Del pensamiento
Martha Martínez Salgado
+4
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Obsequios de Paz...

miércoles, 28 de junio de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
A través del tiempo, he sido testigo de que si ofrecemos bienestar a los demás, recibimos lo perfecto para nosotros y para nuestros seres amados; si regalamos una sonrisa a quien esté pasando un momento desafortunado, si ayudamos a los ancianos a cruzar la calle, si cedemos nuestro asiento en el autobús a quien se encuentre discapacitado, si compartimos parte de nuestro conocimiento con entusiasmo, si ayudamos en las labores del hogar de nuestros padres; contribuyendo a disminuir el esfuerzo de quienes amamos, si regalamos un abrazo cotidianamente a nuestros amigos y/o compañeros, si alimentamos a nuestras mascotas con cariño, si evitamos tirar basura en las calles o levantamos un papel tirado en las avenidas por donde caminamos diariamente, sin considerar que es responsabilidad de alguien más, si plantamos algo que nos regale más oxígeno, si valoramos el amor que nos dan los niños y practicamos su autenticidad, su franqueza, su nobleza; escuchando todas sus opiniones y pláticas con respeto; asumiendo que cuentan con sabiduría, si leemos para alguien que ya no puede hacerlo, porque sus ojos están cansados, si regalamos aquello que ya no usamos a quienes lo necesitan más, si dedicamos una fracción de nuestro tiempo para enriquecer la vida de los demás... cada una de estas acciones nos llenará el corazón de alegría y armonía.

Practicando acciones de nobleza para favorecer a alguien más, recibimos “en automático” las llaves del bienestar en nuestra vida; incluyendo satisfacción por la práctica de actividades cubiertas de bondad, claridad de pensamiento, armonía emocional, energía positiva, serenidad, alegría, confianza y mucho más…

Cuando usamos la llave del bienestar, aceleramos la promoción de la paz, porque nuestro interior, se llena de magníficas y virtuosas impresiones de los escenarios en los que intervenimos a cada momento, proyectando un estado de ánimo distinto y regalando actitudes pacíficas.

Estoy convencida de nuestra entera responsabilidad en recibir ofrendas de amistad, hermandad, dicha, calma, abundancia, felicidad… somos nosotros quienes creamos o destruimos, como resultado de nuestras percepciones; podemos iniciar una transformación en los aspectos de nuestra personalidad; esos que dañan, por ejemplo, cuando atacamos a otro u otros, creyendo que son los culpables de nuestra calidad de vida, sin observar lo que estamos dando o generando desde el interior; es válido experimentar cualquier emoción negativa, lo interesante consiste en preguntarnos ¿qué puedo hacer yo, para cambiar mi entorno?

Si nos cuestionamos y examinamos simultáneamente el espacio donde reservamos las “herramientas positivas” como el amor, la solidaridad, la comprensión, la compasión, la fortaleza, la honestidad, la humildad, el autocontrol, la lealtad, estaremos en posibilidad de elegir aquello que fomenta la paz y establece un contacto con los demás; ofreciéndoles habitualmente obsequios de paz…

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Perfil del Autor

Licenciada en Derecho con especialidad en Mediación