

 

Pero ¿es eso posible? dirán algunos, si puedes, ¿porque no lo harías? bueno no debería ser posible, pero como diría mi papá:

 

-No puede ser, pero si puede ser-

 

Hay quienes teniendo la capacidad de hacer lo correcto simplemente no lo hacen. Esto es una acción de la moral que será juzgada por la ética. Ser o no ser, o en este caso, hacer o no hacer, esa es la cuestión. Diría Hamlet.

 

A mi parecer, lo mejor de la vida es la vida misma, aprender a vivir y disfrutar este gran Don que nos fue otorgado.

 

Sin afán de ser o parecer más de lo que deba o pretender curarme en mi propia salud, diré que los seres humanos, poco a poco, hemos perdido, la capacidad de admirarnos de las cosas bellas de esta vida, lo sencillo, lo honesto, lo que nos hace estar y vernos bien.

 

La virtud es sin lugar a dudas, fe y esperanza.

 

Si a la virtud entonces, le añado esperanza y a la esperanza fe, el camino de la vida encuentra sentido y trascendencia.

 

El apóstol Pablo decía: Es pues la fe, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

 

Certeza y convicción dan esperanza; la esperanza entonces encuentra motivos en la verdad y la justicia.

 

Es así como nos preguntamos:

 

¿Cuánto más debemos dejar pasar?

¿Qué tanto vale la pena solo quejarnos sin cambiar?

 

Los seres humanos somos lo mejor de la creación. La creación entera no solo fue puesta a nuestra disposición, sino también a nuestro cuidado y encuentra su justificación en la humanidad misma.

 

Es por esto por lo que, el sacrificio de Jesús nos obsequia perdón, redención y justificación, pero de manera impresionante, devuelve a los seres humanos el señorío de la creación, mismo que perdió Adán en aquel huerto del Edén.

 

Por lo tanto; si como sociedad actuamos con verdad y determinación, dejaremos de ser tan solo observadores y tomaremos nuestro lugar, conforme a los planes originales del creador. Entonces realmente lograremos un cambio.

 

México; es un país con grandes expectativas.

 

Buscamos un cambio en el sistema de gobierno, pero este cambio debe darse no sólo en el sistema de gobierno sino, en nuestro sistema de vida como sociedad y familias, de manera que verdaderamente, logremos en forma integral y eficaz un sistema sujeto a la verdad.

 

Permítame dejar claro este asunto. El cambio no depende de un solo hombre, ningún hombre por prominente que sea es capaz de cambiar sin ayuda a una nación entera, en especial una con tantos años de mala administración, este cambio es de todos, nos toca a cada uno de los mexicanos aportar una parte de bien, de voluntad de generar nuevas expectativas y entonces como uno sólo generar el verdadero cambio.

 

La mayor de las virtudes es vivir y vivir con esperanza, con intención de bien y deseo de seguir hacia un destino cada vez mejor.

 

No dejemos pasar más tiempo, este es un buen momento para corregir las cosas que nos han dañado como humanidad, tiempo de recuperar el plan original del creador hacia la humanidad.

 

Muchas gracias.