Nace una estrella

Views: 317

Tan bien han hablado de ella, tan bien le ha ido antes, las críticas, las nominaciones se apuntan fuertes, todo en torno a la buena producción de la película, yo no quería darle un voto de confianza, porque le guardo un lugar especial a Lady Gaga, un lugar que recorre; arte, estilo, y una sana transformación, no quería verla convertida en una más de Hollywood, dados los no tan buenos antecedentes en pantalla, y digo no tan buenos porque el crédito de sus creadores daba para mucho más, dos grandes que sin duda me han conquistado con diferentes proyectos; Ryan Murphy y Robert Rodriguez, ambos le dieron papeles protagónicos y bastante explotables  a Stefani Joanne Angelina Germanotta alias Lady Gaga, que tanto en American Horror Story como en Machete Kills no tuvo el impacto esperado.

En ésta ocasión Bradley Cooper reúne una historia que ya se ha trabajado en varias ocasiones, y que conjuga las ideas bien marcadas de la historia de la estrella talentosa en busca de sus sueños, con altas y bajas, juraba que se trataría de una película romántica y hasta conmovedora, Lady Gaga traduce muy bien a Ally, una chica llena de talento para componer e interpretar, que sigue un camino de agravios junto con su pareja “Jackson Maine”, una estrella de country rock en declive, el guión y la secuencia rompen por completo el equilibrio entre las canciones y las actuaciones, el soundtrack sin duda levanta muchísimo el ritmo de la película, porque de no ser así se torna sosa y siendo completamente honesta; el último cuarto de la película no tiene ningún sentido ni un punto de partida, eso cargado de la excesiva duración de ésta y, también, la de determinadas escenas.

Gaga se retrata entregada a su papel en más de una ocasión, natural, poco posada pero él (Bradley Cooper) se esfuerza mucho más por sonar común, por no dejar que su esencia lo delate, la película en sí no es triste, ni dramática ni mucho menos cómica, simplemente ocurre y deja a su paso canciones que a mi parecer la enmarcan como una muy buena versión.

No pude dejar de notar, los divinos detalles bien cuadrados que huyeron de la trama principal, como por ejemplo el padre de la protagonista, cuyo personaje está rodeado de las memorias de Frank Sinatra, o de los guiños “drag” representados como las [email protected] de Ally en el bar, y por supuesto el honesto problema del soundtrack, que, en mi opinión, es lo que la salva  de ser convencional y  agradable, pero no impactante.