La sexoteca de Eugenia 

 

Eugenia Flores 

+12
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
¿Para qué te casas?

lunes, 3 de julio de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Hola amigos de PODER, ¿cómo están? Saludándoles nuevamente, en esta ocasión desde la ciudad de San José del Cabo Y la pregunta ahora es: ¿Para qué te casas o para qué te unes en pareja? El otro día charlando con un grupo de amigos, cada uno se quejaba de diferentes cosas relacionadas con este tema:

-Las mujeres ya no son las mismas

-Los matrimonios ahora fracasan

-Yo no me caso porque me dejan sin mis bienes (era un hombre)

-Todos los hombres son infieles

-Las mujeres solo quieren ser mantenidas y dar problemas

-Los hijos y la mujer se llevan tu dinero

-Mejor solo o sola que mal acompañado

En fin, toda una serie de quejas en torno al tema. Pero, ¿a caso los seres humanos podemos sentirnos plenos sin amor? Un muy bajo porcentaje, quizá.

Pero no la mayoría. Al ser sujetos sexuados, somos sujetos deseantes, es decir, deseamos a ese otro sujeto sexuado igual que yo.

El deseo nace de una necesidad. Y una de esas necesidades, es el amor.

Lo que sucede, es que nos ha ido tan mal, o a personas cercanas les ha ido tan mal, y vemos tantos ejemplos de parejas que terminan rotas por el odio, las mentiras, los resentimientos, las infidelidades, separaciones y divorcios, ¡que nadie desea pasar por una situación así! Entonces nos movemos por el miedo, y preferimos decir –“yo no me vuelvo a casar”, o “yo no me caso por nada del mundo”.

Y no hablo del matrimonio tradicional solamente. Hablo de cualquier tipo de unión, incluyendo la unión libre y las uniones entre personas del mismo sexo, e incluso, triejas (hablando de poliamorosos), etcétera.

Que por cierto, muchos prefieren la unión libre “porque no es un compromiso legal”, y he de decirles que el mejor de todos los compromisos, es el que adquirimos por voluntad y sin que un documento nos obligue a cumplirlo, pero para ello es necesario el ingrediente principal de toda relación: El amor.

Y es precisamente por eso que las relaciones comúnmente fracasan, porque se nos ha olvidado el concepto del amor.

O lo hemos aprendido distorsionado de nuestros padres. Amar realmente es algo mucho más profundo que una simple atracción y deseo sexual, ese te lo puede despertar más de una persona a lo largo de tu vida.

No, no… el amor es más que solo eso.

Para aprender a amar, es necesario reconocer que tenemos heridas del pasado, y conceptos erróneos de lo que es el amor, y sanar.

En una ocasión una chica muy atractiva, de esas del norte, alta, garbosa, de súper cuerpo, me dijo que se había casado porque su pareja tenía dinero, no tenía que trabajar, hacía lo que quería en su tiempo libre, la llevaba de vacaciones y su vida era realmente muy buena.

Ella nunca me habló de amor. Nunca. Años más tarde, supe por unas amigas en común, que el hombre la había dejado por otra más joven y que ella estaba en total y absoluta depresión.

¿Por qué buscamos pareja? ¿Para qué la queremos? ¿Para que nos saque de nuestras broncas financieras? ¿Para tener dónde vivir o con quién viajar? ¿Para no estar solo o sola? ¿Por qué la edad nos corretea? ¿Para tener quien me lave la ropa y limpie la casa? ¿Para tener con quién “coger”? (como me han dicho algunos hombres jóvenes) ¿Para no sentirme sola o solo? ¿Para qué? Quizá obtengas todo esto sin buscarlo el día que te permitas unirte por amor.

Pero si te unes por esto, nunca tendrás amor. Y una relación sin amor nunca será una relación positiva y sobre todo, plena.

Comprender e inculcar valores dentro del núcleo familiar, nos permitirá conectarnos con el amor.

Y conectar con el amor, nos permitirá encontrar la felicidad. Ya sé, seguramente cruza por tu mente la idea: “Para qué ser una persona buena que busque el amor, si el mundo está lleno de gente mala”… De acuerdo, hay mucha gente mala, pero no son todas las personas créeme.

Quizá las buenas personas no se ven muy a menudo, pero las hay. Y son precisamente esas personas las que considero son la esperanza para que este mundo un día toque fondo y salga de nuevo a la luz.

Y no se trata de mundos rosas, se trata de regresar al origen del ser humano: EL AMOR.

Excelente semana para todos. Nos leemos pronto.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores