Otro Angulo 

 

Fernando Olea

+35
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
TEORIA DE UN AFICIONADO SOBRE EL MIEDO

viernes, 24 de marzo de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
¿Para un escritor existe algo

peor que la pesadilla de la página en blanco? Probablemente sí, y quizá esta sea la sequía creativa, sin contar el síndrome de la repetición, que obligó a muchos escritores a colgar la pluma, porque sintieron que se habían agotado y que ya no tenían nada que decir.

Sin embargo si no fuera por el temor no podríamos hacer casi nada, considerando la tautología que significa que para ser valiente se haya tenido que pasar necesariamente por un periodo breve, mediano o largo de miedo, y de ahí que el valiente se constituya en el vencedor del miedo.



El miedo ayuda mucho, porque provoca, cuestiona y remueve para actuar y reaccionar frente a cualquier circunstancia de la vida.

El hecho es , creo, no tenerle miedo al miedo, si llega, llegó, y hay que darle la bienvenida y echarlo con la diplomática inteligencia que exige cómo salir de un problema, y los artistas en general, trabajan con el miedo como materia prima.



Un torero tiene miedo a la cornada mortal, un enamorado al rechazo del objeto amado.

Un director de orquesta teme que desafine algo, un cirujano a que se le muera el paciente en pleno quirófano.

El santo al pecado. Un filósofo naturalmente a la certeza. Y cómo olvidar a Wagner con su temor expresado en una frase: “Si el público no enloquece después de escuchar mi música, he fracasado”.

Y así hasta el infinito.

No sé porque ahora he abordado este tema, quizá porque acabo de reconocer que soy muy valiente precisamente porque soy temeroso, y casi siempre me zambullo en la ola, la que sea, para no ahogarme, cualquiera sea su naturaleza, porque no tengo más remedio.



Uno de los miedos mayores es a la aceptación social, y paradójicamente son más aceptados los que no les interesa dicha a aprobación.



Sin embargo el tema jala a colación porque un miedo que ya se ha vuelto en pánico en mi país son las próximas elecciones presidenciales.

Han pasado a la segunda vuelta dos personajes oscuros, con biografías impresentables, con planes de gobierno endebles y cambiantes, y que Vargas Llosa ha resumido como que los peruanos nos enfrentamos a escoger entre el cáncer y el sida, y es grave que un país sienta miedo, que las masas sientan miedo por ambos candidatos, entre un golpista y una autoritaria.

El problema Hamletiano vivirá en el país durante cinco años, y es una pena, salvo que el ganador tenga un ataque de ponderación y que gobierne para evitar el miedo en un país, que con ese miedo se congelaría o huiría.



Y aterrizo en lo doméstico, en lo local doméstico personal, y por ende universal en tanto humano.

Mi miedo circunstancialmente ahora como articulista no es el de la página en blanco, si no al tema en blanco, que creo es peor.

Pero también a la pérdida de la lucidez, asumiendo que la tengo claro está, porque a mí siempre me costó muchísimo trabajo escribir, pero sobre todo el hecho de no aportar nada.

¿Y usted, a qué le tiene miedo? No se preocupe, porque el miedo es la partida de nacimiento de algunos valientes por todo lo antes dicho.

Usted elija en qué bando está, porque mi miedo acaba de terminar porque al fin puedo poner la palabra fin a este artículo que espero sepan perdonar.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores