Visión y Expresión

 

 Virginia García Arriaga

+12
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Un nuevo tipo de familia emergente: la familia transnacional

martes, 16 de enero de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
El término transnacional hace referencia a las conexiones y flujos establecidos a través de las fronteras nacionales.

A diferencia del término internacional, más centrado en las relaciones entre países, el concepto transnacional designa precisamente aquellas las relaciones que existen a pesar de las fronteras nacionales, limitando la relevancia de la nación como un referente de análisis que todavía resulta vigente.

se considera como transnacional aquellas prácticas o actividades realizadas desde la base o masa social, desde la ciudadanía no institucionalizada, no dirigidas por la clase política o la clase dirigente que implican a personas de diferentes naciones.

Las migraciones transnacionales, a diferencia de las internacionales, mantienen e incluso generan espacios, grupos o comunidades formadas por normas relacionadas con ambas sociedades, bien como collage o como híbrido, pudiendo llegar a generar comunidades multilocales.

El transnacionalismo es heredero directo de la globalización, un sistema sin países ni fronteras económicas, donde la comunicación tampoco se constriñe a las fronteras territoriales.

En este marco, las migraciones y las relaciones humanas también adquieren una dimensión transnacional.

En efecto, las comunidades transnacionales, propias de las sociedades globalizadas, trascienden las fronteras políticas y constituyen un grupo que, no está ni aquí ni allí, sino en ambos lugares a la vez.

Las personas migrantes, o como sostienen algunos autores, personas transmigrantes , realizan acciones, toman decisiones y desarrollan identidades enmarcadas en un sistema de redes sociales que los mantienen conectados con dos o más sociedades simultáneamente, de modo que el país de origen y el de destino se funden, las familias transnacionales son aquellas cuyos miembros viven repartidos en naciones distintas, pero mantienen la unidad emocional, económica y de ayuda suficiente para que se definan a sí mismos como familia.

En otros términos, los componentes de una familia transnacional se caracterizan por la vigencia de los vínculos y de las funciones propias de una familia pese a vivir separados la mayor parte del tiempo.

En estas familias se elabora el sentimiento de unidad y se percibe el bienestar desde una óptica familiar, al igual que sucede en formas familiares más tradicionales.

Además, las familias transnacionales poseen fuentes de apoyo comunes que configuran experiencias transnacionales.

Todo ello contribuye a la elaboración de un espacio (no físico) compuesto por los vínculos emocionales y económicos de miembros de una familia alejada en la distancia los avances tecnológicos en la comunicación y el transporte, también exclusivos de de la sociedad globalizada, proporcionan a las personas transmigrantes las herramientas necesarias para mantener la comunicación entre la unidad familiar, recibir las remesas de dinero y organizar visitas en diferentes países.

Todo ello contribuye a reorganizar la familia sin perder sus vínculos ni sus funciones básicas de la familia.

El concepto de familia transnacional, y la propia transnacionalidad, no se puede entender sin aludir al desarrollo de las nuevas tecnologías y con ello a las crecientes posibilidades de interacción para quienes disponen de ellas.

Los componentes de la familia transnacional utilizan las nuevas tecnologías (e-mail, chat, videoconferencias, llamadas a través de internet, etc) y los medios de comunicación y transporte, más económicos que en otras épocas, para contactar en tiempo real con los miembros de la unidad familiar que se encuentran "al otro lado".

Por otra parte, las familias transnacionales influyen en la sociedad de origen a través de dos dimensiones.

Por un lado, las remesas regulares enviadas contribuyen a una mayor disponibilidad de bienes y a reactivar el consumo en el país de origen.

Por otro, transmiten ideas, valores, pautas culturales, cambios en los estilos de crianza tanto en la sociedad de origen como en la de destino, gracias a la comunicación permanente, al retorno en vacaciones y a las pequeñas estancias de los hijos en los países de destino.

Las familias transnacionales se organizan y articulan a partir de la necesidad de permanecer unidos hasta que el país de acogida conceda la reunificación, un derecho que los países de destino cada vez se muestran más reacios a conceder.

En un nivel simbólico, la posible reunificación de la familia mantiene una unidad familiar separada en la distancia pero cercana en los vínculos.

La re-organización de los vínculos familiares y la reconfiguración de los roles tradicionales asociados a esa estructura familiar, no causa en sí misma un impacto positivo o negativo.

Por ejemplo, no se cuestionan los efectos de la "transnacionalidad" en aquellos hogares transnacionales provenientes de sectores elitistas de las sociedades occidentales, ejecutivos, investigadores etcétera que viven en otro país y mantienen los vínculos con el resto de familia localizada en el país de origen, el impacto de la familia transnacional no es ajeno a otros factores que tienen que ver con el contexto económico, político y social.

En este sentido, mientras algunas respuestas familiares, correspondientes a migrantes con menos recursos, se encuentran estigmatizadas y asociadas con la exclusión social, los vínculos transnacionales entre personas con actividades económicas y sociales relevantes son calificados como "familia postmoderna".

Los movimientos migratorios actuales asociados con la familia transnacional no se pueden considerar individuales.

La emigración o retorno de los componentes de la familia es una experiencia familiar, colectiva, que atañe tanto a quienes que se quedan en el país de origen como a aquéllos que se van o regresan.

Todos juntos conforman un sistema interconectado, que se parece cada vez más a una familia "a distancia".

De esta manera se generan puentes humanos y simbólicos, a través de la continua formación de redes transnacionales.

Se establecen vínculos mediante el envío y recepción de remesas y productos; también se produce un continuo intercambio de ideas, visiones, tradiciones y valores sociales y culturales que pueden influir en la construcción social de las identidades personal y cultural de las personas involucradas.

Como resultado de este proceso de negociación familiar, encontramos que en una amplia proporción de familias transnacionales son precisamente las mujeres quienes abandonan el país, solas o con algún hijo o hija, debido a la creciente demanda en los países de acogida de mujeres que desempeñen tareas de cuidado de la casa, de los hijos o de personas mayores.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion