Entre Dichos y Valores

 

 

Aarón Dávila Payán

+18
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
MÁS SEGURO, MÁS MARRAO

miércoles, 13 de diciembre de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
“ Más seguro, más marrao ,” dijo el indio. Este es un refrán popular que s e refiere a las garantías o comportamiento al momento de hacer un trato.

Existe un refrán análogo en inglés que dice así: “ Better safe than sorry.

” Este pudiera traducirse de la siguiente manera; “Más vale prevenir que lamentar . ”

En la act ualidad, los actos de buena fe han sido desplazados por largos contr atos, duras y pesadas garantías cada vez más difíciles de cumplir y en algunos casos por demás intransigibles .

La buena fe… Cuando fue la última vez que pensaron en ese término, seguramente hace ya un rato y por desgracia, en la actualidad, parece tan solo una voz al aire.

En materia jurídica, la buena fe puede definirse así: principio rector de los actos jurídicos que hace referencia al obrar con honradez, veracidad y lealtad, lo que lleva implícita la creencia de que se está actuando conforme a lo que prescribe la ley.

La buena fe en materia legal entonces , presume que al cerrarse un trato o celebrarse un contrato, este se lleva a cabo sin fraude o vicios de por medio.

Se dice que alguien actúa de buena fe cuando su propósito es hacer el bien y, de manera inversa, cuando alguien tiene la intención de hacer el mal se dice que actúa de mala fe.

El concepto que nos ocupa presenta dos dimensiones íntimamente relacionadas, una moral y otra jurídica.

Desde el punto de vista de la moralidad, la buena fe es un criterio para juzgar el comportamiento de alguien y desde la perspectiva legal es un principio fundamental del derecho.

Existen dos maneras de entender la buena fe, una objetiva y otra subjetiva. Según la primera, las personas tienen el deber de actuar con honradez y se trata de un deber objetivo orientado a proteger las relaciones humanas.

La buena fe subjetiva se basa en la creencia individual y en el convencimiento de que los demás actúan con una buena intención.

... via Definicion ABC.

Lo contrario a la buena fe es entonces, la mala fe o el dolo. Ahora bien, el ejercicio de la buena fe, según vimos en las definiciones y conceptos anteriores, involucra o hacen presentes tres términos más, moral, ley y obligadamente, ética.

La moral establece normas, principios, reglas y criterios basados en el uso de los valores, cultura , legalidad, usos y costumbres entre otras cosas, lo que nos permite ver que la moral en este caso, no es sólo un término más , ni al azar . De la ley o lo jurídico entendemos perfectamente la línea a seguir, pero el involucramiento de lo moral nos introduce a un terreno muy sinuoso, ya que, hace de la buena voluntad una métrica al hacer o no lo correcto y, ahora deberíamos preguntarnos entonces ¿qué es lo correcto?

En este preciso momento, daremos paso a la ética. Anteriormente dijimos , que desde el punto de vista de la moralidad, la buena fe es un criterio para juzgar el comportamiento de alguien , quiero abrir aquí un paréntesis, para explicar lo referente a la ética.

La ética, es precisamente aquella que lanza declaraciones en forma de sentencia, para juzgar las acciones de la moral, donde es entonces la buena fe, la directriz a seguir para establecer tales preceptos.

Pero la buena fe es más, mucho más que tan sólo un criterio , la buena fe, como antes mencionamos, involucra buena voluntad y que es la buena voluntad sino el deseo de obrar bien y de la mejor manera posible, permítanme explicarlo con esta pequeña anécdota de algo que le sucedió a mi papá hace ya algunos años atraz.

En la medida de sus posibilidades, mi padre nos compro a cada uno de mis hermanos y a mi un automóvil , cuando llego el turno del tercero de mis hermanos, mi papá lo llevo a un lote de autos con la intención de buscarle uno que cumpliera lo más posible con sus expectativas.

Después de subir y bajar y de abrir y cerrar varios autos, por fin, mi hermano encontró uno que le gusto y que de inmediato, como en las buenas historias, encontraron mutuamente el brillo que los destello a ambos (hablo de mi hermano y el carro).

Mi papá estuvo de acuerdo y de inmediato, confiando en la buena fe de ese trato, firmo los papeles y pago el precio convenido con el dueño del lote.

Mi papá y mi hermano salieron del lote de autos muy felices, mi hermano no lo podía creer, su primer auto, que emoción tan grande, así, que de inmediato manejaron hasta la casa para enseñarnos la gran compra a todos.

Transcurrieron aproximadamente tres días con sus noches, cuando a la mitad del cuarto día, manejando mi papá con mi hermano cerca de la casa, dos tipos que viajaban en un segundo vehículo los detuvieron, se acercaron a mi papá y a mi hermano de forma violenta , presentando credenciales que los acreditaban como policías judiciales , uno de ellos de la ciudad de México y el otr o de Toluca, con ellos llevaban una orden de detención , la cual decía que el automóvil que mi padre y mi hermano habían comprado en ese lote , e ra un auto con reporte de robo y bueno ; creo que lo que sigue de esta anécdota es más que evidente, así es, lle varon a mi papá como comprador y al dueño del lote como vendedor detenidos a la en tonces procuraduría de justicia, en donde seria necesario demostrar con hechos la buena fe de cada una de las partes al realizar el trato, para así, deslindar responsabilidades.

Por supuesto que en el caso de mi papá esa no sería una tarea difícil de realizar, ya que al revisar todos sus antecedentes y movimientos, claramente descubrieron que no había nada que perseguir, no así, en el caso contrario.

Recordemos que con antelación, dijimos que la buena fe puede ser tanto objetiva como subjetiva, la objetividad de la buena fe , demanda claridad y certeza en las acciones, mientras que la subjetividad pretende o presume la buena voluntad.

La voluntad alude la intención con que se realizan las acciones, que en este caso esté orientada al bien , los actos de buen a fe entonces, como la voluntad, no dependen de nada para hacer el bien sino de la acción misma.

Implícitamente entonces, aparecen a cuadro, la honradez, la verdad y la lealtad, tres valores primarios que nos definen como personas, pero que también, ponen al descubierto nuestras intenciones.

Recuerdo en este momento aquel dicho que dice: “No hagas cosas buenas que parezcan malas, ni malas que parezcan buenas.” Que nuestras intenciones sean siempre claras y expuestas sin temor a la luz.

El fin, no siempre justifica los medios, actuar con verdad y con honradez, procurará para nosot ros un verdadero estado de paz.

Actuar de buena fe y con buena voluntad, es respetar a mi prójimo, verdaderamente sembrar una buena semilla que en consecuencia, nos permita realizar acciones congruentes firmes y duraderas, relaciones de paz y no de guerra.


El que es fiel en lo muy poco, es fiel también en lo mucho; y el que es injusto en lo muy poco, también es injusto en lo mucho.

Jesucristo.

Saulo de Tarso decía a sus discípulos : “ Ahora bien, además se requiere de los administradores que cada uno sea hallado fiel. ”

Que maravilla, de manera entonces que, la buena fe, implica también el ser fieles y la fidelidad es sinónimo de ho nesto, noble, honrado, sincero y leal . Es por esto por lo que, en cualquier materia o bajo cualquier precepto, actuar de buena fe y además con buena voluntad, nos permite ser mejores y vivir en paz con nuestros semejantes.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Perfil del Autor

Es Presidente y fundador del instituto de valores y cultura.  Director del programa Forjadores de Valores.  Consultor especialista en Marketing, habilitado por Microsoft de México y conferencista especialista en los temas de valores, ética y desarrollo humano.

Ha viajado por diferentes países como conferenciante y cantante, impartiendo temas actuales como: “Los Valores sociales”, “La Ética y los Valores”, “Valores para una sociedad en crisis”, “El verdadero liderazgo”, “Administración y buen uso del tiempo”, etc.

¡Bienvenido! Que ustedes amigos lectores, lo disfruten