+1
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Como quitarle el pañal a tu bebé

martes, 8 de agosto de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Cada niño es muy distinto en su desarrollo, asi que les pido que se tomen un tiempo para ver las señales de cada uno de sus hijos, para quitarle el pañal, ya que ésta etapa es muy sensible para el desarrollo inclusive podría afectar hasta la edad adulta.

No todos los niños reaccionan igual en cada etapa de su desarrollo, mientras un niño puede decidir que ya no quiere usar pañal a los 2 años, puede ser que otro no este listo ni maduro para hacerlo sino hasta los 3 años, y eso no quiere decir nada, más que la maduración de cada uno es distinta y habrá que respetarla.

Alrededor del año de edad, un niño comienza a identificar que lo que siente son ganas de hacer pipí o popó, algunos niños están listos para empezar el proceso de retirada del pañal a los 2 años de edad, pero hay otros que no demuestran el más mínimo interés hasta que tienen 3 años o más.



Lo importante es observar si tu hijo empieza a mostrar ciertas señales de que ya está listo para aprender a ir al baño solito.

Sonia Leman experta en Maternidad Plena te comparte algunos consejos útiles para que tomes en cuenta cuando el momento haya llegado, algunas de éstas señales incluyen que tu hijo obedezca instrucciones sencillas.

· Camina y se sienta solo.

· Trata de imitar a los adultos o hermanitos cuando van al baño.

· Puede subirse y bajarse los calzones, o intenta hacerlo con el pañal.

· Salta con los dos pies al mismo tiempo.


No tiene sentido empezar a enseñar a tu niño en un momento en que tú o quién lo cuida no puede dedicarle el tiempo, la paciencia y el buen humor son muy necesarios.

Si hay un nuevo hermanito en casa, o sufres náuseas debido a un nuevo embarazo, este seguramente no es el momento de quitarle el pañal a tu hijo.



Si la presión para enseñarle a ir al baño viene de parte de tu mamá u otro familiar con buenas intenciones, explícales con delicadeza los motivos por los que piensas que ni tú, ni tu niño están listos aún, y diles que prefieres esperar para poder hacerlo con tranquilidad.

Igualmente, si estás fuera de

tu entorno habitual, de vacaciones o pasando una temporada en casa de un familiar, lo mejor es esperar.

Los inevitables accidentes pueden causar tensiones en casa ajena y tu hijo se sentirá menos cómodo que en su propio hogar.



Comprar el equipo necesario te va a ayudar a que tu hijo deje el pañal.

Invierte en un asiento especial que se acopla al inodoro de tu baño, esto le quita los nervios al niño de enfrentarse con el baño grande, a algunos niños les da miedo caerse dentro o les asusta el ruido al jalar, pídele a tu pequeño que te acompañe a comprarlo, asi sentirá que su opinión es importante.

Cuando lo lleves a casa, escribe en él su nombre y déjalo que lo decore o que juegue con él, asi se sentirá más emocionado de pasar a esa etapa.

Si compras un asiento adaptador para el inodoro, revisa que sea cómodo y seguro y compra también un banquito para que tu niño pueda apoyar los pies y subir y bajar del inodoro con facilidad.

También le ayudará a tener firmeza y estabilidad, y a pujar al evacuar.



Si no se quiere sentar, no te preocupes, no debes forzarlo, ni obligarle a permanecer sentado y, sobre todo, no insistas demasiado si lo notas aprensivo.

Si esto ocurre, lo mejor es guardar su orinal o por lo menos dejarlo a un lado por algunas semanas o un mes, y luego volver a intentarlo.

Si tienes un varoncito, es más fácil que empiece a hacer pipí sentadito, y que más adelante papá o un hermano mayor le enseñe a hacer pipí de pie.

Seguro que no tardará nada en imitarlo. Cuando le estés mostrando a tu niño o niña cómo se usa el inodoro, es bueno que le vayas explicando lo que estás haciendo, le enseñes lo que has "producido", y le muestres que al final te limpias, te vistes, tiras de la cadena y te lavas las manos.



Aunque tendrás que ayudarlo a bajarse, subirse la ropa y limpiarse por algún tiempo, verte haciéndolo lo ayudará a entender el proceso.



Si tienes una niña asegúrate de que se limpie de adelante hacia atrás, especialmente después de hacer popó, para reducir el riesgo de infecciones urinarias.

Si hay un hermanito o hermanita mayor que ya sabe usar el baño, él o ella también le pueden hacer una demostración al pequeño.

Los niños ponen mucha atención cuando los "maestros" tienen casi la misma edad que ellos.



Calmadamente, procura motivarlo a que se quede sentado por al menos un minuto te será más fácil lograrlo si le haces compañía, hablándole o leyéndole un libro.

Elogia a tu niño cada vez que use correctamente el orinal así empezará a darse cuenta de que es un logro pero a la vez que es importante halagarlo, procura no exagerar, y evita transformar cada ida al baño en un gran acontecimiento, de lo contrario tu niño empezará a ponerse nervioso o avergonzarse ante tanta atención.


Aunque los calzoncitos entrenadores de tela son menos convenientes que los desechables, a algunos padres les gustan porque el niño puede sentir de veras cuando hace pipí o popó sea cual sea la opción que elijas, introdúcela gradualmente, unas horas cada día, y sigue poniéndole pañales normales por las noches.

Cuando empieces con el entrenamiento nocturno, cubre el colchón con un plástico o una protección impermeable por debajo de la sábana, y acuesta a tu hijo sin pañales si pasa la noche seco, felicitalo, y lo siguiente es llevarlo directo al baño y que ésta sea la primera actividad del día, así evitarás que se haga pipí inmediatamente después de despertar.


Recuerda que muchos niños no están listos para dejar el pañal de la noche hasta que están en edad escolar si tu pequeño no parece aprender cómo aguantar la noche sequito, vuelve a ponerle pañales por las noches e intenta quitárselo otra vez al cabo de unos meses.

Cuando tu niño esté listo para aprender esta nueva habilidad, lo hará con éxito y si en lugar de tratar de apresurarlo esperas a que verdaderamente esté preparado, todo el proceso será mucho más fácil y menos latoso, tanto para ti como para tu hijo.

Tarde o temprano, tu niño aprenderá a ir al baño como los adultos, y tú no tendrás que volver a pensar en este asunto al menos hasta la llegada del próximo bebé.

Te invito a que visites nuestra página web que es www.maplena.com y nuestra página de facebook.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion