Llega el calor, es tiempo de Garapiña, con 80 años de tradición, Alacena 1 de Portales

Views: 2360

Comienza la temporada de calor y con ello, la  oportunidad ideal para disfrutar de la tradicional garapiña, en su versión toluqueña. Con más de ocho décadas de historia, esta bebida se comercializa en la Alacena 1 de Los Portales, con atención de Eduardo Pérez García. Su padre, Lorenzo Pérez Salgado, fue quien comenzó a elaborar y vender la garapiña en el lejano año de 1936, en un local ubicado inicialmente frente a Palacio Municipal. Después en Portal 20 de noviembre.

“La garapiña es una bebida típica y tradicional de Toluca; está elaborada con piña fermentada. Es la piña completa, con cáscara y todo. El negocio tiene 80 años ya. Lo inició mi papá en 1936, frente a Palacio Municipal. En esos años ahí estaba la casa de los Barbabosa; ahí inicia su negocio”, explicó Eduardo Pérez.

Señaló que mucha gente confunde la garapiña con el tepache, que también es elaborado con piña, pero son bebidas diferentes. “El tepache nada más es la cáscara y lleva otros ingredientes. Un buen tepache lleva piloncillo, guayaba, naranja, canela y clavo; al ser endulzado con piloncillo, toma un color obscuro”, en cambio, la garapiña se elabora con la piña completa, en proceso de fermentación.

Eduardo Pérez explicó que el proceso de elaboración de la garapiña es cien por ciento artesanal: “Mi padre me dejó la receta. La piña tiene que ir machacada y todo el procedimiento tiene que ser en madera, no en plástico, porque si se hace en recipiente plástico, tiene la característica la piña de que se corta y se hace babosa”, es por ello que solo usa recipiente de plástico para transportarla, pero la elaboración se efectúa en recipiente de madera, subrayó.

Aclaró que la garapiña no es una bebida alcohólica, es por eso es consumida incluso por niños. “Por la fermentación, hay personas que tiene la creencia errónea de que es una bebida alcohólica, pero para que tenga un grado de alcohol debe ser otro procedimiento, por poner un ejemplo, como el tequila, debe ser industrializado”.

Sin embargo, sí puede ir acompañada ya sea con ginebra o vodka, “al gusto de cada quien”, apuntó.

Cuando inicio el negocio, Don Lorenzo Pérez Salgado vendía el vaso de garapiña en 10 centavos. Han pasado más de 80 años y hoy el vaso de garapiña cuesta 12 pesos, o 35 pesos por litro.

Con todo, esta bebida sigue en el gusto de los toluqueños y visitantes, pues según contó Eduardo Pérez, personas que se han ido de Toluca añoran la garapiña y no pierden la oportunidad de tomarla siempre que regresan.

También comentó que entre sus clientes ha tenido a personajes distinguidos de la ciudad y políticos. “En la pasada contienda para presidente municipal, los tres candidatos vinieron a echarse su garapiña. Contaba mi papá que Don Juan Fernández Albarrán, cuando fue gobernador y amanecía medio malito, mandaba traer una jarrita de garapiña”.

Muchos toluqueños han hecho de la garapiña parte de una tradición: “Hay quien viene a Los Portales, se echa un taco o viene a las famosas tortas “El Ojeis”, y si no gusta un refresco, lo acompaña con una garapiña”.

Ser parte de una tradición significa para Eduardo Pérez “un orgullo, porque es una receta que dejó mi padre y hasta la fecha se sigue conservando. Son tradiciones que siguen adelante”.

 

Aunque hay otras alacenas que ofrecen la garapiña, la original se ofrece solo en la Alacena 1, de lunes a domingo a partir de las 11:00 de la mañana y hasta las 9:00 de la noche. Al ser una bebida que se consume fría, en invierno llega a vender unos 10 litros de garapiña por día, mientras que en temporada de calor pude vender hasta unos 30 litros diarios.

Eduardo Pérez también ofrece otros productos tradicionales como gorditas de maíz y jamoncillo de pepita, este último elaborado por artesanos de Villa Guerrero, además de refrescos, botanas y golosinas.

“Invito a la gente que cuando venga a Los Portales, pase siempre a tomarse su garapiña, que es lo acostumbrado”, concluyó.