Otro Angulo 

 

Fernando Olea

+6
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Instantáneas en Automático

viernes, 7 de julio de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Ayer salí a tomar un café con una alumna. En un lugar muy cerca al Instituto donde enseño.

Está prohibido, supongo, pero, igual, necesitaba contarme secretos. Lo implacable de una confesión subyuga.

Escuché. Hablé. La dejé en su casa. Quedo contenta. No recuerdo que le dije.

A veces, solo se trata de escuchar.

Tengo tres gatos. Paco, Tomy y la Negra. Paco es un delincuente. Lo destruye todo, pero es mi favorito.

Duerme en mi vientre todas las noches. Tomy es autista y patán. Una hermosura de felino, y la Negra, flor de dulzura.

Todos los días me reciben durmiendo, y yo despierto a esa pequeña felicidad de la soledad.

Ayer salí con mi grupo oscuro. Prostitutas y narcotraficantes. Nunca había recibido tanto amor.

Son puros en lo suyo y en lo que no les pertenece, y me aconsejan, y muy bien.

Hoy festejaremos en familia el cumpleaños de mi mujer. Comida japonesa. Estará feliz, con sus mejores galas, y ojalá le guste como obsequio mi mejor mirada, largamente ensayada.

He aceptado hacer una pequeña gira, donde daré algunas conferencias sobre Educación.

Soy muy audaz. No domino el tema. Improvisaré. Me entusiasma el riesgo.

Pronto saldré con Paco a tomar café, y se lo presentaré a mi alumna, en el auto prestado de mi amigo narco, y haré la gira con mi mujer.

Vi a una ex paciente. Esta muy bien, y sentenció entre otras cosas, que está enamorada del hombre que todavía no conoce.

Extraño mucho México. Ese ambiente tan estimulante de su gente, de sus calles, esa soberbia autenticidad que no he visto en ningún otro país.

Pronto iré al médico, sospecho lo peor. Ojalá me equivoque. Tengo pánico a los diagnósticos buenos.

Pueden estar errados. Ya me ha ocurrido.

Cada vez que escribo me come la síntesis.

Cada vez que hablo uso menos palabras. Trato de ser económico, con encanto, supongo.

Se me ha dado por vestirme de negro. Me gusta mucho, y a los espejos también.

Cada vez me cuesta más, relacionarme con los demás. Mi grupo es tan pequeño, que a este paso me quedaré con mis tres gatos.

Mi dentista se ha enamorado de mi. Y yo me sigo tratando, aunque no debería.

Mi hija está hermosa. Y su inteligencia me acaricia cada vez que funjo de su chofer.

Me he vuelto adicto a las series televisivas, hasta nuevo aviso.

Me he vuelto a endeudar. Y ya no me preocupa, total, soy una hormiga para el sistema financiero.

Me gusta mi vida. Solo cuando la vivo. Así, como está ahora, hasta el próximo huracán.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores