Visión y Expresión

 

 Virginia García Arriaga

+4
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
En la sociedad del conocimiento

martes, 31 de octubre de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Sinergia de la apropiaci ó n primera parte el huevo o la gallina

Un nuevo r é gimen de conocimiento en el mundo se anticipa como consecuencia de los medios t é cnicos que hacen posible que la informaci ó n pueda transportarse sin necesidad de sus soportes f í sicos, integr á ndose a una red global de intercomunicaci ó n que modifica los par á metros espacio-temporales, “ desmaterializa ” procesos sociales y, por ende, transforma las modalidades de educaci ó n, trabajo, ocio, socialidad y consumo en general.

La sinergia social que puede alcanzarse a trav é s de la producci ó n circulaci ó n e intercambio de informaci ó n, a trav é s de potentes tecnolog í as disponibles para crear conocimiento forma la base de este ideal de innovaci ó n, que moviliza actualmente grupos, empresas, pa í ses y regiones geopol í ticas enteras.

En este contexto, la econom í a del conocimiento se ha presentado como la v í a privilegiada para alcanzar competitividad a escala global.

Dada la indiscutible importancia que adquieren las pol í ticas e iniciativas promovidas para entrar de lleno a esta nueva era de la econom í a basada en el conocimiento, conviene analizar con atenci ó n las relaciones que se tejen entre la innovaci ó n t é cnica y la innovaci ó n social.

Por d é cadas, diferentes factores han contribuido para colocar a la informaci ó n y la comunicaci ó n como el n ú cleo de la din á mica socio-cultural, avivando un imaginario social ampliamente extendido que visualiza a la informaci ó n como el recurso social m á s valioso, por consider á rsele el fundamento de la innovaci ó n, competitividad, innovaci ó n, riqueza, control y libertad.

El complemento obligado de este horizonte informacional ” viene a ser la comunicaci ó n, ya que se le concibe habitualmente como el proceso a trav é s del cual se hace posible la circulaci ó n y el consumo de informaci ó n; de all í que las concepciones sobre una sociedad de “ informaci ó n ” , de “ comunicaci ó n ” o de “ conocimiento ” , e incluso de “ cognici ó n ” , se refieran por igual a esta forma de organizaci ó n social.

La comunicaci ó n y la informaci ó n aparecen como el sost é n mismo de las sociedades: se les atribuye una relaci ó n directa con las transformaciones que han tenido lugar en la esfera econ ó mica, en los procesos de producci ó n de conocimiento, en las formas de interacci ó n social, y en el ejercicio del poder.

Los numerosos y contrastantes estudios acad é micos realizados sobre este tema, han tendido a consolidar una visi ó n que entiende las sociedades como sistemas movilizados a partir de enormes cantidades de informaci ó n. En este concierto, las tecnolog í as de informaci ó n y comunicaci ó n aparecen como el nivel m á s avanzado en el manejo de la informaci ó n y de la comunicaci ó n deslocalizada; una verdadera mutaci ó n tecnol ó gica y social, en tanto que rompe los condicionamientos de tiempo y espacio a los que anteriormente estaban sujetos el desplazamiento de personas y de datos.

Al definir el “ la sociedad de comunicaci ó n ” , como un mito, Neveu (1994) denuncia que la revoluci ó n inform á tica recrea una idea de futuro en el que se encierran cinco promesas; la primera, asociada a la abundancia de informaci ó n y de interactividad.

La segunda, a la democratizaci ó n de las sociedades gracias a un nuevo modo de comunicaci ó n de acceso abierto; una tercera sobre la autonom í a de los individuos que participan en la producci ó n de la informaci ó n que se hace circular por las redes; en cuarto lugar, se espera la mundializaci ó n de los intercambios informativos ahora sin constricciones f í sicas.

Por ú ltimo, se anuncia la contracci ó n del espacio-tiempo. Hoy d í a habr í a que considerar tambi é n la promesa del crecimiento econ ó mico, debido a las nuevas formas de producir, circular y consumir a trav é s de uso de tecnolog í as de informaci ó n y comunicaci ó n. Esto es lo que se ha llamado econom í a del conocimiento (information economy en ingl é s).

No es sorprendente que presenciemos una aparente paradoja entre expectativas optimistas y pesimistas (la tecnofilia y la tecnofobia).

Tampoco podemos dejar de identificar la manera en que se busca causar asombro a trav é s de estudios que contradicen con datos duros unas u otras – por ejemplo, la demostraci ó n que los indicadores econ ó micos o que el desempe ñ o en educaci ó n son variables aut ó nomas de las plataformas tecnol ó gicas avanzadas y que finalmente regresan a la cuesti ó n del huevo y la gallina - ¿ qu é debe estar primero?- o del paradigma de la “ completad ” - ¿ qu é m á s hace falta?- ciclando la discusi ó n.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion