Más que un día para el Síndrome de Down

Views: 628

El síndrome de Down es una alteración cromosómica causada por la existencia de material genético extra en el cromosoma 21, que se traduce en discapacidad intelectual. Aunque hasta el momento no se conoce la causa, los problemas de salud oscilan entre leves, moderados y graves. Los casos no son iguales; sin embargo, comparten similitudes.

A nivel mundial, se estima que la incidencia de este síndrome se encuentra entre uno  de cada 1000 y uno de cada 1100 recién nacidos. Durante 2017, en México nacieron 401 niñas y 339 niños con Síndrome de Down (Secretaría de Salud, 2018). Resulta de suma importancia informarse acerca de lo que es el Síndrome de Down y los síntomas que pueden existir; ya que las personas que presentan estas características son más susceptibles a presentar problemas oculares  e incluso cardiacos.

En la medida de que sigan existiendo estudios al respecto, conocimiento por parte de la población, visibilización del síndrome, así como, considerar las diversas situaciones que atraviesan las personas con Síndrome de Down y sus familiares en nuestro país, el desarrollo en sus diferentes entornos irá en aumento.

En materia de derechos humanos es imprescindible  conocer que, desde diciembre de 2011, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas designó el 21 de marzo como el Día Mundial del Síndrome de Down con la intención de generar conciencia acerca de los avances y los desafíos que se tienen; poder reconocer las diversas atribuciones de quienes viven con esta anomalía congénita y mostrar los obstáculos que hoy por hoy  existen para la integración y la autonomía de las personas con discapacidad intelectual.

La inclusión de las personas que viven con Síndrome de Down debe ser total, iniciando desde el hogar donde crecen. El apoyo de las instituciones correspondientes, así como de las asociaciones civiles permiten que la información cada vez sea más amplia y accesible para que las brechas que existen en la correcta integración disminuyan.

Con la atención debida, la calidad de vida y la salud puede mejorar, se necesita de un cuidado efectivo, intervención oportuna, capacitación, la atención médica por parte de diversos profesionales para aumentar el desarrollo físico e intelectual, logrando que quien vive con Síndrome de Down pueda alcanzar su máximo potencial.

Es necesario continuar promoviendo la integración a la sociedad, especialmente en el ámbito laboral y educativo, impulsando la participación, motivando la toma de decisiones, aumentando la conciencia pública, considerando que debemos disfrutar de condiciones que nos permitan tener una vida plena sin distinción alguna.