TRAS LA SENDA DE ULISES

 

 Pedro Daniel García Muciño

+6
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Hacia una política cultural: tiempo de propuestas (Ultimo)

lunes, 22 de mayo de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Contacto: @PedroDaniel GM

Las dos entregas precedentes se han centrado en diversos ejes y acciones que darían base a una política cultural deseable a nivel local, partiendo de principios esenciales y ajustando se a temáticas concretas como la convivencia, la identidad y el desarrollo.

Cierra esta serie de columnas, además de todo el serial dedicado a política cultural, las reflexiones sobre el último de los ejes: Cultura con Gobernanza donde se vislumbra n escenarios comparativos ideales que bien vale la pena seguir como aspiración y modelo.

De inicio, la gobernanza es un componente que , con cada vez mayor auge, se integra a las acciones y decisiones de la esfera pública; abarca aspectos como la planeación con visión estratégica, la medición y seguimiento con indicadores reconocidos, la transversa lidad y participación ciudadana en la toma de decisiones y corresponsabilidad con actores vinculados (especialmente de la sociedad civil organizada) , particularmente en las esferas regionales, municipales y comunitarias.

Todos, e lementos que conjugados desde las políticas culturales, revisten de mayor empuje porque rompen paradigmas tradicionales donde los procesos de creación, planeación y toma de decisiones son regularmente centralizados, dando paso a esquemas abiertos y transparentes, que aplicados con alcances reales y efectivos , repercuten en mayores resultados, al tiempo que gana la confianza de l os involucrados y el tan deseado respaldo social.

Para ello, es indispensable modificar patrones de conducta, procesos administrativos y usos reiterados en la operación de los aparatos culturales, dando paso, en el marco de la legalidad, a nuevos esquemas donde la creatividad sea incentivada, los creadores, artistas, promotores y gestores cuenten con canales abiertos de participación e interacción, que asumiendo retos presupuestales y financieros, reciban opciones para desarrollar acciones en conjunto, generando sinergias positivas, donde todas las partes involucradas ganen, justo por la capacidad de contribuir de la mano y compartir esfuerzos.

Esta visión parte de enraizar un a relación constructiva y de amplio alcance con la sociedad civil organizada , como una aliada dentro del proceso creador y promotor de bienes y servicios culturales, la cual debe asumir compromisos compartidos, aportar para el desarrollo de proyectos elementos novedosos, labor o incluso recursos, logrando de este modo que su papel transite, salvo honrosas excepciones actuales , de la pasividad, la crítica o el conformismo, a la acción coordinada y con objetivos, donde justo la sociedad civil s e transforme en el c imiento que de continuidad a plane s o programas, evalué alcance s , oriente en las directrices a seguir y claro, sea medio para la expresión y presentación de acciones cuya repercusión salga de los públicos tradicionales para permear más allá.

Una sana relación se basa en la honestidad y la transparencia, por ello, es esencial contar con canales claro s y con capacidad de decisión, donde con la participación de representantes de la sociedad organizada, valoren, promueva n, modifique n o desechen ideas y proyectos que busquen cabida o financiamient o desde la esfera pública, ello s in perder de vista la necesidad de generar convocatorias especificas o categorías en los fondos ya existentes , que sea n un medio para impulsar la presencia de grupos, colectivos, organizaciones civiles, patronatos y todo grupo formalizado o no , que desee sumarse a los esfuerzos culturales, en cualquier disciplina o rama.

Paralelam ente, con igual rol protagónico , se ubica la corresponsabilidad y respaldo a las iniciativas que ejecuten desde su esfera de competencia distint os entes dedicados a la cultura , especialmente las instancias municipales, cuyo panorama es diverso, plural, institucionalmente y financieramente asimétrico, incluso con poca claridad en sus funciones, alcances y titularidad, pero cuya cercanía con la sociedad y capacidad creativa son claras y valiosas, sin duda una base que debe aprovecharse para trabajar con cercanía y empatía.

En muchas ocasiones, la relación se da en el plano de lo in formal, sin alcance s reales o medibles, en otros, es una abierta competencia, marcada por un celo infructuoso en que cada quien puede o no lograr metas , y en otras más se manifiesta la subordinación y distancia, que envía, organiza o p lanea acciones sin tomar en cuenta las realidad local , convirtiéndose en un esquema centralizado, poco amigable y que solo ahonda las naturales diferencias de enfoque o visión.

Es deseable modificar estos modos de a ctuar para transitar, con respeto y armonía a un esquema de agendas compartidas, con una suma de objetivos, que fomente la cooperación logística y económica, para lograr una difusión que se multiplique y permita lograr impactos mayores justo por la suma de todos los involucrados.

A la par, es esencial que la profesionalización de quienes ejecut an acciones en materia cultural (que abarca a funcionarios estatales como municipales ) , particípen de los nuevos enfoques g lobales en la materia, a la vez de fortalecer habilidades esenciales como planeación, comunicación, relaciones interpersonales, organización con base en resultados y evaluación proactiva.

Con lo anterior, cada perfil según su campo de acción, se vuelve un activo que asumiendo su responsabilidad colabora en mejores condiciones, con enfoques de largo plazo, qu e no se modifiquen o transformen tras la renovación de autoridades, sino que exista una base de expertos permanente, que dé continuidad y conserve el rumbo en las instituciones culturales.

Finalmente, l a p laneación, el seguimiento y la evaluación deben orientarse al logro de objetivos y metas, que den resultados medibles con nuevos enfoques, no únicamente cuantitativos, sino que trasciendan para lograr impactos sociales que sean soportados con parámetros mundiales como los indicadores planteados por la UNESCO para la medición de la cultura , que además contribuyen a l logro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por la ONU, en los cuales la cultura y el arte poseen un rol protagónico y transversal, s iendo fundamental , fomentar nuevas metodologías, acompañadas de la suma de actores conocedores, que orienten y den soporte a l o que se hace, para pasar de la ocurrencia al impacto positivo, edificante y socialmente responsable que los bienes y servicios culturales bien ejecutados aportan .

A la par de estas reflexiones, no es de negarse la cantidad de ejemplos que dan cuenta del papel renovado que la cultura ejerce en la toma de decisiones públicas, mismas que con el respaldo de la sociedad civil se ha convertido en un agente transformador de las comunidades, tal es el caso del Ministerio de Cultura en Francia, cuyo protagonismo y visibilidad es destacable , colocando al país en la vanguardia en comunicación, renovación de contenidos, coparticipación con la iniciativa privada, el patrocinio, el enfoque a público infantil, la formación de públicos, la diversidad, plu riculturalidad y la tolerancia.

Un ejemplo a seguir en muchos aspectos.

Finalmente, como se señaló líneas arriba, esta columna cierra una serie de reflexiones cuyo objetivo en todo momento ha sido servir como base a mayores y necesarias discusiones en materia de promoción y gestión de la cultura desde la esfera pública, un esfuerzo inacabado en México, que se ha caracterizado por los avances y retrocesos, algunos dramáticos , otros errantes, pero en todos los casos, con repercusiones en la consoli dación de una política cultural que aún le queda mucho camino por andar, y que inevitablemente necesita de la participación proactiva de todos los que com o u n servidor, valoramos la cultura como alimento y fuente de felicidad, que enriquece el alma y transforma a las personas y sociedades (Fin)

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion