TRAS LA SENDA DE ULISES

 

 Pedro Daniel García Muciño

+37
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Cultura y desarrollo: motor del futuro económico y social de las ciudades (II)

lunes, 13 de marzo de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Contacto: @PedroDanielGM

En relación a los hallazgos referidos en el Informe Mundial “ Cultura: Futuro Urbano ” , que ya se han mencionado en reflexiones anteriores, corresponde valorar el papel de la cultura para mejorar la calidad del medio urb ano y natural, ya que es considerada un catalizador para lograr que las ciudades sean vistas con un uso mixto y a escala humana, que integren recursos culturales y naturales, por medio de estrategias creativas que apunten a la regeneración urb ana y reutilización de espacios que sean adaptados para usos diversos que mejoren la calidad del hábitat humano y la sostenibilidad de los entornos edificados.

A la par, se considera a la cultura co mo un medio ideal para la resil encia, es decir, para transformar entornos nocivos o incluso contaminados, en sit ios útiles y renovados, que justo por la abundancia y multiplicidad de opciones que la diversidad cultural aporta , resulta el medio ideal para su rescate.

En la misma sintonía, se ve a los espacios de uso público como bienes de acceso libre para todos, al representar un valor patrimonial cultural para los ciudadanos, que incide en la inclusión social, sobre todo si son utilizados con fines multidisciplinarios, tal es el caso del desarrollo de actividades artísticas y culturales, con repercusión mayúscula si estos son regenerados, sobre todo si se encuentran en zonas periféricas y de bajos ingresos.

Como colofón de su segunda sección, el informe recuerda la trascendencia de salvaguardar las identidades urbanas, considerando punto de partida la rehabilitación y adaptación del patrimoni o urbano para usos contemporáneo s, que al sumar a múltiples actores, aporta espacios donde conviven valores socioculturales diversos.

La novedad reside, en ir más allá del enfoque basado en monumentos , para garantizar que el cuidado, conservación y aprovechamiento del patrimonio urbano no sea una obligación, sino un atributo positivo para las ciudades y las comunidades, buscando su desarrollo sostenible.

Por otra parte, en la tercer a sección, posiciona a la cultura como factor indispensable en las políticas urbanas para fomentar el desarrollo urbano, concibiéndola en un recurso que apoya la atracción de inversiones, a la vez de generar una imagen positiva que marca a las ciudades que lo promueven, ya que la vitalidad que da la cultura, es necesaria para toda ciudad, por permear en todas las esferas de la vida urbana, generando espacios de encuentro e intercambio de ideas y bienestar social.

Ello se logra si la autoridades, especialmente las locales, asumen un rol proactivo para crear y apoyar espacios de a cción y diálogo, donde se planifiquen , diseñe n , aplique n y supervisen pol íticas y programas concretos, cuyas metas se encuentre respaldada s en el desa rrollo de infraestructuras, desde un enfoque de reconocimiento a los valores del patrimonio, la diversidad y la creatividad.

De igual forma, proteger y salvaguardar los recursos culturales materiales e inmateriales de los asentamientos pequeños, llenos de tradiciones y riquezas locales, es un factor esencial identificado, especialmente ante el incremento de urbes con alta densidad poblacional, que paralelamente a su desarrollo, apartan o excluyen a los suburbios y zonas rurales; los cuales oportunamente tratados pueden ofrecer oportunida des para el desarrollo cultural local, a través de su vinculación con productos integrales en el plano del turismo cultural, de servicios e incluso ser el medio para el crecimiento de la infraestructura , en aras de un desarrollo territorial más equilibrado y positivo.

En contraposición, los asentamientos a ltamente urbanos, requieren est rategias que integren la nueva diversidad cultural, que sumado a correctas medidas de planeación urbanística con un enfoque desde la cultura, supone mayores compromisos, colaboración, coordinación y capacidad de sinergia entre los involucrados, que de otro modo, permanecerán distante s de su entorno.

Otro componente esencial a tomar en cuenta para el desarrollo urbano, es el financiamiento, s in el cual todo proyecto o idea no puede materializarse , por lo que , es fundamental que a traves de organismos públicos, privados o de la sociedad civil se logren aumentar las inversiones en proy ectos culturales, sin perder de vista su contribución a la creación de empleos, la estabilidad de ingresos y el bienestar, para hac er ciudades más habitables.

Para lograrlo s e debe revertir, según el informe, la tendencia decreciente de financiación para la cultura, impulsando la cooperación entre los diversos sectores para la gestión y atracción de recursos, que centrando su visión en los valores culturales en sus ciudades, logren conjuntar fondos de toda índole, para consolidar una oferta integral y sostenible, que encuentre en la cultura un medio y no solo un fin en sí mismo.

E sta visión renovada de la cultura , afronta retos mayúsculos en todas las latitudes, aunque en las ciudades encuentra el contraste más evidente, por sumar por un lado, las bondades que la urbanización aporta en materia de educación, seguridad alimentaria, gestión de servicios, sociedades más inclusivas e instituciones más eficientes; pero por el otro afronta los aspectos negativos tales como la falta de identidad, el individualismo, los retos de planeación urbana amigable con las personas, la contaminación en todas sus vertientes, la inseguridad, marginalidad y desigualdad.

Concluye este informe, destacando la importancia de la persona dentro del fenómeno cultural, ya que en las ciudades habitan personas creativas y productivas , que a l hacer lo que mejor saben que es compartir, crear e innovar, coloca n a la cultura en un lugar centra l en la renovación e innovación urbana, porque las actividades culturales pueden, correctamente planteadas y ejecutadas, facilitar la inclusión social y el diálogo entre comunidades diversas, ayudando a la construcción de la identidad de una ciudad.

Así, una ciudad centrada en sus habitantes, tiene en la cultura un espacio mayúsculo de oportunidad, para transformarse con políticas eficaces y una gestión que crea, y lo demuestre con hechos en todos sus sentidos, en la importancia del arte y la cultura.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion