Estado de México
6 horas antes - El Instituto de Administración Pública del Estado de México (IAPEM), puso en marcha el Comité Consultivo “Transparencia, rendición de cuentas y cultura de la legalidad”, acto que encabezaron Javier Vargas Zempoaltecatl, Secretario de la Contraloría, y Efrén Rojas Dávila, Presidente del IAPEM. Con el propósito de contribuir a los ejes rectores del Plan de Desarrollo del Estado de México 2017- 2023, el IAPEM tiene el objetivo de encontrar áreas de oportunidad para que los gobiernos estatales y municipales mejoren sus prácticas y puedan servir de mejor manera a la sociedad, a través de Comités Consultivos. Este organismo tiene como objetivo impulsar la transparencia en el manejo de recursos públicos, mediante esquemas claros y precisos de rendición de cuentas, así como proponer la participación de la sociedad civil, mediante el fomento del respeto a las normas a partir de un gobierno abierto, además de servir como mediador para la creación de espacios, dinámicas y debates en cuestión de transparencia, como un reto necesario en la modernización del gobierno. También se desarrollarán propuestas para la mejora de competencias de alto nivel en los servidores públicos, así como en leyes y reformas, servicios de investigación, consultoría, asesoría y asistencia técnica a los diferentes órdenes de gobierno. Los integrantes tienen entre sus funciones elaborar diagnósticos en materia de políticas de gobierno, así como proponer la participación del Comité en asuntos estatales y nacionales con injerencia en temas de transparencia, rendición de cuentas y cultura de la legalidad. También enfocará sus esfuerzos en generar consciencia en los funcionarios públicos, para que se apeguen a las normativas que la ley indica, a través de la actualización de conocimientos y habilidades, mecanismo en el que el IAPEM brindará asesoría, a efecto de potenciar la cultura de la legalidad. Los integrantes del comité son Sylvia Pérez Campuzano, Presidenta de la Fundación por lo Derecho, A. C., Rosario Arzate Aguilar, Directora General de Información, Planeación y Evaluación de la Secretaría General de Gobierno, Palmira Tapia Palacios, Presidenta del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción del Estado de México. Así como Victorino Barrios Dávalos, Contralor del Poder Legislativo, José Gabriel Carreño Camacho, Subsecretario de Control y Evaluación de la Secretaría de la Contraloría, Óscar Diego Bautista, Investigador del Centro de Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades de la UAEMéx y Samuel Espejel Díaz González, Profesor Investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAEMéx.

Los museos y la paz

Views: 479

 

[email protected]; Facebook: Rodrigo Sánchez;
Twitter: RodrigoSanArce
Como cada 18 de mayo desde hace más de 40 años, el próximo sábado el
Consejo Internacional de Museos (ICOM, por sus siglas en inglés) conmemora
el Día Internacional de los Museos y, como sabemos, todo mayo es el Mes de
los Museos y cada persona o institución lo celebra como quiera y pueda.
Una revisión de los temas propuestos como ejes en los últimos diez años de
celebraciones nos da una idea de las tendencias museísticas en el mundo:
2019: Los museos como ejes culturales: el futuro de la tradición.
2018: Museos hiperconectados: enfoques nuevos, públicos nuevos.
2017: Museos e historias controvertidas: decir lo indecible en museos.
2016: Museos y paisajes culturales.
2015: Los museos para un desarrollo sostenible.
2014: Los vínculos creados por las colecciones de los museos.
2013: Museos: memoria + creatividad = progreso social.
2012: Museos en un mundo cambiante: nuevos retos, nuevas inspiraciones.
2011: Museos y memoria.
2010: Museos y armonía social.

 


Curioso contraste el de los últimos años, pues mientras los museos operan en
contextos donde predomina la interconexión digital, al mismo tiempo necesitan
preservar la tradición, lo tangible. Otros temas reflejan tendencias mundiales: la
relación con entornos culturales y medio ambientales, la preservación de la
memoria y la armonía social, la adaptación en tiempos cambiantes. Otros son
polémicos, como eso de decir lo indecible en los museos.
El tema que me interesa se ha tratado de manera tangencial en las anteriores
ediciones, pero de manera directa, se abordó por última vez en el 2000, con
motivo del Año Internacional de la Cultura de Paz: Museos por una vida de paz
y armonía en la sociedad. A partir de esta temática comenzó a resaltar el papel
de estos recintos como los espacios ideales para mostrar, a través de las artes,
las prácticas pacíficas y no violentas de los seres humanos.
No es precisamente un museo, pero derivado de las primeras conferencias de
paz de 1899 (que a la postre no sirvieron de mucho para el Continente
Europeo), uno de los primeros recintos que imprimió esa visión fue el Palacio
de Paz de La Haya, Holanda, inaugurado en 1913 bajo el patrocinio del
empresario y filántropo escocés Andrew Carnegie. El sitio alberga actualmente
la Corte Permanente de Arbitraje, la Academia de Derecho Internacional, la
Corte Penal de Justicia Internacional y una biblioteca especializada.
Luego vinieron los recintos anti-guerra, como el Museo Internacional de la
Guerra y la Paz abierto en Lucerna, Suiza, en 1902 por Jean de Bloch, quien
vaticinó que ocurriría la Primera Guerra Mundial y, de hecho, su museo fue
destruido durante esta conflagración. O el Museo contra la Guerra, abierto en

Alemania en 1923 por Ernest Friedrich, escritor y fotógrafo conocido por su
antimilitarismo y pacifismo, autor del libro La guerra en contra de la guerra y
cuyo museo posteriormente fue destruido por el régimen nazi.
La Segunda Guerra Mundial significó un quiebre moral de la humanidad tan
grande que después de esta proliferaron los recintos de paz. En Japón los
Museos de la Bomba Atómica de Nagasaki (1945), Conmemorativo de la Paz
de Hiroshima (1955), del Quinto Dragón Afortunado de Tokio (1976), de la Paz
del Japón en Tokio (1983), de la Paz Himeyuri de Okinawa (1989), de la Paz
de la Casa Comunal de Kochi (1989) y el Centro Internacional de la Paz de
Osaka (1991). En Israel el Yad Vashem o Museo del Holocausto (1953).
En Europa, en Alemania, se creó el Museo de la Paz de Remagen (1980), la
Casa Contra la Guerra de Sieverhausen (1981) y se abrieron diversos recintos
en antiguos campos de concentración como Dachau y Auschwitz (este último
en Polonia). En Francia el Museo de Caen (1988) y el Centro Mundial para la
Paz, la Libertad y los Derechos Humanos de Verdún (1993). En España el
Museo de la Paz de Guernica (País Vasco, España, 1998). Además, desde
2006 existe el Museo Virtual de la Bomba Atómica, sitio web estadounidense.
Al terminar la Guerra Fría los recintos comenzaron a imprimir una visión más
positiva y a dejar atrás la guerra para tomar en cuenta aspectos como la
erradicación pobreza y el hambre, el respeto a los derechos humanos, el
combate a la discriminación y el cuidado del medio ambiente, temas que
contribuyen a la resolución no violenta y pacífica de los conflictos. Es el camino
que siguen museos como el Gandhi de la India (1959), de la Paz de Chicago
(EEUU, 1981), el Internacional de la Paz y Solidaridad de Samarcanda
(Uzbekistán, 1986) y el de la Cruz Roja en Ginebra (Suiza, 1988), entre otros.
En el mismo sentido, en 1992 se constituyó la Red Internacional de Museos por
la Paz, que integra un sinnúmero de recintos en todo el mundo, considerados
como instituciones educativas sin fines de lucro que promueven la Cultura de la
Paz a través de la interpretación, recopilación y exhibición de material
relacionado con la no violencia y cuya sede actualmente está en Kioto, Japón.
Así mismo, en 2005 se abrió el Centro Nobel de la Paz en Oslo, Noruega, que
presenta aspectos de los ganadores de este galardón mundial.
En México, la comunidad judía radicada en el país impulsó la creación del
Museo Memoria y Tolerancia (MyT) en la CDMX en el año 2010, cuya misión
es crear conciencia sobre la importancia de la tolerancia, la no violencia y los
derechos humanos, a través de la memoria histórica de los genocidios y otros
crímenes de lesa humanidad ocurridos durante el Holocausto y en países como
Armenia, la antigua Yugoslavia, Camboya, Guatemala, Ruanda y Darfur.
Pero no solo aborda esos temas. El MyT también presenta exposiciones
temporales de personajes no violentos como Gandhi o Martin Luther King y de
temáticas tan diversas como la violación de derechos de grupos vulnerables en
nuestro país (personas con capacidades diferentes, colectivo LGBTTTIQA,
entre otros) y, en general, todo lo que tenga que ver con reconocer, respetar y
valorar la diversidad existente en el país, a fin de impulsar la tolerancia.