Las noches mágicas

Views: 336

En 1956 la UEFA creó la Copa de Europa, un torneo en el que participan los mejores clubes europeos. En la primera edición participaron 16 equipos, en ese certamen se consagró el Real Madrid, siendo éste el campeón de las  copas siguientes logrando construir una dinastía liderada por Alfredo Di Stéfano, Frerenc Puskas y Paco Gento, en los años 60 se esperaba que el Real Madrid consiguiera su sexta copa consecutiva, pero un jugador portugués,  llamado Eusebio que, con su club Benfica le ganó la final a los blancos obtiene  así las dos copas siguientes cortando la hegemonía blanca en la competición. En 1966 los merengues se harían con su sexta copa ganando 2-1, el capitán Paco Gento se convirtió en el máximo ganador del torneo con 6 títulos. En la década de los 70 se consolidó uno de los mejores equipos de Europa, fue el Ajax, de Amsterdam, comandados por Johan Cruyff ganando tres veces seguidas la competición. El Bayern Munchen es otro equipo de leyenda del cual tenemos que hablar comandados por Franz Beckenbauer; consiguieron 3 títulos consecutivos.

En esa misma década, el Manchester United, de Sir Bobby Charlton, había sufrido una de las peores tragedias en la historia, al estrellarse el avión en el que viajaba el equipo, la mayoría fallecería, sin embargo, años después los red devils lograron coronarse en una final llena de drama en la que iban perdiendo 1-0 contra el Bayern y remontando 2-1 con gol de Solskjaer al 93’.

En esta competencia han existido  imperios de equipos grandes como el Real Madrid de los 50, el Ajax de los 70’, el Benfica de los 60 ó el Bayern Munchen de los 70, el AC Milan de los 80, pero hay casos de equipos no muy conocidos que se consagraron en esta competición como el Inter de Milán de Helenio Herrera, el Hamburgo de Ernst Happel o el Nottingham Forest de Brian Clough o el Estrella Roja de Belgrado.

En 1993, el formato de la competencia se cambia y se convierte en la UEFA Champions League. En esta nueva etapa como en la anterior hubieron equipos que dominaron la competición como el AC Milan de los 2000, el Real Madrid actual y el Barcelona después del 2005, cada final de la Champions es única ya sea por sus goles o por sus protagonistas.

Cómo olvidar las noches mágicas de la Champions en el Bernabéu, en el Camp Nou, en Anfield, en Wembley. Y aún más, cómo olvidar la sonrisa de Ronaldinho en cada gol, la magia de Zidane en cada jugada, la definición de Ronaldo en cada tiro, el poder de Maldini en cada entrada, la delicadeza de Messi, el coraje de Cristiano en cada encuentro, el efecto de Roberto Carlos en cada tiro libre, la seguridad de Casillas en cada atajada, la sencillez de Iniesta, la clase de Pirlo, la mente de Xavi, el liderazgo de Puyol. Y ya no sigo, debo contener la emoción.

Cómo olvidar esos partidos con los que todos soñamos jugar, en donde todas la estrellas quieren estar, el trofeo que todos quieren ganar. Tantas finales épicas, la remontada del Liverpool al Milán en Estambul, las victorias del Barcelona al Manchester United en el nuevo Wembley, el cabezazo de Ramos en el 93’ para empatar y ganar la 10ma para el Real Madrid. Cuántos goles nos regaló, la volea de Zidane, el golazo de Raúl, el gol de Gerrard.

Cada campeón ha sido merecedor del título, pero ha sido injustos con varias personas y equipos al no dejar que se consagren como el caso de Maradona, de Buffon o del Atlético de Madrid y el París Saint-Germain.

No queda más que decir que esta competencia es la mejor del mundo y la que más alegrías o tristezas nos ha dado a los seguidores del futbol.

Gracias Champions, por tantas noches mágicas que no olvidaremos.

Atentamente

Un soñador cualquiera.