Columnas  /  Columnas

DE PODER A PODER

Guillermo Garduño Ramírez

+35
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
+ Informes veraces, la exigencia de Alfredo del Mazo a alcaldes

Samuel Alari Pérez Lara.
lunes, 27 de noviembre de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
La frase

Bailar no tiene edad, no tiene momentos, no tiene condición… porque no se baila con los pies, se baila con el corazón.

LOS EXPERTOS

EL DETALLE: Coincido con lo dicho por la diputada Martha Hilda González Calderón, acerca del deceso de Rosario Green Macías: Para las mexicanas y mexicanos es motivo de profunda tristeza el fallecimiento de la diplomática Rosario Green Macías; mujer que supo mantener en alto el nombre de México en el plano internacional, con dignidad, con valentía, con inteligencia, pero sobre todo, con un indeclinable amor a nuestra Patria. Descanse en paz.

MEDICO SECUESTRADO Y MUERTO

Doce días después de su desaparición, se presume que fue secuestrado cuando se dirigía de Toluca a Ecatepec, apareció el cadáver del médico Samuel Alari Pérez Lara, quien lo mismo daba consulta en Temascalcingo, que era además, encargado de la orientación de médicos que hacían su residencia en diversos hospitales de Toluca.

Su camioneta fue hallada intacta en El Oro, aunque su cadáver fue localizado en la carretera a Amealco, en el estado de Querétaro. El vehículo estaba limpio en cuanto a sus pertenencias personales, como el rosario para proteger su vehículo o la tarjeta de circulación.

La última vez que se supo de él, fue el domingo 12 de noviembre. A las tres de la mañana, las redes sociales comenzaron a funcionar en torno a saber de su paradero y se creó el espacio @TevamosaencontrarSam.17

Su cadáver fue identificado porque tiene en el brazo derecho, tatuados, los nombres de sus padres Araceli y Germán, quienes están materialmente desechos y con quienes se mantenía en contacto, a pesar de su aparente independencia al alquilar un departamento en el centro de Toluca, cerca de uno de los hospitales en donde prestaba servicio.

Tenía 31 años de edad y se levantó el acta ODI/TOL/A1448/2017, hombre de 31 años de edad, nació el primero de mayo de 1987.

Vale la pena recordar la protesta que hicieron algunos médicos en meses pasados, un grupo de médicos organizados bajo el hastag YoSoyMédico, por la violencia que los está afectando.

Entre otras cosas dijeron: “Nos están matando, nos dejaron sólos ante el crimen”.

¿Qué está pasando en Toluca? ¿Por qué con los médicos?

En el caso de referencia pudiera pensarse que por extorsionarlo o robarlo, pero el caso es que no se llevaron su camioneta sino solamente artículos inherentes a su identificación.

El móvil no era dinero.

¿Era alguna rencilla personal? Porque tampoco se comunicaron con sus familiares para solicitar algo a cambio de regresarlo.

Urge que se implementen medidas de seguridad más efectivas y no solamente para los médicos, sino para la población en general.

INFORMES VERACES, LA EXIGENCIA DE ALFREDO DEL MAZO A ALCALDES

No por mucho madrugar amanece más temprano, parece decirles el gobernador Alfredo del Mazo Maza a los presidentes municipales del Estado de México, en su mensaje de exigencia para que rindan a la sociedad Informes de Gobierno Municipales apegados estrictamente al trabajo realizado y al cumplimiento de metas, sin exageraciones en busca del reflector con propósitos electorales o reeleccionistas.

Sabe el Mandatario mexiquense que la euforia por el tema electoral está en lo más alto de la temperatura política, pero reconoce que la ciudadanía sabrá distinguir cuando se le informe con la verdad y cuando se pretenda engañarle para buscar bonos gratuitos de simpatía.

Bajo esta misma tónica, el gobernador Del Mazo Maza ha dado indicaciones al presidente estatal de su partido, el PRI, Ernesto Nemer Alvarez, para que sea el tricolor el primero en dar ejemplo de rendición de cuentas con estricto apego al trabajo comprobable, porque la valoración para la selección de candidatos priistas se hará precisamente en función de logros acreditados de manera transparente, y no de cifras infladas o aparentes.

Para Alfredo del Mazo Maza es muy importante el curso que tome el mapa electoral municipal que tome el Estado de México, a partir del primer domingo de julio del 2018, porque en ello le va la gobernabilidad de su administración hacia septiembre del 2023, cuando concluya su encargo, pero quiere que sea de la manera más democrática, a favor de los candidatos de su partido o de los contrincantes, pues ello garantizaría por sí mismo el reconocimiento pleno de la voluntad popular y la obligación de trabajar coordinadamente por el progreso de la entidad más importante del país.

Así pues, los presidentes municipales mexiquenses tendrán que ser, como nunca, especialmente escrupulosos con lo que informan a sus representados, empatando obras con cifras presupuestales, para demostrar que se trata de las acciones demandadas por la población, a los precios promedio del mercado, pero sobre todo que están dando los beneficios y la utilidad que se esperaba de ellas.

La sociedad busca presidentes municipales competentes, transparentes, eficientes y veraces, exactamente lo mismo que ahora les pide el gobernador Alfredo del Mazo Maza , a lo cual él mismo se está comprometiendo con los mexiquenses, y eso se llama congruencia, ¿no le parece a usted, estimado lector?

Discurso de Emmanuel Carrère en la FIL

Al recibir el premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2017, Emmanuel Carrère dijo:

Antes que nada, gratitud. Gratitud y orgullo. Por haber sido elegido por un jurado tan excelente.

Por ocupar un sitio en una galería de premiados tan prestigiosos, entre quienes se encuentran muchos de mis escritores preferidos.

Es decir, los escritores que uno lee y relee, que nos acompañan, que nos animan cuando nos quedamos sin ideas –que es mi caso en este momento, debo confesarlo.

Y a propósito, también debo confesar que estoy un poco triste porque este magnífico premio ya no lleva el nombre de Juan Rulfo.

Porque Pedro Páramo y El llano en llamas, que descubrí cuando tenía unos veinte años, han sido de las experiencias más fuertes en mi vida de lector.

Libros mágicos, libros intensos, libros misteriosos como la carrera de su autor –aunque la palabra “carrera” no va bien con Rulfo, pienso que valdría más hablar de destino: uno de esos destinos que Enrique Vila-Matas colocaría en la genealogía de Bartleby.

No debe haber sido fácil vivir un destino así. Todo escritor tiene miedo de eso: la sequía, las décadas de silencio, la inevitable amargura.

Además cualquier escritor no puede menos que sentir fascinación y a la vez envidia del contraste entre la brevedad de la obra –dos libros bastante exiguos– y su poder de irradiación.

Porque eso es lo que cuenta, creo: no la abundancia de una obra, no su ambición, ni siquiera su perfección, si es que esto existe, sino esa cosa misteriosa e imposible de explicar que es el poder de irradiación.

Pero no voy a dar una conferencia sobre Rulfo. Tampoco voy a desarrollar una teoría de la literatura porque no tengo ninguna.

En lugar de esto, esperando no aburrirlos, voy a intentar decirles dos o tres cosas concretas sobre mi experiencia como escritor.

Es una experiencia de alguna manera especial, porque empecé como autor de ficción y a medio camino me dediqué a escribir eso que a falta de un mejor término se llama no-ficción.

Digo “a falta de un mejor término” porque nunca ha sido muy satisfactorio, es una definición negativa –aunque también se hable de pintura no-figurativa o de música atonal– y además porque no se sabe muy bien qué es la no-ficción.

Dónde comienza, dónde termina, dónde se sitúa la frontera con la ficción.

Comparemos con el cine. En el cine las cosas son claras. Por un lado hay películas de ficción, que la mayoría de la gente llama “películas” a secas.

Y por otro lado están las películas documentales. Por mi parte, he hecho de las dos: una película de ficción, una documental; la segunda, a mi parecer, es mejor que la primera.

En ese caso se puede decir que la frontera entre la ficción y el documental es permeable.

Se puede decir que muchos buenos cineastas se mueven en esta frontera como Charlie Chaplin al final de una de sus películas más bellas: con un pie de un lado, un pie del otro, y los aduaneros persiguiéndolo en ambos lados.

Se puede decir eso, pero me parece que para distinguirlos existe un criterio muy simple que es éste: en una película de ficción los personajes son encarnados por actores, mientras que en documental tenemos a los personajes mismos.

Muy bien. ¿Pero en literatura? ¿Cuál sería el equivalente de ese criterio?

Se podría decir que no lo hay. Sin embargo, yo creo que hay uno, muy simple también: son los nombres propios.

Los personajes que tienen nombres imaginarios, inventados por el autor, sin correspondencia con la realidad son personajes ficticios.

Es posible hacer que digan o piensen lo que uno quiera. Es prerrogativa del novelista: tiene acceso ilimitado al interior de sus creaturas, porque son sus creaciones, y no tiene ninguna responsabilidad ante ellas.

En cambio, si pinta un personaje real y elige utilizar su nombre verdadero, corre el riesgo de que ese personaje proteste si algo no le gusta y si fuera el caso, hasta podría demandar al autor judicialmente.

Parece algo sin importancia este asunto de los nombres reales, pero eso define dos relaciones radicalmente diferentes entre el libro y la realidad que describe o afronta.

Un autor de ficción es el amo absoluto. La realidad del libro es su realidad interior.

Mientras que un autor de documentales o, si se prefiere, de no-ficción, arriesga a someterse a lo que la realidad exterior implica en términos de imprevisibilidad y de potencialidad peligrosa.

Por mi parte, he escrito cinco libros corriendo ese riesgo. En cada ocasión las condiciones de la experiencia, lo que los académicos llaman con acierto el contrato de lectura, han sido diferentes.

Algunos de mis personajes reales, nombrados con sus nombres verdaderos, eran mis amigos, otros no. A algunos les di a leer el libro antes de su publicación, a otros no. Algunos se sintieron muy agradecidos, otros me odiaron.

He tenido suerte hasta ahora: nadie me ha demandado, nadie ha querido golpearme –o en todo caso nadie lo ha hecho.

Pero sé lo que se siente cuando uno se expone a la respuesta de la realidad –o si se prefiere, de lo Real, como lo entendía Jacques Lacan en esta frase célebre: “lo Real, es cuando uno se golpea”.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Perfil del Autor

Fiel seguidor del acontecer mundial, pero sobre todo estatal. Periodista de profesión, reportero de vocación y toluqueño de nacimiento; ha sabido conjugar sus cuatro pasiones, (la otra es el futbol) y con gran agudeza retrata los aconteceres del edomex