+Mensaje de Política de Alta Calidad, Desde Toluca para el País

Views: 1643

La frase

Sumar distintas ideologías fortalece a las instituciones. Agradezco a nuestros expresidentes municipales su tiempo y amor por #TolucaCapital.

Juan Rodolfo Sánchez Gómez

 

EL DETALLE: Vaya un sincero abrazo al magistrado Baruch F. Delgado Carbajal, a quien extrañamos ayer en el futbol, la razón fue que falleció su señora madre, doña Imelda Carbajal Santana.Ruego a Dios para que tenga pronta y cristiana resignación. Descanse en paz.

Mensaje de Política de Alta Calidad, Desde Toluca para el País

El encuentro registrado en la capital mexiquense, entre los ex presidentes municipales y el actual alcalde Juan Rodolfo Sánchez Gómez (segundo  repetidor en el cargo, aunque con distinto partido), emanados de diferentes partidos y expresiones ideológicas, representa un mensaje de política de alta calidad para el país, en un momento en que la unidad nacional pende de un hilo y es más obligada que nunca.

Cada día que empieza con las conferencias de prensa mañaneras desde Palacio Nacional y en cada plaza pública que pisa el presidente Andrés Manuel López Obrador, la rispidez, el pleito, la provocación y las amenazas están a la orden del día, al grado de llegar a las mantas con amenazas directas contra el propio mandatario nacional.

Indudablemente que la política es la conductora de la sociedad, para bien o para mal, desde los ámbitos de gobierno, de los partidos políticos o de las organizaciones sociales o empresariales.

En dos meses y medio del nuevo gobierno federal que intenta instaurar un nuevo régimen a través de su cuarta transformación, está provocando un enorme respaldo con un discurso de combate a la corrupción y a la impunidad, así como con políticas de reparto masivo de dinero a los que menos tienen, por cualquier razón.

Pero también está provocando un enorme daño a la economía de los diferentes sectores productivos de la nación y al bolsillo mismo de los ciudadanos con el despido masivo de empleados públicos, la cancelación de programas gubernamentales, la reducción drástica del gasto público o la escasez de combustibles para la movilidad de bienes, servicios y personas, aunque esto último ya casi se restituyó.

El presidente López Obrador, en su afán por obtener recursos económicos de donde sea para cumplirle a los que no estudian ni trabajan y puedan seguir en esa cómoda condición que los obliga a ser aplaudidores permanentes de su benefactor con sombrero ajeno, ahora le dio por atentar contra los ahorros bancarios de los esforzados trabajadores de la clase media, al elevar el ISR en cuatro puntos porcentuales.

La inconformidad crece, pues, de la clase media hacia arriba de la sociedad, por el permanente daño económico a las finanzas familiares y empresariales; en tanto el festejo no tiene límites entre la clase baja que no desea salir de esa cómoda condición para seguir viviendo de la caridad pública, obtenida del esfuerzo de quienes diariamente trabajan arduamente.

Por todo ello, el mensaje que manda Toluca de unidad, de trabajo coordinado, de reconciliación, de buscar el mejoramiento colectivo con el esfuerzo de todos, sin excepción, marca un hito en la historia de la política de este país, es un momento en que la nación se juega quizá el todo o nada, sí, como con en Venezuela, ¿no le parece a usted, estimado lector?

La esencia de la reunión

Muchos de quienes vieron la fotografía publicada en la cuenta de twitter de Juan Rodolfo se fueron con la finta. No solamente faltó Fernando Zamora Morales, sino también Alejandro Ozuna Rivero y Guillermo Legorreta Martínez, es decir, tres personajes.

Del despegue de Toluca en 1969 (por la ampliación de calles que hizo el segundo mejor alcalde sin nombramiento, que fue Juan Fernández Albarrán, ya que el primero fue Barack Obama), no pudieron estar por fallecimiento: Felipe Chávez Becerril y Alfonso Gómez de Orozco.

Si estuvo Arturo Martínez Legorreta, quien tuvo un régimen sin mayor prestancia  y cuyo apellido estuvo más cercano al primer Obispo de Toluca. También Yolanda Sentíes Echeverría, quien contó con el respaldo de su padre, Octavio Sentíes, quien era regente de la Cd. de México.

José Antonio Muñoz Samayoa, quien no concluyó su periodo, pero que asiste a todo. Víctor Quiroz Santibáñez quien terminó ese periodo y que llamó la atención por su presencia y por ser hijo de un Director de Tránsito que se hizo famoso, Marcos Quiroz.

Emilio Chuayffet Chemor, quien hizo mucho aunque pareció poco y nos quedó a deber la reubicación de la Estación del Ferrocarril y calificó a Toluca como una quinceañera que debía despegar.

Agustín Gasca Pliego, recordado por la Puerta Tolotzin, el monumento que los malosos dijeron que era una “A” invertida, por su nombre y que fue derribado por Torres Bicentenario que identifica a nuestra ciudad, así como por la contaminación del agua en la Colonia Morelos.

También estuvo Laura Pavón Jaramillo, la segunda mujer en regir los destinos de Toluca, se le recuerda como la “alcaldesa de hierro”, la reubicación de los ambulantes que se habían apoderado de la avenida Juárez y el permiso de funcionamiento de Sanborns Colón, en una colonia fifí, que la acusó de terminar con su tranquilidad, porque autorizó el funcionamiento de un restaurante bar dentro.

Enrique González Isunza, quien destacó por su buena administración, pero que tampoco terminó su período y lo hizo el buen Ramón Arana Pozos, quien también acudió y ahora es destacado Notario.

Armando Garduño Pérez, quien hizo un buen trabajo como alcalde, había sido el último presidente de la Federación Estudiantil Universitaria en la UAEM y actualmente es reconocido Notario Público. A él debió sucederlo Alberto Curi Naime, pero este perdió la elección para dar paso a tres trienios panistas.

Juan Carlos Núñez Armas, el “hombre de Acero”, quien entre otras cosas hizo el puente a la entrada norte, viniendo de Ixtlahuaca. Armando Enríquez, quien mantuvo el color azul y dio lugar a la llegada de Juan Rodolfo Sánchez Gómez, que nos dejó la remodelación del templo de Santa María de Guadalupe y un “zarpazo” que no manita de gato a los Portales.

María Elena Barrera Tapia, quien entre otras cosas hizo los nuevos portales de 5 de febrero y con el libro Toluca 200 para celebrar el cumpleaños de Toluca recordó a todos la historia reciente de Toluca de 1950 hasta su régimen.

Martha Hilda González Calderón, quien le colocó a Toluca la firma de “Municipio Educador”, lo que llevó a nuestra ciudad estar inscrito a nivel de importancia mundial y fue anfitriona de la Cumbre de Líderes de Norteamérica (México, EU y Canadá). Braulio Antonio Alvarez Jasso, quien culminó el periodo de Martha Hilda.

Desde luego no menciono a los faltistas, que no se sabe si declinaron la invitación, cuestión que es lo más seguro, o decidieron no asistir por razones de trabajo.

Pero todos los asistentes conformaron lo que llamaría yo un “Retrato” de Familia”, al estilo una telenovela o de Carlos Fuentes, aunque si bien no son de la misma familia política, si trataron de poner lo mejor de si mismos en dirigir los destinos de la gran familia llamada Toluca.

Retrato de familia, es una telenovela de Televisa realizada en 1995 y 1996 protagonizada  por Helena Rojo y Alfredo Adame, que gira en torno a los matrimonios por compromiso, lo que da origen al no encuentro del amor verdadero, real, no impuesto ­–como es el caso­–.

Todas las familias felices, de Carlos Fuentes es un conjunto de 16 relatos que rescatan al México antiguo, el de la Revolución, no el contemporáneo para hacer un retrato del país en los años 2000, donde todo se movió, pero no se transformó. Fue este escritor quien pronosticó un gobierno panista en ese año, cuando publica Cristóbal Nonato, en 1987.

En el 2006, al comienzo de otro periodo de un gobierno proveniente del partido político PAN, incide sobre la historia, desde la revolución para encontrar en ese laberinto sin salida, donde se perdieron los ideales de una mejora constante en el país. Es un retrato del México contemporáneo como País y de una ciudad que era el Distrito Federal, ahora Ciudad de México. La mezcla de las distintas corrientes políticas y su influencia en los tiempos aún por venir

También hay que recordar que en España, Camilo José Cela, al abordar el tema de la Guerra Civil de su País, 1936-1939, escribe y publica su novela La familia de Pascual Duarte, 1942. Ahí realiza un retrato de la España de 1882 a 1937, presenta la etapa de convulsión ocasionada por búsqueda de pasar de un sistema de gobierno, la monarquía, al de uno republicano, con elecciones, y no por designaciones, Pascual Duarte únicamente conoce la violencia trasladada a su máxima expresión y como recurso solitario para solucionar los problema que le presenta la vida. Su historia y el de la novela es la violencia llevada al extremo.

En nuestra entidad, no estamos exentos de ésta, la violencia, pero si estamos alejados por completo de lo que se vivió en otros lados.

¡Ah! Olvidaba que Pascual Duarte resuelve toda su problemática con asesinatos y en caso de no realizarlos, emplea como solución una serie de dichos que reflejan la conducta de los pueblos y su uso se dirige como normas morales para establecer una conducta en los habitantes de su comunidad, aunque él no la conozca ni le sirva de freno.

Es pues, un “Retrato de Familia”.