La sexoteca de Eugenia 

 

Eugenia Flores 

+4
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Incoherencia Sexual

lunes, 24 de abril de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Hola amigos de PODER. ¿Cómo están? Bienvenidos de nuevo a La Sexoteca de Eugenia.

Hoy quiero hablarles un poco de lo incoherentes que somos , en cuanto a temas de sexualidad se refiere .

Definitivamente, las personas, ustedes que me leen, los que me escriben, los que me pregunta n o se acercan, me dan mucho para pensar sobre este tema.

Les pondré un ejemplo.

Continuamente recibo cartas de hombres y mujeres, planteándome situaciones de conflictos que están viviendo en sus vidas eróticas, en sus vidas sexuales.

Ya sea porque la excitación no llega, o se ha perdido el deseo por el otro, o el orgasmo no ha llegado, o hay precocidad, o no coinciden en los tiempos ni en las ganas, en fin, todas son historias diferentes que tocan el mismo tema: “no soy feliz sexualmente”, “no tengo la plenitud o el bienestar que deseo”.

Adolescentes con dudas, cuyos padres los ignora en este y muchos otros temas.

Mujeres decepcionadas o con conflictos con su propia sexualidad. Mujeres que no se sienten atractivas, que se sienten con apatía hacia las relaciones pero al mismo tiempo las quieren tener y disfrutar . Represiones.

Desinformación. De todo, realmente me llega de todo tipo de historias.

Cuando hablo con estas personas, y les hago ver la importancia de la educación sexual, y de la terapia o asesoramiento sexual, de no solamente hablar de sexualidad, (que eso lo podemos hacer todos), sino de PENSAR la sexualidad, los sexos; cuando les invito a leer, a acudir con un sexólogo (no necesariamente conmigo si no quieren , con el que les guste, pero que vayan ), y trabajen eso que les crea conflicto, les causa infelicidad o les inquieta…, me sorprenden con un: “bueno yo le aviso”, “lo que sucede es que no tengo dinero”, “lo que pasa es que mi pareja no quiere”, “me da flojera leer”, “me da vergüenza ir con un sexólogo”, “qué van a pensar de mi” .

Analicemos cada una de las respuestas más frecuentes :

“Bueno, yo le aviso” : Q uizá intenta decirme: yo esperaba que me diera un consejito, para resolver mi problemón.

(Así, como varita mágica, como el que lee una revista femenina y cree que dentro encontrará la solución a lo que le sucede).

“Lo que sucede es que no tengo dinero” : Este es el mejor pretexto para evadir.

Porque para las uñas, el futbol, la cerveza, la reunión, los tenis de moda, las salidas, vacaciones, para eso sí que hay siempre.

Lo veo en sus redes sociales. Se nota, que más bien lo que no tienen es intención de enfrentar, re conocer esa parte fundamental que es la sexualidad, reconocer que efectivamente, nos hace falta sentirnos plenos en esa área de nuestra vida, y trabajarlo.

Vaya, lo que no tienen son ganas.

“Lo que pasa es que mi pareja no quiere” : ¿Aún pides permiso? ¿Cómo cuando estabas con mami? Si tu pareja no quiere, pues que no vaya.

¡Ve tú! ¡Trabaja tu vida sexual y erótica tú, que la que lo padece, o el que lo padece, eres tú! En ocasiones, conozco parejas, donde una de las partes ya ha detectado el conflicto y busca ayuda . Ya sabe que tienen que trabajar lo, ponerle atención . Pero la otra parte no le da importancia, piensa que exagera, no se siente igual de mal que el otro, etcétera.

A esas personas les digo siempre, que no es justo ninguna de las dos cosas que están pasando.

No es justo ni que tu pareja minimice tus necesidades, ni que permitas no hacer nada porque el otro no quiere.

“Me da flojera leer” : Muy bien, entonces sigue como estás y no vuelvas a escribirme.

¿Hasta qué punto, tenemos lo que nos merecemos?

“Me da vergüenza ir con un sexólogo” : ¿Te da vergüenza ir con el dentista y tener dientes con caries? No, claro que no. Pero este tipo de comentarios nos dejan ver que nuestro país, aún vive en tiempos de Don Porfirio, donde lo que tenemos entre las piernas era motivo de vergüenza, porque nos permitía disfrutar, pero era prohibido, era pecado, era “enfermo”, y disfrutábamos con culpa.

Me parece que seguimos igual que en aquellos tiempos. Con teléfonos y casas inteligentes, pero al parecer, son más intelig entes las cosas, que nosotros.

“Qué van a pensar de mi” : Depende a quién le cuentes. El sexólogo no va a juzgarte, ni a etiquetarte, ni se asustará con nada de lo que le cuentes.

Si es a tu pareja, pues si no te entiende, ahora tienes más motivos para ir con el sexólogo.

Y no creo que vayas a las oficinas de PODER y preguntes cuánto cuesta colocar un anuncio para avisar que vas a ir con el sexólogo.

Me parece que, como sucede muchas veces, el principal obstáculo a vencer, es uno mismo.

En mi cabeza está lo que yo supongo que el otro pensará sobre mí, y lo convierto en algo real, pero siempre de forma negativa.

Por qué no pensar, que si le cuento a mi compadre o a mi compadre, voltearán a verme y pensarán “ eso es exactamente lo que yo desearía hacer ”.

Y en todo caso, ¿importa lo que piensen los demás? ¿O importan tus necesidades?

Lo que trato de decirte con todo esto, es que pienses en el título de este artículo :

¿Pueden el bienestar, el placer, la felicidad, existir en la ignorancia?

¿Cómo puedo, desde la ignorancia, comprender lo que me pasa y evitarlo?

¿Cómo puedo saber lo que es un mito y lo que es real?

¿Cómo puedo, desde la ignorancia , impedir que los medios de comunicación , las modas, las personas, nos engañen, y solo trasladen su ignorancia hacia mí, aumentando mis conflictos?

¿Para qué están ahí las ciencias y los científicos? ¿Para ser ignorados, o para ayudarnos a comprender lo que ellos dedican años en estudiar y comprender?

¿Por qué pensar que lo se todo? ¡No hay quien sepa todo! Y de aprender y estudiar terminamos el día de la muerte.

De nosotros depende, tener lo que creemos merecer. De nosotros depende tener la plenitud sexual que creamos merecer.

De nadie más. Ni de los gobiernos, ni de mis padres, ni de mi pareja. Ni de mi economía ni d e nadie.

Solo depende de nosotros mismos.

Les mando un fuerte abrazo, y nos leemos la siguiente semana aquí, en La Sexoteca de Eugenia, y recuerda que: “El mayor placer, te lo da el saber”.

Eugenia Flores, Educadora Sexual y Sexóloga.

www.eugeniafloresoficial.com

contacto@eugeniaflor esoficial.com

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion