TRAS LA SENDA DE ULISES

 

 Pedro Daniel García Muciño

+74
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Cultura y desarrollo: Diálogos post 2015 desde México

lunes, 20 de marzo de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Contacto: @PedroDanielGM

En la mismo sentido de las entregas anteriores, en que se ha recorrido el amplio espectro que la cultura abarca en los instrumentos y convenciones internacionales, toca el turno de aterrizar en lo local, iniciando con un ejercicio que la UNESCO México elaboró a fin de reflexionar desde la perspectiva mexicana la vinculación de la cultura con el desarrollo.

El documento se denominado “Diálogos Post-2015, sobre cultura y desarrollo: una mirada desde México”, reúne las opiniones de un variado grupo de actores involucrados en la dinámica cultural y artística en nuestro país, cuyas reflexiones contribuyen a visibilizar el panorama actual en la materia y representa el esfuerzo para propiciar la construcción de políticas culturales de alto alcance en nuestro país, con visión transversal e impacto positivo hacia la sociedad.

En el documento se reconoce que en México aún existen importantes brechas por cerrar en la comprensión de la cultura como factor para el desarrollo, desde los propios sectores culturales, que aún no asumen el potencial que tienen, hasta los actores económicos o de planeación que no la consideran como parte de sus dinámicas regulares, lo que muestra que no se ha logrado integrar totalmente, como corresponde el componente cultural en las políticas públicas de cualquier índole, permaneciendo como un subsector, que suma, participa y aporta acciones dentro de otras más generales, pero que no posee la centralidad que debería.

Así por ejemplo, se señala que a fin de buscar utilizar sanamente el tiempo libre de niños y jóvenes, ubicados en zonas afectadas por la violencia y la delincuencia, se puso en marcha el programa “México, Cultura para la Armonía” con el propósito de generar integración comunitaria, así como fuentes alternas de ingresos y ampliar los programas culturales más allá de los usuarios tradicionales.

Estos objetivos, aunque loables, requieren cantidad, continuidad y cercanía, para aplicarse correctamente en cada región o localidad, ajustándose a sus peculiaridades y resolviendo, en muchos casos sobre la marcha, retos para su operación.

Esta visión la abanderó el entonces secretario de asuntos internacionales de la recién creada Secretaría de Cultura Federal José Luis Martínez, cuya cercanía a la creación de esta instancia, le permitió reunir a la cultura con las políticas de prevención y atención de las violencias y la delincuencia, un esfuerzo que aún requiere mucho para afianzarse, profundizarse y dejar huella efectiva en donde realmente lo requiere.

Por otra parte, se plantea con visión pionera, dado que se publica en 2015, un año antes del Informe de 2016 sobre Cultura y Desarrollo Urbano, la posición que considera al fenómeno de la cultura como elemento presente en las ciudades sostenibles dentro del contexto de la urbanización, dejando claro que en el imparable fenómeno de la creciente urbanización mundial, la cultura tendrá un lugar central, especialmente en regiones como la nuestra, donde el crecimiento urbano en muchos casos va aparejado con la ampliación de brechas de desigualdad, precisamente donde la sostenibilidad encuentra en la cultura un componente para el desarrollo urbano, que ataque problemáticas como la pobreza, el cuidado del medio ambiente, la seguridad ciudadana y la inclusión social.

Para ejemplificarlo, refiriere la importancia de mecanismos de seguimiento, como la Agenda 21 de la Cultura, la cual surge como esfuerzo de la Red Mundial de Ciudades y Gobiernos Locales (CGLU, por sus siglas en inglés), para impulsar la cultura como uno de los cuatro pilares del desarrollo sostenible en el ámbito local, estatal o regional; siendo un documento seguido por más de 520 ciudades a nivel global, donde la Ciudad de México fue pionera en adoptarla, seguida de localidades como Guadalajara, Mérida, o el estado de Sinaloa, lo que les ayudó a moldear directrices acordes con los nuevos tiempos en la materia.

Aunque no lo refiere, el municipio de Toluca, por acuerdo de Cabildo en el año 2014, adoptó también esta agenda, siendo la base para fortalecer en su momento el área municipal de cultura, transformándo el ya prionero Instituto Municipal de Cultura y Arte creado en enero de 2013 a Instituto Municipal de Cultura, Turismo y Arte, lo que permitió sumar la visión cultural con la turística en una localidad, donde ambos factores están relacionados, pero que requerían el fortalecimiento a través de la unión bajo un mismo liderazgo que pudiera trabajar transversalmente, optimizar y aprovechar recursos con miras a beneficiar e impactar positivamente ambas misiones, como en su momento lo hizo el Fondo para la promoción turística de Toluca, que apoyó de manera importante en la difusión, por ejemplo, de las actividades vinculadas a las celebraciones de día de muertos, sin perder de vista, que el fondo se financiaba por parte del impuesto de hospedaje, es decir, no de recursos públicos netamente, sino de la cesión de un porcentaje de esta contribución para un fondo plural y colegiado que validaba las acciones que se ejercían con él.

En otra parte de los Diálogos, se retoma la trascendencia de las ciudades con características históricas, por medio de la reflexión de Salvador Urrieta García, quien considera esencial comprender el valor de las mismas ciudades como sede del desarrollo cultural, siempre que apueste por preservar y valorar su propio patrimonio, en este caso el arquitectónico; aquel que por siglos ha rodeado no sólo la vida diaria de sus habitantes, sino también facilitado la expresión y crecimiento del genio creativo que requiere la cultura.

Lo anterior, partiendo del supuesto, que tras las crisis de la posguerra del siglo XX, se comenzó a valorar más el papel de los espacios históricos o antiguos, como un componente que, conservado y preservado, mejoraba la calidad de vida inicialmente de sus habitantes, pero también de quienes le visitan, buscando un reencuentro y equilibrio entre ambos, si se apuesta por la sostenibilidad, la inclusión, su aprovechamiento racional e incluyente.

Reto no menor a todas luces en México, donde igual en grandes ciudades que en recónditas localidades, se encuentra un invaluable capital edificado, que requiere atención, respeto, preservación y uso adecuado.

Sólo así, dejaríamos atrás la destrucción o el abandono que por décadas, vivieron cascos históricos como el mismo Centro Histórico de la Ciudad de México, especialmente en la ex zona universitaria, o en ejemplos más cercanos y dramáticos, la constante destrucción arquitectónica del centro de Toluca, cuya transformación ha variado a lo largo de los siglos, demoliendo, reconstruyendo, sobreponiendo y modificando su fisonomía arquitectónica hasta volverla difusa.

Este recorrido somero sobre el documento disponible en el portal de UNESCO México, confirma que es inevitable e irreversible el papel de la cultura como factor del desarrollo, elemento multifactorial y multifacético, que en nuestro país tiene un largo trecho por recorrer aún, pero que para lograrlo requiere la comprensión de los involucrados directos, desde autoridades hasta creadores, pero manera especial y particularmente importante, la participación solidaria, pero a la vez critica y reflexiva de sus beneficiarios, es decir, las audiencias, públicos y sociedad en general, que deben sopesar los esfuerzos, así como distinguir, consumir, promover e impulsar los procesos creativos de contenido y calidad cultural, a la par de exigir su continuidad y respaldar iniciativas novedosas, sin dejar de censurar cualquier aspecto que genere retrocesos; ya que sólo así quienes encabecen y promuevan estas actividades encontrarán eco suficiente para romper el velo delgado, aunque rígido en muchos sentidos, que separa a las artes y la cultura en general de su rol protagónico, distanciandola del oportunismo, ostracismo e indiferencia, un reto mayúsculo en el que no debe dejar de insistirse para el beneficio de la sociedad en su conjunto.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion