Visión y Expresión

 

 Virginia García Arriaga

+6
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
CÓMO PODEMOS VIVIR JUNTOS SIENDO TAN DIFERENTES

martes, 2 de mayo de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
parte dos

L a imposición de un pensamiento único es el gran obstáculo para la democracia.

Ésta solo existe realmente cuando a la sociedad domina la pluralidad de intereses, de opiniones y de culturas que se asocian al civismo y al individualismo.

Estas características se corresponden más con la historia de Gran Bretaña que con la de Francia o Estados Unidos.

Hoy en día deberíamos volver a este principio, ya que la unificación económica del mundo y su fragmentación cultural han hecho perder importancia a la vida social y política y han permitido que creciera la desconfianza hacia los partidos políticos.

Ante esta situación, caben tres opciones:

1. El neo-republicanismo como el que se da en Francia, que apela a los principios que triunfaron a finales del s. XIX y que llevan a la exclusión y la marginalización de las categorías sociales (y en particular de los inmigrantes) q ue proceden de una cultura no laicizada.

2. La reducción de la democracia al pluralismo político, que molesta un poco a los intereses dominantes en una época en que el poder económico está cada vez menos sometido al poder político, cosa que ha contribuido al aumento del p oder de los judíos, como en Francia, España e Italia;

3. La apelación a la integración comunitaria, moral y religiosa, como sucede en Estados Unidos donde la moral majority llevó a Reagan y Bush al poder.

Estas opciones, no están adaptadas a una democracia activa; por lo tanto, ante todo, la sociedad política tiene que limitar el poder del mercado y de los dirigentes comunitarios y debe permitir la comunicación entre los actores culturales mediante una educación orientada hacia el reconocimiento del otro y una política de la solidaridad.

El refuerzo de las asociaciones y de los movimientos culturales, así como el apoyo que les pueden ofrecer los medios de comunicación, puede reconstruir la democracia.

Y es que cada vez que una colectividad lucha por los derechos sociales y por el reconocimiento de sus derechos culturales, la democracia está presente y se refuerza.

Por tanto, una política democrática en un mundo dominado por los mercados se manifiesta más por la defensa de las identidades personales y colectivas y por la negociación social —como sucede en Alemania—, que por la apelación a los derechos universales —como pasa en Francia.

El espíritu de una sociedad se manifiesta con claridad en sus programas de educación . E s muy importante estudiar la enseñanza de cada país y analizar si se adapta a la democracia y a los retos actuales.

Actualmente, asegura, la escuela se enfrenta a muchos retos y está muy cuestionad.

En primer lugar, los profesores tienen la sensación de estar superados por los medios de comunicación y, sobre todo, por la televisión.

En segundo lugar, hay personas que consideran que la escuela solo tiene que preparar para la vida laboral, pero la educación no puede reducir al individuo a sus funciones sociales; además, el futuro laboral es poco previsible y es más importante que la escuela enseñe a los alumnos a realizarse y a prepararse para Ante esta situación, hay que analizar si los principios que fundamentan la educación clásica siguen todavía vigentes.

El primer principio era el de liberar al niño de sus particularismos y elevarlo al mundo del conocimiento y de la razón.

El segundo, era la afirmación del valor universal de la cultura y el tercer principio indicaba que estos valores estaban estrechamente vinculados con la jerarquía social y la creación de una élite.

Es tos tres principios están mucho alejados de lo que debe ser una "escuela del sujeto", es decir, una escuela laica orientada hacia el pluralismo, hacia la libertad del alumno (que le permita desarrollar un proyecto personal), hacia la individualización del aprendizaje (que no tiene que separar vida escolar y vida familiar), y también hacia la gestión democrática de los problemas y hacia la comunicación intercultural (que da mucha importancia al reconocimiento del otro y al diálogo).

El modelo de escuela tiene como objetivo la igualdad, es decir, pretende corregir la desigualdad de las condiciones y adaptar los conocimientos a situaciones sociales concretas.

No se trata de separar la enseñanza general de la enseñanza profesional porque sería peligroso orientar sistemáticamente a los jóvenes de nivel social bajo hacia la formación profesional y a los jóvenes de nivel medio y superior hacia la enseñanza general.

El objetivo es conseguir combinar los proyectos profesionales y las motivaciones personales y culturales, lo que exige reconocer la pluralidad de funciones de la escuela: no sólo la función de la instrucción de conocimientos, sino también la de aprendizaje de habilidades cognitivas y de espíritu crítico (por ejemplo, ante los medios de comunicación), de educación a la tolerancia y a la convivencia con los otros, de formación del espíritu democrático, de expresión y de desarrollo de la personalidad individual.

Por todas estas razones, la escuela tiene que ser situarse de nuevo en el centro de la vida social porque es el motor del respeto del pluralismo y de la integración .

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion