A través del espejo

 

Alma R. Bernal Trujillo

+3
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
La Pareja y Los Amigos

jueves, 21 de septiembre de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Para los que tenemos una relación sentimental sabemos que no todo es de color de rosa, hay momentos buenos y momentos amargos.

Lo ideal es saber llevar la relación con sus defectos y virtudes de tal forma que no nos afecte lo negativo, evitando así conflictos hasta cierto punto comunes.

Uno de los motivos que deja en evidencia la falta de madurez emocional de la relación es el tema referente a la interacción con los amigos o amigas.

Los amigos(as) de una de las partes de la pareja suelen ser un conflicto para el otro y para la parte misma cuando no se llegan a acuerdos y consensos sobre las formas y modos de relacionamiento con éstos.

Es así que hay realidades en la pareja que pueden ser diversas. Están aquellas parejas en las que uno de los dos tiene más amigos y entonces la parte de la pareja que queda más “sola o abandonada” puede demandar mayor atención al sentirse desplazada, y es hasta cierto punto esperado, quizás no es un comportamiento lógico sentirse desplazado por las amistades de la pareja pero puede suceder.

Puede haber parejas en las que los dos tienen muchos amigos o ambos tienen amigos en común de un mismo grupo y entonces tal vez no haya muchos problemas, pues la pareja comparte el tiempo con el mismo grupo de personas.

Tal vez se den problemas en algún momento, pequeños detalles que pueden salir a relucir de todas formas cuando no se organiza de forma adecuada el tiempo que comparten con los amigos y con la pareja, debemos aunque suene un tanto “controlador” detallar y buscar la manera más idónea de repartir el en que vamos a convivir con nuestras amistades, las amistades de ambos y el tiempo que comparto especialmente con mi pareja.

Como todo en la vida de pareja, en especial cuando ya vivimos con la persona amada, debemos llegar a acuerdos mutuos que respondan a nuestras necesidades, deseos y expectativas, para evitar fricciones que menoscaben nuestro bienestar.

No todas las parejas responden a las mismas tendencias, algunas o simplemente se excluyen de la interacción social con sus amistades y algunas mantienen estrechas relaciones con los amigos de ambos integrantes de la relación.

Lo primordial sería preguntarnos cuáles son nuestras condiciones adecuadas en cuanto al tiempo que nosotros necesitamos para visitar y salir con nuestros amigos.

Para así poder determinar un tiempo especial, ese momento personal y propio que necesitamos.

Lo segundo responde a las necesidades de nuestra pareja, ese “tiempo especial” que sólo ella puede determinar para sí, en donde esté libre de salir a convivir con sus amistades.

Y por último si tenemos amigos en común, podemos determinar juntos un tiempo que corresponda a cultivar y fortalecer esos lazos.

En una relación sentimental las situaciones pueden ser variadas, es decir, puede o no suceder que uno (él o ella) le pide a la otra persona más participación con sus amigos, por ejemplo: “nunca me vienes con mis amigos”.

También están los que se quejan y demandan un mayor espacio propio y la posibilidad de poder estar sin pareja, saliendo con sus amistades.

Los problemas también surgen cuando los amigos de uno de los involucrados en la relación invaden el espacio íntimo de la pareja en forma demasiado exagerada para la otra parte.

Las desconfianzas, celos y otras cuestiones surgen por diversas causas y en ocasiones los amigos(as) tienen mucho que ver y todo es parte de la relación. Lo cierto es que lo mejor es que cada pareja resuelva bajo sus propias condiciones esta cuestión de la mejor forma para ambos, que se permita un tiempo para sí mismos, un tiempo como pareja, pero manteniendo el espacio propio de cada uno.

Pues las amistades y relaciones sociales de ambos son importantes aspectos que debemos cuidar y sólo basta con dialogar y organizarse sobre cómo llevar a cabo estas relaciones con terceros.

No está demás que como pareja realicemos juntos un calendario semanal o mensual, en el cual estipulemos los días en nuestra agenda, puede ser una tarea divertida y siempre adelantémonos a los imprevistos y tengamos preparados ciertos “vales” en los cuales podamos intercambiar días, horas o hasta “bonos especiales de pareja” que podamos intercambiar por besos, caricias, masajes o lo que se nos ocurra.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion