La sexoteca de Eugenia 

 

Eugenia Flores 

+11
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Y todo por quererte

lunes, 26 de junio de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Hola amigos de PODER.

Esta tarde una chica de 21 años, me contó lo mal que se sintió cuando al llegar a su casa a la 1 am, su madre la recibió con cara de pocos amigos y muy molesta.

¿Por qué me recibió así si todo el tiempo supo dónde estaba? ¡Nunca dejamos de estar en contacto! Todo el tiempo traje el celular conmigo, y me estuve reportando avisándole cada uno de mis pasos.

¡Realmente me siento muy mal que me haya regañado! ¡Trabajo y estudio! ¡Sólo quería un poco de relax!

De acuerdo, el relax es algo necesario. Pero de pronto recordé un poco cuando a mí me pasó eso (o a alguno de mis hermanos).

Y charlamos al respecto.

Le dije: bueno, finalmente si te fijas, tu madre y tú han discutido por quererse mucho.

Si no te importara tu madre, habrías apagado el celular y decir “¡es mi momento, es mi reunión, tengo derecho a sacar el estrés, quiero que mi madre me deje en paz!”.

Y si a tu madre no le importaras, se acostaría a dormir plácidamente sin importarle a qué hora llegues.

Pero la cosa es que ser mamá (de las de verdad no de las que “se hacen”), no es fácil.

Porque sabes que eres responsable de esa vida. Vida que además amas. Y mortificarse si es de madrugada y no llegas es parte de eso.

Aunque estés en contacto. Ella sabe que podría siempre pasarte algo en el camino a casa.

Así que lo que tenemos, son dos personas enojadas. Una que ha regañado a la otra por llegar tarde.

Y la otra con sentimiento por haber sido regañada inmerecidamente. Y todo, por preocuparse la una por la otra.

Por quererse.

Lo que debemos de manejar, en estos casos es siempre la comprensión. Ponernos en los zapatos del otro.

Y comprender que ninguno actuó así por ser malo o mala.

Sino por querernos tanto.

Ahora que la edad me lo permite, comprendo perfecto las angustias de mis padres. La responsabilidad de cuidar aquello que amo, puede causarme estrés… y entonces me tenso… y discutimos.

Pero no dejemos que esas discusiones se conviertan en resentimientos, porque entonces serían unos “resentimientos irónicos”, ¿no? Porque vienen del resultado de querernos.

Les mando un fuerte abrazo, y nos leemos la siguiente semana. No olvides pasar a visitar La Sexoteca de Eugenia en Youtube.

¡Excelente inicio de semana!

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores