Otro Angulo 

 

Fernando Olea

+3
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
ES

viernes, 7 de abril de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Es impresionante la imagen que solemos proyectar. Justa o injusta, no nos salvamos de proyectar alguna característica predominante de nuestra forma de ser, de nuestra personalidad.

Luego de una primera clase con un grupo nuevo cuando me toca enseñar, muy de contrabando, hago una encuesta por escrito sobre mi imagen, y constato con pudor, que los resultados son halagadores, y no los culpo, son muy jóvenes, inexpertos y muy influenciables todavía.

Y lo que he hecho en ese primer encuentro prácticamente es una puesta en escena, un despliegue de recursos (de algo me sirvió estudiar y trabajar en teatro) para que no se me aburran, para que no decaiga en ningún momento la atención.

Luego, atrapados e ilusionados, y muy estimulados, la segunda clase ya fluye como un río natural.

Es impactante darse cuenta que con los años (lo digo por mí) como uno empieza a comunicarse con mucha síntesis y solo cuando es necesario, sin que ello signifique perder la pasión.

La tendencia es dejar hablar al otro e intervenir solo si es necesario, si no para qué.

Antes interrumpía, iba al ataque, me adelantaba pretendiendo adivinar lo que quería decir el otro.

Ya no. Agota, y no lleva a ninguna parte.

Es sobrecogedor reencontrase premeditadamente o por accidente con alguien después de muchos años y darse cuenta que se congeló en el tiempo.

Que se perdió la complicidad, que ya no hay afinidad, que ya es imposible continuar con la charla.

Solo queda el recuerdo de aquella relación, cuando funcionaba.

Es imposible no soñar. Sentir como la libertad irrestricta de lo inimaginable se hace tangible y se vuelve en un refugio donde uno puede permanecer cada vez más tiempo, sin importar que tal tarea puede asomar a la frontera de la locura como quien ve la profundidad de un gran cañón.

Es increíble como la lista de nuestros muertos se va engrosando, sin alcanzar a entender todavía la frase “Ayer estuve con él y ya no está”

Es mágico poder seguir viviendo cuando con inteligencia construida a fuerza de sufrimiento, uno al fin, pero no de forma definitiva, y mientras dure, le va encontrando la fórmula del bienestar, esa que tiene que ver con el hecho de que el gozo nunca se apague y nos procure una vida por qué no, como si fuera una aventura cinematográfica con toda la adrenalina vibrando siempre, en sus diferentes intensidades .

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores