TRAS LA SENDA DE ULISES

 

 Pedro Daniel García Muciño

+7
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Lecciones mexiquenses: una perspectiva del 4 de junio

lunes, 12 de junio de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
El pasado 4 de junio, más de once millones de mexiquenses estuvimos llamados a las urnas para elegir por medio de nuestro sufragio, al próximo gobernador del Estado de México para el periodo 2017-2023, elección que por su trascendencia local y nacional, se volvió el foco de atención de miles, reuniendo a su rededor múltiples visiones y análisis diversos sobre el curso que todo el país tomaría tras los resultados de la misma.

Con todos estos ingredientes, además de la natural polarización, las luchas internas de grupos y facciones, los innegables contrastes de nuestras regiones y zonas, la presencia de actores de diversos perfiles y el exacerbado uso de los medios informativos inmediatos, como las redes sociales, hicieron que esta elección fuera por todos los flancos comentada, discutida y analizada, pero muy probablemente la menos informada y precisa, ya que abundaron las diatribas, las descalificaciones y el auguro de conflicto tras el cierre de las urnas, que nada beneficia a nuestra vida democrática.

Con todo lo anterior, el domingo pasado más del 50 por ciento de la lista nominal acudió a las urnas, superando la expectativa de participación, siendo de inicio un hecho destacado, que se olvida facilmente en medio de la descalificación y el encono, pero que reviste toda la importancia, porque sin ser números ideales para una elección de gobernador como sucede en otras latitudes donde vota más del 60 o incluso hasta el 80 por ciento de los electores; no es un número despreciable para un estado como el nuestro con millones y millones de habitantes.

Igualmente, la instalación de prácticamente la totalidad de las casillas, merece reconocerse, ya que quienes hemos tenido la fortuna de recorrer nuestro heterogéneo territorio sabemos que existen amplias diferencias y dificultades particulares que hacen de este ejercicio algo complejo y valioso, el cual no exento de los naturales atrasos, manifiesta tras de sí la presencia de miles de ciudadanos a cuyo resguardo está el proceso y que sacrificando su domingo, quienes son los actores principales de esta jornada, siempre presentes desde la recepción del material electoral hasta llenar el escrutinio y cómputo, además de estar vigilados por representantes de todas las fuerzas políticas, que difícilmente permiten fallos o errores que impacten la jornada.

Por ello, para el estado de las grandes cifras como lo es el Estado de México, estos factores no deben pasar desapercibidos, porque al hacerlo se subestiman millones de voluntades que libre y responsablemente protagonizan la jornada electoral.

Con igual peso los partidos políticos hicieron una campaña que difícilmente dejó indiferente a la sociedad, todo dentro de un margen de libertad y respeto, donde los candidatos expresaron sus proyectos y propuestas, recorrieron la entidad, utilizaron los medios de difusión a su alcance, participaron en dos debates presenciales e hicieron lo que cada cual estimo pertinente para atraer a los electores hacia su causa.

Acciones igualmente importantes, ya que nadie puede con sustento hablar de unas elecciones donde la expresión, la reunión y la libertad no imperaron, siendo responsabilidad y habilidad de los protagonistas haberla o no aprovechado para el beneficio de sus aspiraciones.

Así, después de conocer los números que arrojaron tanto el Conteo Rápido como el Sistema de Resultados Preliminares, y el cómputo distrital celebrado el pasado miércoles, los resultados no dejan duda de las intenciones que los electores transmitieron desde las urnas, que pueden resumirse en un deseo de cambio, que logra materializarse de forma cerrada en la expresión política que más garantías de estabilidad dio a los ciudadanos, pero que muestra claramente una panorama político donde desaparecen de momento las mayorías, irrumpen nuevas fuerzas que fragmentan y polarizan, y otros conservan sus bases con muy relativos buenos desempeños.

En este sentido, el 4 de junio pasado las mayorías que en su momento se ostentaban así, resultaron divididas, transmitiéndose votos de una fuerza a otra, sin duda como señal de rechazo, distancia o enojo hacia la opción política que por décadas gobierna nuestro estado, un resultado que obliga a la reflexión interna para detectar las causas por las que aquellas zonas con alta población que tradicionalmente respaldaba al PRI, modificaron sus preferencias; siendo necesario prestar atención a los perfiles locales, cuyo rechazo o aceptación es fiel de la balanza para los electores frente a la urna.

Con igual frialdad deben observarse aquellas zonas donde aún ganándose a nivel distrital o en la correspondencia municipal, la cercanía con otras fuerzas se redujo considerablemente, incluso votos históricos recibidos fueron notoriamente traspasados a otras fuerzas, es decir, aun con el triunfo, éste no fue holgado, sino reducido perdiendo importantes cifras de electores que en otro momento respaldaron a esa fuerza y ahora optaron por otras alternativas como fue el caso de Toluca.

El comportamiento electoral de la ciudadanía debiera motivar eflexiones de fondo y toma de decisiones contundentes, que destierren la simulación, el conformismo, la carencia de perfiles presentables, y claro, los resultados durante el gobierno que acercan o distancian a la ciudadanía y que sobrepasan los servicios públicos básicos o la pavimentación de calles, tocando esferas como la promoción de la cultura y la protección al medio ambiente y el cuidado de aquello, que es parte del imaginario y patrimonio colectivo de los habitantes de cada rincón del estado.

Con todo, no hay que dejar de reconocer que en el desgastante proceso electoral vivido en los últimos meses, el esfuerzo y la entrega de muchos ha quedado evidente, la convicción y el compromiso de muchos hizo que sus candidatos se posicionaran de tal forma que lograron trastocar el hábito del abstencionismo, y fue gracias a ellos en su conjunto que hoy hay de entre los contendientes un resultado de triunfo a favor de Alfredo Del Mazo Maza, que se inscribe como el próximo gobernador que deberá representar las causas, intereses, preocupaciones y aspiraciones de una sociedad dividida, pseudoinformada, hiperconectada y muy sensiblemente necesitada de autoridades que conozcan, comprendan y sobre todo sepan responder de manera eficiente a los reclamos de un estado tan complejo pero a la vez extraordinario como el nuestro.

Con respecto a la irrupción de nuevas fuerzas, es innegable la presencia creciente del Movimiento de Regeneración Nacional, que montado en la popularidad de su presidente, única voz y figura centralísima de su organización, han hecho del descontento y la polarización la narrativa vital de su discurso, atrayendo con ello a sectores sociales diversos y en algunos casos sorprendentes, como lo es el sector profesional que han alcanzado a creer en la posibilidad de fraudes cibernéticos o la manipulación de las boletas; hechos inverosímiles en tiempos donde todo el proceso es vigilado por ciudadanos, pero que desafortunadamente se inscribe en tiempos de redes sociales y noticias falsas, en que fácilmente cualquier duda o incluso montaje se da por hecho, dándole resonancia y una magnitud mediática, que esta fuera de toda proporción real.

El caso de Morena, es igualmente paradójico, porque asumiéndose como defensor de causas populares y sociales, es a la vez, ejemplo de exclusión, sectarismo y carencia total de autocrítica, que no propone por el contrario destruye, y claro, que no acepta resultado diferente que no sea su triunfo incuestionable.

Aún así, su existencia es sana para nuestra vida democrática, sus dichos y sus formas de actuar no lo son, porque alteran y rechazan lo que no les convenga, haciendo de la declaración infundada, la prueba imprecisa y la descalificación constante una regla que nada aporta al deseo profundo y autentico de millones de personas que aspiramos a un país mejor.

Por último, es necesario justipreciar los alcances reales de los dos partidos antagónicos, pero con importante presencia en el Estado de México, iniciando por el PAN, que siendo en su momento un partido que recogía buena parte de las preferencias electorales, particularmente en zonas urbanas como el llamado Corredor Azul del Valle de México, hoy desciende a un nada honroso cuarto lugar de preferencias electorales, sin embargo, sus números no distan mucho de sus votaciones históricas para elecciones de gubernatura, mostrando más que un descenso estrepitoso, una capacidad terrible para reinventarse y volverse atractivos de nuevo.

En la misma lógica el PRD, conserva su bastión histórico en el oriente de la entidad: Nezahualcóyotl, crece como tercera fuerza en diversas localidades, de nueva cuenta como en Toluca, donde gana algunas secciones, pero en números absolutos aún con la relativa buena presencia de su candidato, no supera los techos históricos de votación recibidas en elecciones similares.

Una ilusión que confirma, por un lado que el ruido mediático puede trascender y dar algún resultado, pero que las bases no se mueven más allá, haciendo artificial y desafortunada la buena racha que pueda tener un candidato.

Este análisis no busca otra cosa que obligar a todos a reflexionar, desde la posición ideológica donde cada cual se encuentre, porque es innegable que la entidad habló de forma diferente y atípica en los comicios pasados, llamando a todos a poner en marcha, tanto a nivel interno como externo, profundos procesos de transformación, mejora y renovación.

Porque algo es seguro la sociedad vigila cada vez más, espera y exige lo que legítimamente merece de su gobierno, y éste debe prestar atención a la critica o censura de la sociedad a la que representa, incluso si no fue votado por ella.

Siendo esto una ventana de oportunidad para entiender el llamado que los ciudadanos hacen a toda la clase política, de todos los partidos, exigiendo lo único que garantiza resultados diferentes o esperados, resultados contundentes que lleguen a la población e impacten en mejorar su vida cotidiana.

Mientras siga esperando mejores servicios, acciones con continuidad que no se reinvente cada tres o seis años, transparencia, rendición de cuentas, honestidad y eficacia, el terreno seguirá siendo fértil para aquellos que desde la fácil posición de la crítica y la destrucción, apuestan por desbordar nuestros avances democráticos, apostando por un ejercicio personal y único del poder, donde desaparezcan las libertades ganadas y la voz de un sólo hombre, sea la que dicte los destinos nacionales.

Normal 0 21 false false false ES-MX JA X-NONE <!-- /* Font Definitions */ @font-face {font-family:"Cambria Math"; panose-1:0 0 0 0 0 0 0 0 0 0; mso-font-charset:1; mso-generic-font-family:roman; mso-font-format:other; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:0 0 0 0 0 0;} @font-face {font-family:Calibri; panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-536870145 1073786111 1 0 415 0;} @font-face {font-family:"Arial Narrow"; panose-1:2 11 6 6 2 2 2 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:647 2048 0 0 159 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:10.0pt; margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:Calibri; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES-MX; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; font-size:11.0pt; mso-ansi-font-size:11.0pt; mso-bidi-font-size:11.0pt; font-family:Calibri; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES-MX; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoPapDefault {mso-style-type:export-only; margin-bottom:10.0pt; line-height:115%;} @page WordSection1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.WordSection1 {page:WordSection1;} --> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:Calibri; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-ansi-language:ES-MX; mso-fareast-language:EN-US;}

Sin duda enfrentamos un reto, ojalá todos estemos a la altura, porque en ello se juega el destino del México presente y futuro.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion