Horrores Educativos

 

 

David Díaz 

+7
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Aceptar errores

viernes, 21 de abril de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Errar es humano, aunque muchos abusamos del privilegio; a través de nuestros errores tenemos la oportunidad de reflexionar y aprender algo, lo que sea; pues al revisar las consecuencias de una acción, es inevitable esperar que eso implica una consecuencia.

Desarrollar la capacidad de reconocer y aceptar nuestras equivocaciones amplia, en el papel, nuestra visión de la realidad, pues ello nos impulsa a tomar una postura autocrítica para asumir la responsabilidad y, con ello, entender que hay personas afectadas por las consecuencias de nuestros actos.

“Un error lo comete cualquiera”, versa el dicho, pero cada equivocación hiere nuestra autoestima, y nos genera una pena con el otro, porque siempre resulta vergonzoso que alguien descubra nuestras limitaciones.

Algunos padres, por ejemplo, temen reconocer un error frente a los hijos so pena de perder autoridad o respeto, cuando en realidad, no sería más que un gesto de humildad que eventualmente sería mejor valorado.

Aceptar una equivocación es, de facto, complicado; pues evidencia nuestras limitaciones y nos ubica en lugares en los que probablemente no queríamos ser puestos; en otras ocasiones simplemente quedamos paralizados por el miedo a volver a caer en falla, o se da el caso en que, en vez de asumir nuestra responsabilidad, busquemos culpar al otro de nuestras limitaciones.

Entender que una equivocación nos da la oportunidad de aprender es, en principio, un ejercicio de madurez que no todos están dispuestos a asumir; aunque ello signifique una opción para ser auténticos, tomar decisiones más acertadas o concede el permiso para seguir adelante con nuestras vidas de manera más segura y con mayor confianza.

Hay errores que, para un destino, para una vida, resultan muy graves; eso nos hará vivir el resto de nuestros días con vergüenza, con una terrible impotencia; aún en ese escenario, no es correcto huir de la responsabilidad, ni vale la pena ponerse agresivo o a la defensiva.

En la medida de lo que se pueda, hay que tratar de reparar el daño de la forma más digna posible, aunque eso signifique un esfuerzo doble o triple; aunque todo parezca perdido.

Reconocer una equivocación no es, bajo ninguna óptica, señal de debilidad, ni eso hará que se nos pierda el respeto; ¡No!, asumirlo nos permite crecer y madurar internamente; mejor ver cada error como una oportunidad de crecimiento.

Hay errores que nos acompañarán toda la vida, pero está en nosotros hacer lo mejor posible para, aún en ese supuesto, seguir adelante con sueños, esperanzas, vida misma.

horroreseducativos@hotmail.com

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores