MÉXICO Y LOS MIGRANTES

Views: 603

 

La migración es un fenómeno que trae consigo diversas consecuencias a nivel
internacional. Son distintas las causas y formas por las que las personas cambian
de país, es decir, la historia de cada migrante es diferente, por lo tanto las
condiciones en que transitan tienden a ser resultado de la vida que han tenido
dentro de sus países.

Según las condiciones antes mencionadas, los migrantes pueden encontrarse en
situaciones de fragilidad, poniendo en riesgo su vida con el propósito de estar en
otro país. No siempre la salida de sus territorios resulta ser voluntaria, ya sea
directa o indirectamente la vulnerabilidad es la que hace que muchas personas
alrededor del mundo tengan que migrar con la esperanza de una mejor vida.

Al convertirse en migrantes se enfrentan a diversas situaciones, por lo cual resulta
difícil el poder generalizar las necesidades. Existen diversos factores que
aumentan la vulnerabilidad durante el tránsito, las causas por las cuales salieron
de sus países influye de manera directa, así como el grupo de la población al que
pertenecen y si son acompañados o no.

El saldo neto migratorio de México que se había estimado para 2019 es negativo
(cerca de -308 mil personas), y se proyecta que esta tendencia seguirá creciendo
ligeramente durante los próximos años, hasta alrededor de -326 mil en 2030
(CONAPO s/f ).

Los migrantes viven distintas problemáticas, siendo discriminados incluso por
autoridades, transitando de manera precaria sin poder acceder a servicios
básicos, encontrándose en constante indefensión, y teniendo que conseguir
ingresos de forma sencilla para poder realizar actividades que le permitan
continuar hacia su destino o formar una vida dentro del país donde han llegado.

La situación es aún más compleja cuando se trata de menores no acompañados,
quienes salen de sus países debido al riesgo que corren o simplemente para
encontrar un trabajo que pueda ayudar a sus hogares. El número de niñas y niños
menores de edad presentados ante el Instituto Nacional de Migración (INM)
mostró un aumento sistemático entre 2012 y 2016 (creció de 6,107 a 40,114)
(UPM 2017).

El rango de edades es desconcertante, ya que en ocasiones los menores ni
siquiera pueden comprender la razón del porque tener que transitar por un país
que no es el suyo. Cuatro de cada 10 niñas migrantes en tránsito presentadas
ante el INM en 2017 tenían entre 0 y 11 años. En los niños, esta cifra llegó a tres
de cada 10 (UPM 2018b).

Es indispensable que como mexicanos conozcamos más acerca de las causas de
la migración para con ello evitar discriminar a las personas que transitan por
nuestro país, a su vez se debe continuar la formación en derechos humanos y
grupos en situación de vulnerabilidad para los servidores públicos. Aún hay
acciones y programas que pueden ser implementados en beneficio de todos los
migrantes que transiten por territorio nacional.