TRAS LA SENDA DE ULISES

 

 Pedro Daniel García Muciño

+10
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Benvingut a Barcelona

lunes, 9 de octubre de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Contacto: @PedroDanielGM

Con la frase que encabeza esta reflexión semanal, pronunciada en catalán, el Rey Juan Carlos de España inicio su mensaje con el que declaró oficialmente inaugurados los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, hace 25 años, un hecho insólito ya que estas simples palabras pronunciadas por el monarca español en tan importante evento en la lengua vernácula de Cataluña , significaron un respaldo implícito a la cultura, tradición y visión peculiar que esta región de España posee, que además en el contexto olímpico, propició una tregua histórica entre las tensiones regionales , siempre presentes en el territorio español .

Cabe recordar que esas tensiones han sido limitadas só lo por momentos a través de fórmulas políticas, sea por acuerdos dinásticos como sucedió con la unión de los Reinos de Castilla y Aragón a través d el matrimonio de sus reyes, Isabel y Fernando, que se mantuvo gracias a las concesión de fueros especiales para Barcelona ; o en otro extremo , cuando la dictadura franquista suprimió todo rasgo de autonomía regional llegando a prohibir el uso de su lengua y sus insignias más emblemáticas, y ya en tiempos modernos la formación en el régimen de autonomías tras la Constitución de 1978 , que conforma un autogobierno sustentado en la Generalitat de Cataluña , que abarca Parlamento regional y un presidencia ; arreglos todos que con sus claroscuros mantenían una relativa estabilidad y armonía entre la s relaciones de España con Cataluña.

Sin embargo, de la armonía de hace un cuarto de siglo con los Juegos Olímpicos, donde en el mismo palco real convivía el monarca español, el presidente de la Generalitat, proveniente de una formación política nacionalist a y el alcalde de Barcelona de c epa socialista, en los últimos años la escala de confrontación y discordia ha llegado a limites impredecibles , hasta hace poco tiempo, una escalada de distancia con el Estado Español en su conjunto, que encontró en el idioma una vía para trascender, un medio por el cual desde hace décadas de forma paulatina pero constante, se dejó de lado el uso del español como lengua oficial para priorizar el catalán, desplazándole por completo de la vida púb l ica, y enraizándose en la vida familiar y cotidiana, con énfasis en la formación y enseñanza escolarizada; por ello no es extraño que las nuevas generaciones crecieran con mayor convicción nacionalista, y ahora independentista, gracias al uso del idioma con fines políticos.

A la par, quienes propiciaron esta formación localista, desde Government local, encubrieron sus propios intereses en las “ansias” separatistas de los catalanes, porque en estos momentos resulta oportuno recordar, que quien presidió la Generalitat por veintitrés años, el célebre político Jordi Pujol, hoy está inmerso en un proceso judicial de alto alcance, que abarca cargos de corrupción y blanqueo de fondos, usando en todos los casos su cargo público en su beneficio y de su familia.

Hechos que llevaron a la disolución de los dos partidos locales ( Convergència i Unió ) , que en alianza gobernaron Cataluña desde la caída del franquismo, propiciando el empoderamiento del ala más radical nacionalista, que como sabemos , ha girado hacia el abierto independentismo.

Un giro, que como todos observamos la semana pasada, encontró en la convocatoria unilateral de un referéndum de independencia, que amparado en una legislación local aprobada por el mismo Parlamento Catalán, pero suspendida por el Tribun al Constitucional Español, buscó saltar los diversos impedimentos que la Constitu ción Española establece, para procesar un mecanismo como es t e, apoyándose en una evidente violación de leyes y normas, que desafortunadamente trascendieron el plano legal, para instalars e en la abierta confrontación pú blica, que ha generado división y encono de la sociedad catalana.

A lo anterior se suma, la fragmentada realidad política española, donde el gobierno derechista de Mariano Rajoy, lejos de buscar canales de entendimiento, que sin violentar la evidente aplicación de la ley, pudiera encont rar algún cause político p ara dialogar y distender, apostó por el cumplimiento de un mandato judicial, que impidier a la celebración del referéndum por medio d el uso de la fuerza pública , enviando a la Guardia Civil y la Policía Nacional, en una operación que lejos de solucionar el problema, crispó aún más los ánimos, llegando niveles de rechazo internacionales unánimes , por el uso desmedido de la fuerza, que dejó heridos y escenas de confrontación inimaginables en una democracia consolidada europea.

Esta realidad de tensión, que se agrava con el amague de la próxima declaración de independencia, que el gobierno local parece poner en marcha en cosa de días, la sensación de desasosiego y división, y los pocos canales formales para negociar y lograr acuerdos, hacen pare cer que la crisis catalana llegó para quedarse, golpea n do la ya de por si disminuida clase política española, donde con mayor ahínco se extrañan figuras que le dieron lustre en otros tiempos, con personajes de la talla de Adolfo Suárez, Felipe González o el mismo José María Aznar.

Frente a esto el adusto gobierno de Rajoy no logra avanzar ni convencer, los par tidos tradicionales, como el PS O E , inmerso en su laberinto interno , poco aporta para dar soluciones y las nuevas formaciones de corte progresista, están muy lejos de tomar un papel digno a la atura de las circunstancias; aunado a ello la figura del Rey Felipe, afronta el mayor reto de la corona española en décadas, que desde su restitución con su padre, ha fluctuado en ser un garante de estabilidad y presencia global, pero cuya institución no es del todo respaldada, encontrando en este arranque independentista, una materia más para rechazarle.

Crisis como pocas veces se ha visto, cuyo resultado es incierto, pero que para aquellos que como un servidor, sentimos un particular aprecio por España, no deja de ser doloroso observar có mo un país que hace menos de cincuenta años vivía en dictadura, aislada del mundo, sumergida en el provincialismo y la censura, y que para lección de muchos, se abrió paso a la modernidad, just o a través del consenso, del diálogo y el acuerdo, restituyendo la democracia, estableciendo un estado social y de derecho, con garantías y beneficios universales, avanzando a pasos agigantados en la renovación , siendo referente para Iberoamérica y especialme nte para México, donde muchos aú n lamentamos que nuestra propia democracia no siguiera sus pasos iniciales en los tiempos de transición.

De todos, es destacable el P acto de la Moncloa, en que pus ieron los intereses nacionales por encima de los particulares o de grupo, logrando de ese modo conducir sus proceso democr ático y salir de la dictadura, ej emplo en muchas materias, que aú n con crisis económ icas internas y globales, avanzó en favor del bienestar de su población y continuó desarrollando el amplio bagaje cultural, artístico y deportivo que le distingue ante el mundo.

Esperamos que pronto se logre una solución que beneficie a España y Cataluña, apostando por la suma y no la división, donde se comprenda que la riqueza , el bienestar y el progreso se logra por la suma, por la mezcla, por la pluralidad que enriquece, y que nuevas o viejas fronteras, con muros o divisiones ficticias poco ayudan al desarrollo y felicidad de los pueblos y la humanidad en su conjunto .

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion