+ Luchas Intestinas en Partidos Otorgan Poder Sublime a AMLO

Views: 1645

La frase

Toluca en 5º. Lugar, con menor nómina que Tigres, Monterrey, América y Cruz Azul.

Eso es mérito

CON EL TOLUCA: Sin duda este fue un Toluca de los grandes días. Sacó del arcón de los recuerdos la esencia del buen futbol, la magia del toque sencillo y goleó a unos Gallos que lucían poderosos, pero que se quedaron en el intento. La prueba de ello es que tanto Rafael Puente como sus auxiliares Francisco Rotllán y Rodrigo Roque, quedaron estupefactos, sin saber que hacer ante el tsunami rojo.

Y que conste el Toluca ya iba 1-0 cuando vino la expulsión del chileno Edson Puch, quien cometió una carga a Talavera dentro del área y alegó con el portero y después dejó salir el más sudamericano de sus sentimientos, lo escuchó el árbitro Marco Antonio Ortiz y simplemente lo expulsó, por más que Puente entró a reclamar.

En el primer gol vale la recuperación de Santiago García, quien funcionó bien como lateral y centró para la gran jugada del “Quick” y gol con el uso de las dos piernas.

Luis Mendoza se lució con dos goles, el segundo de ellos al culminar un gran pase de Quiñones de “taconcito”. En fin Toluca la hizo bien.

Reapareció Barrientos y dio más calidad de futbol. Ojalá el Toluca mejore, porque sí se puede, ante el América el próximo fin de semana.

Luchas Intestinas en Partidos Otorgan Poder Sublime a AMLO  

Además de la estrepitosa derrota que sufrieron en la reciente elección del primero de julio, en la que Morena, el partido político propiedad de Andrés Manuel López Obrador, dejó sin fuerza real a PRI, PAN, PRD y demás partidos políticos, la lucha intestina a muerte que libran estos institutos políticos, deja prácticamente sin contrapeso al actual presidente electo de México y en grave riesgo a la incipiente democracia mexicana.

Los tenedores de los restos de los partidos, a pesar del fracaso histórico que los dejó al borde de la muerte política, se niegan a dejar el mando y simulan renovaciones, refundaciones, reestructuraciones y apertura democrática, pero en el fondo sólo se aferran a la sobrevivencia presupuestal ante la pérdida de la etapa de bonanza ilimitada.

El mejor ejemplo es el PAN, que un día tiene renuncias como la de Ernesto Ruffo Appel, quien hizo historia por ser el primer gobernador no surgido del PRI y que posteriormente ha dado bandazos, bien por no saberse conducir, bien por esa desmedida ambición de estar en el poder, en la ubre oficial, dirían los más ortodoxos.

Aunque claro hay que agregar que aún le duele a Ruffo Appel lo que hizo y deshizo Ricardo Anaya dentro del PAN. Al romper todas las normas que lo habían distinguido.

Desde luego hay que añadir las elecciones que se van a dado entre dos contendientes, Manuel Gómez Morín Martínez, nieto de uno de los fundadores de Acción Nacional, quien compite con Marko Cortés, plagado de múltiples acusaciones por los propios panistas

Del PRD ni qué decir, entre la desbandada de los clásicos saltimbanquis, que primero eran priista, luego perredistas y ahora morenistas, simplemente lo que les queda es poco y de escasa inteligencia, aún así el poder, aunque chico, es motivo de discordia.

Y en el PRI, ni fue ni fa, simplemente todo cambió para que todo quedara igual, lo mismo a nivel nacional que a nivel estatal, con lo cual su perspectiva es poco halagadora, inclusive para quienes son priistas de corazón y recalcitrantes, pese a todo.

Los grupos dominantes de priistas, panistas y perredistas pretenden a toda costa seguir enquistados en las dirigencias de sus partidos para no morir de asfixia ante la invasión de los morenistas en todos los frentes de la política mexicana.

Sin embargo, mientras se libran estas feroces batallas entre los grupos que pretenden desplazar a las cúpulas perdedoras, Andrés Manuel López Obrador apresura el paso de las modificaciones legislativas federales y estatales para armonizar todo el marco legal a su proyecto populista de gobierno, donde el pueblo seguirá teniendo la potestad de ordenarle lo que él quiera obedecer.

El líder de Morena avanza a pasos acelerados en su estrategia de hacerse de todos los hilos del poder formal y real en México, sin que se cuente con el mínimo intento de contrapesos legislativos o sociales, como los que él sí solía sobredimensionar para oponerse a todo intento de reforma constitucional o decisión política de los gobiernos en turno, mientras jugó el papel de opositor al régimen.

Aun cuando falta un mes para que rinda protesta como Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, Andrés Manuel López Obrador ya controla la agenda legislativa, la agencia mediática, la agenda internacional mexicana, la agenda judicial, la agenda monetaria y financiera y, por si fuera poco, la agenda moral de la nación, aprobando o reprobando todo lo que se diga de sus decisiones, porque en última instancia, faltaba más, tiene la vox populi para que le otorgue la razón final.

Lo preocupante en todo este escenario, es que ni por asomo se observa cómo los partidos políticos PRI, PAN y PRD puedan salir de sus guerras intestinas, fortalecer sus procesos democráticos internos y constituirse en contrapeso efectivo, necesario y urgente ante las decisiones avasalladoras, unipersonales, impositivas y antidemocráticas de quien no necesitó esperar a la fecha constitucional del 1 de diciembre, para empezar a gobernar este país, ¿no le parece a usted, estimado lector?