TRAS LA SENDA DE ULISES

 

 Pedro Daniel García Muciño

+20
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
COCO: LA TRADICIÓN MEXICANA QUE SE HACE GLOBAL

miércoles, 15 de noviembre de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Contacto: @PedroDanielGM

Un fenónemo inusual sucedió ahora en las salas de cine recientemente.

Millones de personas de forma casí desbordada agotaron las funciones de la recién estrenada cinta de Disney-Pixar “Coco”, cuya temática se centra en la celebración mexicana del Día de Muertos, teniendo como trama principal la relación de rechazo con la música de una familia muy mexicana, entrelazada a su vez con un célebre ancestro y las creencias del regreso en estas simbólicas fechas de los muertos visitando a los vivos.

Un argumento prometedor a la luz del reciente interés que las celebraciones y rituales sobre nuestra relación peculiar con la muerte ha despertado tanto a nivel nacional como internacional, y que en esta película animada adquiere una resonancia mayor, al ser producida por las mayores compañías globales en este tipo de formatos: Disney-Pixar; lo que propicia una presencia mayúscula y toda una campaña de promoción y posicionamiento con alcances internacionales.

Dicho lo anterior, sin entrar en demasía a la trama del filme, es pertinente señalar que la misma resulta acertada, al ser una apuesta que remueve y aflora sentimientos al centrarse por la importancia de la familia y las tradiciones, dotando con diversión elementos muy característicos, como el notorio matriarcado mexicano o los gustos extremos por la gastronomía y la fiesta; a esto se suma un tratamiento respetuoso pero no por ello menos lúdico y atractivo de la relación con nuestros antepasados, mostrando esa realidad imaginaria, ceremonial y ritual que es nuestra concepción entre los vivos y muertos, donde por una noche ambos conviven, haciendo de esta celebración el hilo conductor por el cual el protagonista y sus ancestros sortearan diversas aventuras plagadas de gracia, melodrama y atentico sentimiento mexicano.

Justamente lo mexicano es un punto a destacar, ya que la imagen visual, musical y en general toda la narrativa del filme, son como pocas ocasiones desde una producción extranjera, un retrato cercano a nuestra realidad nacional, no hay como en otras cintas mezclas culturales donde los mexicanos somos retratados entre el mariachi, el tequila y la tauromaquia, rodeados de claveles y elementos hispánicos, que si bien son parte de nuestra herencia cultural, no nos representan totalmente; en la misma sintonía el cúmulo de referencia culturales y populares es evidente, tanto en el mundo de los vivos como el de los muertos, donde se reflejan pintores celebres o personajes del mundo del espectáculo totalmente reconocibles.

Lo mismo puede decirse de la experiencia visual, que alejada del cliché de mostrar a un México desértico y arenoso, hace justicia a nuestra riqueza de colores y texturas, aprovechando con gran maestría las celebraciones de Muertos, donde el papel picado, la comida y las flores son reflejados con una fidelidad asombrosa.

Con el mismo mérito, los protagonistas, son auténticamente mexicanos, con rasgos tan definitorios que evidentemente nos son reconocibles, teniendo nota especial el trabajo realizado con la abuela y bisabuela, cuyos rasgos, movimientos, vestuario y en general su creación son como pocas veces una viva imagen de esos entrañables seres maternales, que estoy seguro nadie que vea este filme no se sentirá identificado.

En la misma sintonía, la riqueza del mundo de los muertos es destacable, con claras referencias a nuestras culturas prehispánicas o a sitios emblemáticos de nuestra geografía como Guanajuato o edificios icónicos de la Ciudad de México, lo que le da una presencia que emociona al verse en la pantalla grande.

Sin duda, existirán críticas que consideren este filme como la apropiación por un conglomerando internacional de nuestra tradiciones más preciadas, o que el México que se muestra es uno que se sigue retratando en la esfera rural tradicionalista, un tanto alejada de la modernidad donde ahora nos preciamos de vivir buena parte de los mexicanos, pero más allá de estas consideraciones, lo que “Coco” como película nos da, especialmente en estos tiempos de asiduo ataque a México, es la oportunidad de darle visibilidad a la mayor riqueza que como nación poseemos: el amor por la familia y nuestra cultura, ambos temas representados en este filme con una calidad que merece reconcerse y disfrutarse.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion