Me gusta contar historias: Rosana Curiel Deffosé

Views: 2481

Guionista por excelencia, lo mismo en cine, teatro y radio. Ha creado un personaje, Santiagocon el libro Santiago y el talismán de la luzque ha derivado en una serie de libros, de acuerdo a la edad del personaje. 16 años lleva con ella.

Se trata de Rosana Curiel Defossé originaria del ex Distrito Federal, quien estudió sociología en la Universidad Autónoma de Nuevo León y en la Universidad de Louisiana.

Me dice: me interesa mucho contar historias que aunque sean didácticas no lo  parezcan.

Y agrega: El propósito cuando escribo es tratar de plasmar de la manera más clara, un mensaje recurriendo a lo que sea y nunca realmente me había puesto a pensar si uso más el mito o la fantasía, simplemente voy tomando de lo que necesito.

Estamos en el stand de Porrúa, en la Fil de Guadalajara. Le pregunto:

¿Mito y fantasía llevan el mismo propósito en su escritura?

Mito y Fantasía, creo que son un poco parecidos, pero son diferentes, es una pregunta interesante, nunca se me había ocurrido, como que uno se pone a escribir y lo que uno quiero es plasmar una historia y entonces abreva del mito o del recurso a la fantasía. Es casi una especie de champurrado.

El propósito cuando ejerzo la escritura es tratar de plasmar de la manera más clara, un mensaje recurriendo a lo que sea y nunca, realmente, me había puesto a pensar si uso más el mito o la fantasía, simplemente voy tomando de lo que necesito.

Me interesa mucho contar historias que aunque sean didácticas no lo parezcan.

Hay unos para muy chiquitos que son claramente didácticos, pero siempre dentro de una historia que pueda ser realista para el niño, que conecte, que un niño de esa edad, aunque sea un libro con fantasía conecte con su realidad. Entonces así el niño se apropia del personaje, se pone en sus zapatos y puede recibir el mensaje de una manera más clara y directa.

¿Cuál ha sido la reacción de esos niños y jóvenes?

He tenido mucha suerte, me siento feliz porque el trabajo que he hecho con el personaje de Santiago, ha tenido un recibimiento grande en todo el país, a mí me pidieron escribir el primer libro de la colección de Santiago que se llama Santiago y el Talismán de la luz, con la finalidad de que iba a ser el único libro.

Resulta que al poco tiempo empezaron a tener tal cantidad de ventas que me dijeron queremos un libro para cada grado escolar de Santiago, dije ay Dios, ahora qué, según yo ya había echado toda la leña al asador en ese cuento.

Entonces tuve que pensar en una estrategia como en un arco dramático para un personaje que iba a tener diferentes historias y cómo hacer para que ese personaje transmitiera, en la etapa uno e identificación en los niños, y dos, que transmitiera los valores que quería.

Esa colección empezó con niños de primaria, sí tenían que ser historias divertidas que no se sintieran como, debes hacer, sino que el personaje fuera descubriendo a través de una aventura los retos y posibilidades que no sabía que tenía para resolver problemas.

Después me dijeron ahora queremos unos para niños chiquitos, hubo otra estrategia, el mismo personajito como una precuela, pero en una realidad mucho más concreta para los niños pequeños.

Tuvieron un recibimiento brutal, de hecho uno de los libros, el primero, lo adoptó la SEP en el programa de Bibliotecas de Aula, del 2011 al 2012 con casi 13 mil ejemplares, y se siguen vendiendo, Santiago conmigo ya cumplió 16 años, ya es un adolescente y sigue vendiendo y reeditando año con año. Han tenido un buen recibimiento.

¿Ya ha escrito alguno sobre esos 16 años?

No. Siempre me dicen no vas a escribir algo sobre Santiago cuando se enamora, me dan ideas, me dicen los niños, y tiene hermanos Santiago, se va a enamorar.

Lo que pasa es que siempre me va ganando la chamba de la vida real y la vida real es que tengo que resolver muchas otras cosas, no sólo me dedico a escribir cuentos.

Siempre estoy pensando una historia de Santiago ya adolescente, pero tiene que apelar a los chicos de secundaria y a sus problemas y es otra cosa, muy diferente a tratar los conflictos de los niños que ya los conflictos de los adolescentes, sobre todo en un mundo tan extraño como estamos viviendo ahora, con tanta complejidad.

De hecho tengo una lista de ideas para Santiagos más grandes, pero me tengo que ir con mucho cuidado, es muy fácil caer en prejuicios, o caer en estas enseñanzas como cliché, que no me gusta eso, lo que quiero es que los lectores al leer una historia ellos mismos descubran qué onda a través de ese personaje.

Ideas sí tengo, pero todavía no.

¿Funcionan los mitos en pleno siglo XXI?

Creo que sí, la mitología tiene toda la vida, lo que tiene el ser humano de existir.

¿Qué representa para usted el rescate de los valores?

Representa algo trascendental, fundamental y que ahora en este desmoronamiento social que estamos viviendo, tenemos que ver cómo hacemos para volver a fortalecer ese tejido a través de valores.

Cuando digo valores hay que ser cuidadosos, porque mucha gente lo interpreta como esta cosa moralina, de la religión, ¡no!, valores, es un asunto de ética para sobrevivir.

Un principio ético es, yo no voy a hacerte algo a ti que después se me va a rebotar y te estoy dando el derecho después de hacérmelo a mí.

Son principios de convivencia pacífica, constructiva, de felicidad, para mí esos son los valores, también se ha caído mucho en esta cosa ramplona de hay que dar valores y los indoctrinan con una bola de cosas rarísimas. Se vuelven cosas morales más que éticas.

Ahí habría que empezar con qué son los valores.

Exactamente, según yo, los valores se basan en principios éticos de sobrevivencia.

Los principios morales dependen de cada sociedad, de cómo se rige cada lugar, los esquimales tienen una serie de reglas morales permitidas en sus comunidades que en otras comunidades serían impensables. Esas ya serían como valores morales, de la moralidad de ese lugar, pero los principios éticos son universales.

Es decir, si te daño a ti, te estoy dando el permiso de dañarme a mí, y ahí empieza la sociedad a chocar, el chiste de los valores éticos o principios éticos, es que sirven para que el ser humano crezca a la sociedad, el mundo, seamos productivos, etcétera más que una cuestión moral.

¿Detrás de Santiago va todo eso?

En los Santiagos va todo eso. De hecho cuando escribí Santiago y el talismán de la luz, ahí sí me eché una tarea, estuve leyendo mucho antes de escribir acerca de cómo se transmiten los valores de manera efectiva, porque tirarle un rollo a un niño que está entrando a los 9, 10 años que empieza la preadolescencia y lo único que quieren es no hacerle caso a sus papás, les caemos gordos, lo peor que puedes hacer es echarles un rollo moralino, ¡no!

Una de las muchas cosas que leí es que los valores, una manera muy eficaz de transmitirlos es a través de experiencias significativas para el niño, de hecho si uno puede leer mucho acerca del Museo de Louvre, pero el día que estás ahí y ves los cuadros, eso sí nunca se te va a olvidar. Cuando vives la experiencia, no se te olvida.

Lo que hice fue pensar en un personaje que no fuera un héroe, que fuera un niño como cualquiera que está lleno de dudas, de incertidumbres, de inseguridades, pero que tuviera dentro de sí un nivel como todos los seres humanos, tenemos la capacidad de desarrollar nuestra conciencia personal, social y ética a través de situaciones que nos pongan a prueba,

Lo que construí fue un personaje normal que se ve confrontado a cosas que él no se esperaba, que no deseaba, que no le gustan y que tenía que superar, sí o sí. No tiene otra opción más que hacer uso de todos esos recursos que tenemos y que a veces no sabemos que los tenemos, hasta que la vida nos pone a prueba.

Eso es lo que le pasa a Santiago, se ve en circunstancias donde dice, no quiero estar aquí, esto está horrible, obviamente con un lenguaje que conecte con los niños. De pronto se da cuenta que lo tiene que resolver, entonces se pone a buscarle y a ser creativo con sus recursos, o no sale, entonces resuelve y cada vez Santiago va siendo un personaje que se va transformando en un humano un poco mejor. Siempre Santiago resuelve de la mejor manera, eso sí.

¿Cómo surgió por primera vez, dónde surgió Santiago, con base a quién?

Cuando me enfrenté al reto de escribir estas historias, estaba en medio de dos proyectos muy pesados, uno de televisión que trabajé durante un año todas las noches, se hacía como de cinco de la tarde a cinco de la mañana y al mismo tiempo estaba haciendo un guión de cine.

Entonces tenía la cabeza rota, estaba cansada, pero pensé mucho, me puse a estudiar y dije, una cosa sí está muy bien, la imaginación, pero si lo que quiero es que conecte, tiene que estar basado en experiencias que alguien haya vivido y qué mejor que las cosas que viví de niña, que era insegura y más solitaria.

Era una niña tímida, aislada, crecí muy solita, porque mis hermanos eran mucho más grandes.

En el universo que vivía, andaba con mis personajes sin tener idea de que en algún tiempo iba a escribir, o creaba mi universo que me acompañaba con mis ideas.

Mucho de lo que Santiago es, tiene que ver con la forma en que percibía al mundo de niña, con las inseguridades que sentía cuando me tenía que enfrentar a cosas que desconocía, y que no tenía los recursos de quien me dijera por dónde.

Creo que eso y no porque mi vida sea extraordinaria o haya sido única, simplemente por el hecho de haber estado basado en emociones reales, eso le da un toque de humanidad al personaje con el que conectan los niños. En verdad ha tenido, me he sorprendido cuando veo la forma en que ellos se relacionan con el personaje.

¿Cuándo menciona televisión, para qué televisora y qué hacía en concreto?

Básicamente escribir. Estaba muy lindo y es increíble, pero soy guionista para vivir y para escribir hay que ganarse el dinero y sacar a la familia adelante.

He trabajado durante los últimos 30 años, desde que salí de la Escuela de Escritores de Sogem, haciendo todo tipo de guiones, desde televisión a distancia para la UT y la SEP, sepa inglés y cosas, adaptando cosas para radio, telenovelas, series, cine, lo que caiga de chamba.

He trabajado en canal 11, hice un proyecto muy bonito que se llamó Mi gran amigo azul, que estuvo al aire como siete años, diario, al mismo tiempo que la época de Bisbirije, fueron 135 programas que coordiné y escribí junto con otra autora.

Para canal 22, hice algún documental que se llamó Mujeres que trabajan con enfermos de Sida. Para Televisa, telenovelas, escribí Vivan los niños y en Destilando amor.

Hago mucho análisis, de hecho en mi trabajo en la empresa de Lemon Productions (de los hermanos Rovzar, productores entre otras películas de Matando cabos) soy la coordinadora de análisis de proyectos.

Lemon además de ser una gran productora de proyectos de mucha calidad, también se convirtió en una agencia de proyectos, nos llegan muchos que se proponen para producción o coproducción y leo todo lo que llega y hago análisis.

Me toca leer todo lo que llega, bueno, malo, regular, buenísimo, todo; tengo que hacer un análisis de esos contenidos y una especie de dictamen y decir, esto puede funcionar, esto a la mejor hay que hacerle tal o tal.

Paralelamente a mi trabajo de escritura, he hecho análisis para el ImcineProductores independientes o de pronto me hablan y me dicen hazme un escrito, es como un gran análisis de un proyecto, asesorar guionistas en el camino de la escritura.

He trabajado mucho en la parte del guionismo, de hecho no sé si está bien, acabo de publicar otra novela para jóvenes, es un thriller psicológico, muy al estilo de guión de cine. Tengo como la carga de guión, me gusta mucho escribir y por otro lado la cuestión de niños que me encanta. Ha sido como una combinación muy rara.

¿Qué campo literario es el adecuado para expresar ideas en su persona, novela, cuento, poesía?

Soy una persona hiper inquieta, siempre he admirado a las que tienen clarísimo su camino en la vida, que desde jóvenes saben qué van a ser de grandes y cómo lo van a hacer. Voy picando por aquí y por allá, la novela última es una mezcla de guión de cine con narrativa, depende de qué historia quiere uno contar es el medio.

Hay historias que son muy visuales para mí y el guión es la mejor manera de contarla, hay historias, por ejemplo escribo también poesía. Hay historias que necesitan más descripción, más narrativa, cada historia pide lo que necesita, pide el vestido que le queda.

¿Cuál de todo lo que hace, le llena más personal?

Creo que lo que más me gusta, es que además voy por etapas, soy un poco ciclotímica, creo que lo que más me ha gustado escribir en la vida es poesía y guiones, es donde me siento más cómoda, acogida, donde siento que tengo más recurso para moverme de manera libre.

Creo que lo que más me gusta y me ha dado satisfacciones son los cuentos para niños.

¿Sus hijos tuvieron algo que ver?

En estos libros, sí, el personaje se creó basándose en las emociones que sentía, más que en mi forma de ser exacta, pero muchas de las experiencias, claro que me basaba en las cosas que vivía con mis hijos o de las mismas que hice de chiquita.

Por ejemplo Santiago en el mundo que me da la gana, donde el personaje no quiere hacer nada y lo único que quiere hacer es lo que le da la gana, eran los pleitos con mis hijas chiquitas, de recoge tus zapatos, no quiero comer la sopa.

Le decía no pueden hacer lo que les dé la gana, nunca, aunque vivan solas, siempre van a molestar a alguien siempre hay otro a tu lado al que le va a afectar lo que hagas o dejes de hacer, entonces claro que sí.

¿Qué es lo nuevo que está haciendo?

Lo nuevo… planeando otra novela más para jóvenes como la última, estoy un poco embotada con eso, porque no tengo clarísimo, sé qué quiero de la historia, pero es un tema difícil.

Estoy en la arquitectura mental si lo hago por acá, si el personaje es esto, si tengo notas y borrones y tachones, luego las que hago al último ya no tiene nada que ver con la primera, estoy como en ese proceso mental de ver cómo voy a aterrizar una historia que quiero contar, que no tengo clara pero que voy a sacar.

¿Trabaja de horario fijo?

Depende, he tenido épocas cuando trabajé en Azteca sí tenía un horario fijo, haciendo análisis de contenidos, ahora trabajo mucho, pero tengo la posibilidad de pronto me mandan en dos días 15 proyectos y luego en una semana no me llega nada, tengo que ir organizando mis tiempos.

En esos intertiempos es donde piensa.

Mientras estoy haciendo mi comida, mientras me baño. Cuando me dijo qué es lo que más me gusta escribir, guiones de cine para niños, el año pasado se estrenó una película que escribí que se llamó El ángel en el reloj que estuvo nominada para el Ariel, una película animada que se hizo dentro de un proyecto que se llama, entretenimiento con causa, fue el primero de los proyectos de ese rubro.

Trata sobre una niña que tiene leucemia, es una historia súper fantástica y le fue muy bien, está linda la película, los guiones me encantan.

Dentro de todo, además, es ama de casa.

Sí, lo más difícil es ser ama de casa, lo más pesado, pero ahí lo va uno acomodando como puede en la vida, mis hijos ya no viven conmigo, este año por primera vez me estoy estrenando solita. Divido mi tiempo un poco más a placer.

Les agradezco esta entrevista, estoy feliz en mi casa en Porrúa, feliz de estar en la FIL, creo que cualquier esfuerzo que hagamos todos en el área de promoción, nosotros en el área de escritura, imaginar a los chicos en el área de ventas, por fomentar la lectura es fundamental.

Creo que en este momento que estamos viviendo tan difícil, necesitamos empujar mucho más, todo lo que nos posibilite para tener más información, volvernos un poco más críticos con todo lo que recibimos, porque estamos recibiendo cosas muy duras e información falsa. Pero información que a veces uno mismo dice, cómo se pueden creer esto, es tan obvio que es una mentira y la gente lo cree.

Entonces necesitamos pensamiento crítico y éste se genera a través de la lectura, en mucho, entre más visiones de la vida tienes, puedes ir armando una arena un poco más sensata, aterrizada, creo yo.

Leamos por favor, no a la fuerza, por gusto, pero hay que leer mucho.

Vídeo de la entrevista: https://www.facebook.com/poderedomexoficial/videos/123004219123118/