Me funciona pararme en el caudal !!

Views: 420

En esta ocasión platicaremos brevemente de lo que significa la actitud que puedo tomar hacia  mis propios retos, sueños, metas, situaciones a resolver. Mi creencia es que tienen que ver mucho los mitos, tradiciones y creencias aprendidas en cómo enfrento los eventos que van sucediendo a lo largo de mi vida. Sin embargo, no es la justificación de la consecuencia que generé al asumir, como propia, una interpretación de moral aprendida ante un evento dado. Hay un dicho muy sabio que dice que todos los eventos que suceden, y por alguna razón soy protagonista, tienen en su totalidad una carga neutra, es decir, soy yo el que le anexa una interpretación.

 

Así es que lo fundamental aquí no es el evento, sino la historia que cuento y me cuento respecto al evento. Pensando en estas palabras que voy escribiendo me convenzo de que sólo hay dos maneras de afrontar las consecuencias que libremente voy eligiendo realizar en mi cotidiano vivir. El primero es asumir mi resultado aun cuando éste no sea de mi entera satisfacción o inclusive lo haya tomado como excusa para darle alas a una serie de emociones que las hago partícipes simulando mi ser. Sin embargo la historia final que me cuento es una, que me permite un aprendizaje y que de manera responsable haga propio mi resultado ya sea para cambiarlo o asumirlo y amarlo como tal.

 

Sin duda es la consecuencia perfecta que requiero para lograr el aprendizaje del momento. Estoy convencido que cuando soy capaz de comprender que todas mis consecuencias son perfectas para mi crecimiento he alcanzado un equilibrio que me permite estar en mi ser. Sin embargo para ello muchas veces es necesario cambiar la primera historia que me conté respecto a un evento al cual le di mi poder y lo convertí en un obstáculo para estar en mi ser. Así es que esta primera opción se trata de mi capacidad de responder ante una consecuencia que libremente elegí y que, si bien me generó emociones encontradas o inclusive pensamientos negativos, tuve la capacidad de responder para generar el actuar desde mi ser y sobre todo el poder agradecer esa oportunidad de potenciar a mi ser.

 

Ahora bien, soy energía, es una realidad que no miente y puede ser detectada tanto por la personas que me rodean, como por las que se identifican y se acercan como si fuera un imán, como también por el universo mismo. El milagro que aquí tenemos es que soy el que elige libremente la energía que genero, que tiene mucho que ver con en dónde estoy depositando mi poder. Así que mi creencia para manejarse dentro de la opción responsable la herramienta más poderosa es ser auténtico, estar en mi ser, que tiene todo que ver con la declaración que yo mismo he realizado de mí mismo a través de un poderoso Yo soy… es decir, se trata de solo haciendo conexión con tu ser serás capaz de conquistar el milagro.

Es claro que estamos hablando de un trabajo de hacer conciencia, pero como todo tipo de trabajo se requiere de un gasto energético, y la energía no miente. Así es que sólo es posible realizando un esfuerzo que se llama compromiso. No todos están dispuestos y por ello hay que decir que existe la otra opción, la que no implica salir de la zona de confort que en muchas ocasiones maneja una seducción muy fuerte, pero que no trasciende de recompensas que brillan no son oro. Es la opción de la diabólica justificación. Son otras personas las culpables de lo que a mí me pasa, inclusive llego a culpar al mi propio evento. Es decir yo tengo mala suerte y de vez en cuando que interpreto que algún evento no fue tan malo podré decir con cierta satisfacción que tuve buena suerte. Cuando me comporto de esa manera estoy eligiendo ser víctima.

 

Sin embargo, tengo la capacidad de elegir entre ser responsable y ser víctima. Aquí es donde ya habría que preguntarse cuál me conviene. La responsable que es una actitud creadora en donde mi energía se enfoca en lo que sí quiero. Tiene que ver con que mi energía se enfoca en que si o si los metas y mis sueños están en camino de ser una realidad sin importar las enseñanzas que se requieran para llegar ahí. Es un camino de compromisos que estará lleno de declaraciones. MI poder estará en aquella primera declaración que hice y en la manera que la honro a cada momento en mi día a día. Siendo honestos podría parecer una labor titánica y tal vez imposible de realizar pero mi creencia es que la formúla está en aproximarse cada vez más a ese escenario.

 

Si habláramos de forma matemática podríamos decir que se trata del límite de mi sueño cuando x tiene a energía positiva, al ser. Esta forma implica esfuerzo, compromiso y pagar precios. Esto puede hacer que cambie de parecer y termine por seducirme la opción víctima, que se enfoca en lo que no quiero, en lo que me pasa, en justificar lo que me pasa y en culpar a otras personas. Esto sin duda me llevará a resistir lo mismo que he elegido generar, pero sigo justificando, pero no me gusta y lo resisto disfrazado de un mal necesario. Por ahí hay otro dicho energético que dice que lo que resistes persiste. Es simple estoy generando la misma energía que rechazo y la energía no miente por más que la disfrace o la esconda tras bambalinas. Insisto, estoy en libertad de elegir cualquiera de estos dos escenarios.

 

En mi experiencia no existe otro, todos se pueden ajustar a alguno de estos dos. Pará dejar aún más claro lo que quiero compartir en esta charla fugaz hago una alegoría y paráfrasis: Si mi existencia se da en un río, es evidente que lleva un caudal y una dirección. Así es que tengo dos opciones, pues me parece fuera de toda razón el pretender ir en contra del caudal del río. Así es que si mi ego –actitud víctima– es lo suficientemente fuerte y hábil para convencerme de tener razón de no requerir comprometerme con nada y mantenerme en mi zona de confort entonces me dejaré ir con el caudal del río, a donde va la mayoría siguiendo la corriente. Pero si mi elección es la actitud responsable y por tanto creadora entonces requiero comprometerme, dejar bien clara mi intención y entonces si mi ser hará presencia y se parará en el caudal, donde pocos se atreven a vivenciar el momento sin claudicar ante el caudal ni pretender ir en su contra.

 

Como habrán visto toda esta efímera charla se da en primera persona, esto se debe a que estoy hablando de mi. Estoy platicando acerca de mi creencia. La intención de estas charlas es vivenciar que la vida es una suma de momentos y que se trata de un juego donde el propósito es ganar y la manera de ganar es obteniendo la cantidad máxima de puntos positivos. A mí me ha funcionado. Se trata de acercarse lo más posible a la cantidad máxima de puntos positivos. Me ha funcionado en el sentido de mi creencia acerca de que la actitud responsable suma y la actitud víctima resta.

 

Finalizó diciendo que en este juego también los puntos de quienes forman parte de tu vida se suman o se restan. ¿Cuál será la única manera de alcanzar la cantidad MÁXIMA de puntos positivos?