A través del espejo

 

Alma R. Bernal Trujillo

+4
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
LOS 3 PASOS PARA VOLVER A CONFIAR DESPUÉS DE QUE TE HAYAN TRAICIONADO

jueves, 17 de agosto de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
rocio.bernal2017@gmail.com

Cuando te han traicionado, el dolor es tan hondo que paraliza. Las emociones te hierven por dentro y no puedes pensar.

Otras veces, en cambio, piensas tanto que no sacas nada en claro. Le das mil vueltas a cada pequeño detalle y ves indicios de lo que estaba pasando incluso donde no los había.

¿Cómo superarlo sin convertir el corazón en una piedra?,¿merece la pena dar otra oportunidad?,¿podré volver a confiar aunque quiera? La respuesta final será única para cada persona.

Nadie puede decidir por ti, pero estos tres pasos te ayudarán a lograr convertir el dolor en fortaleza y la confusión en claridad.

1. Dale a tu corazón cuidados intensivos: No te fíes de tus primeros impulsos.

Es raro que tomes buenas decisiones nada más enterarte, bien sea porque estás en shock (ralentizado e incapaz de pensar, como un zombi) o bien porque la emoción que te nace es demasiado intensa (y la idea menos malvada que se te ocurre es vengarte).

Date tiempo. Las reacciones emocionales son como reacciones químicas: la pócima burbujea y se transforma, y sólo al final queda la emoción verdadera.

Sea cual sea, debes permitirla. La tristeza y la cólera están mal vistas en nuestra sociedad, pero debes hacer un duelo . Poca gente sospecha que lo más insano es precisamente lo contrario de lo que nos diría el sentido común: permanecer sereno.

La serenidad autoimpuesta, ‘por tratar de ser fuerte’, te acabará generando resentimiento y puede que hasta te enferme físicamente.

La emoción es pura energía acumulada en el cuerpo y necesita descargarse.

Pero tampoco se trata de que hagas daño a alguien. Busca tu soledad y permítete llorar, gritar, e incluso golpear cojines.

A veces también ayuda hacer una “carta basura”, solo para ti, en la que escribas sin filtro (insultos incluídos).

Se trata de vaciar todo el dolor y la rabia acumulados. Si lo haces del todo, verás cómo aparece la auténtica serenidad.

Reconocerla es fácil porque te expandirá los pulmones y te dejará pensar mejor.

Entonces, no antes, llegó el momento de analizar.

2. Tira a la basura tus esquemas rotos: No podemos resolver lo que no entendemos, y a veces lo que nos lo impide es empeñamos en mantener nuestra vieja visión de las cosas.

El sufrimiento siempre aparece por negarnos a aceptar la realidad. Aunque sea duro descubrir que tus pilares eran de cartón-piedra, ahora tienes la oportunidad de construir sobre roca en vez de en arenas movedizas . Ábrete a comprender qué ha pasado.

Juzgar lo hace cualquiera. No insistas más en la lealtad que se te debía, y pregúntate cómo ha pasado para poder comprenderlo.

Si lo necesitas y puedes, habla con la persona que te ha hecho daño y pídele total sinceridad . Para ti se ha violado algo que era inquebrantable, así que ¿en qué momento el otro dejó de verlo así?, ¿qué dice ahora si le preguntas por la lealtad que esperabas? Su respuesta te dirá qué es lo que ha valorado por encima de eso.

Necesitas nuevas piezas para tu puzzle. No temas escuchar. Después, ya con toda la información, retírate a valorar.

3. Decide siendo fiel a tus valores y necesidades. No te traiciones tú también: ¿ Merece la pena dar otra oportunidad? Lo cierto es que, aunque queramos, no siempre se puede.

No te lo plantees como un dilema entre perdonar o no. Si te lo autoimpones por ‘ser bueno’, no serás honesto contigo, ya que ‘ perdonar’ significa confiar del todo de nuevo y eso sólo se logra, y no siempre, con el tiempo.

Más bien, valora pros y contras de continuar la relación y las opciones que se te ocurran.

Es una cuestión de si compensa o no, así que también debes contestar a lo siguiente: ¿en qué condiciones estarías dispuesto/a a volver a confiar y en cuáles no? ¿qué valores o necesidades son innegociables para ti ahora , y cuáles aunque las prefieras, podrías permitirte no satisfacer? De nuevo, ponerlo todo por escrito ayudará a no olvidar ningún aspecto.

Luego, si la otra parte no está dispuesta a aceptar, al menos tus condiciones innegociables, será mejor dejarlo.

Si no lo haces, será tu responsabilidad el estar consintiendo una relación que sabes que está destinada a fallarte.

Si escoger esta opción, posiblemente se deba a que te dominan algunos miedos (por ejemplo: a estar solo, a no valerte por ti mismo, a hacer daño a alguien, etc).

Si te das cuenta de esto, alégrate de que esta experiencia te haya llevado a descubrirlos y no dudes en pedir ayuda profesional.

Necesitas poder elegir libremente, teniéndote en cuenta a ti.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion