“Lo importante, saber que mi trabajo será recordado”; murió Charles Aznavour

Views: 436

Charles Aznavour cuyo verdadero nombre era impronunciable Varenagh Aznavurian, era la antítesis del galán de telenovela o de cine, ni guapo, ni alto y mucho menos de buena voz, pero aún así, grabço más de 1,400 canciones, de las cuales compuso 800, vendedor de más de cien millones de álbumes, se vio silenciado por la muerte la madrugada de este lunes, a los 94 años de edad, nació en París en 1924.

(Nombre artístico de Varenagh Aznavurian; París, 1924) Este cantante, compositor y actor de cine francés de origen armenio dijo de sí mismo, en su autobiografía Aznavour por Aznavour, que la belleza de su música no estaba tanto en la voz como en la propia canción.

La primera de sus múltiples facetas en la que halló reconocimiento fue la de la composición, cuando Edith Piaf solicitó sus servicios: temas como C’est si triste Vénice o She lo lanzaron a la fama.

Posteriormente logró trabajar en los teatros musicales de París, y su fama fue creciendo hasta llegar al cine, donde actuó a las órdenes de directores de la talla de François Truffaut, y participó en memorables filmes como La cabeza contra el muro (1959), Tirad sobre el pianista (1960), El tambor de hojalata (V. Schlöndorff, 1979) y Edith y Marcel (C. Lelouch, 1983).

En 1992 protagonizó la serie televisiva El chino; cinco años después fue galardonado con un César de honor por el conjunto de su carrera. En cine filmó 80 películas

Charles Aznavour estudió declamación y canto; muy joven aún, realizó una gira por Francia con una compañía de teatro de Prior.

A su regreso a París actúo en el Odeón y en el Madeleune, y encontró su oportunidad en la Compañía Pierre Fresnay, con un papel en la comedia Margot.

Ingresó luego en la Escuela de Julien para artistas de music-hall y en 1942 empezó a ser conocida su labor como compositor: trabajó con artistas como Pierre Roche, Mistinguette, Maurice Chevalier, Breton y Edith Piaf, que lanzaron sus primeras canciones a la popularidad.

Con esta última permaneció casi nueve años, como chofer, mozo de comedor y secretario. Cosechó grandes éxitos, especialmente en Canadá y en Estados Unidos de América entre 1946 y 1948, pero regresó a París, siguiendo el consejo de Edith Piaf. En 1956 triunfó clamorosamente en un recital en la sala Olympia de la capital francesa. Dejó pendiente una actuación el próximo día 26 en Bélgica.

Quien, Venecia sin ti, Qui, la Mamma y Abdicaré, prácticamente su despedida, figuran entre las canciones más gustadas por su público.

Murió el gran artista que en vida dijo: “No es importante ser recordado. Lo importante es saber que mi trabajo será recordado. Descanse en paz.