Visión y Expresión

 

 Virginia García Arriaga

+2
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
LA TIPOLOGÍA DEL MULTIFAMILIAR

martes, 13 de febrero de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Uno de los elementos que cambiaron rápidamente en la concepción de los primeros conjuntos habitacionales fue la tipología de viviendas y la escala de los desarrollos habitacionales.

Se trata de un tema de gran importancia, pues si en los p rimeros conjuntos , producidos por el Estado , la tipología habitaci onal fue predominantemente de vivi endas unifamiliares para luego seguir con tipolo gías mixtas introduciendo casas dúplex y algunos edificios de apartamentos de tres y cuatro nive les, el cambio hacia edificios de mayor tamaño exigió la incorporació n de métodos de construcción más racionales y especializados para lograr reducir los costos al mínimo.

Históricame nte el incremento en la escala de los desarrollos de vivien da se dio primeramente al generalizarse los edificios de apartamentos en renta en la ciudad de México.

Este tipo edificatorio apareció en la capital hacia finales del Porfiriato como los apartamentos Hidalgo (1908), o el Buen Tono (1913)-, pero fue sobre todo en la década de los años veinte cuando empezaron a construirse edificios de vivienda en la mayoría de las colonias.

Este proceso se originó con la dinámic a de crecimiento poblacional en la ciudad y la introducción de algunas nuev as técnicas constructivas que generó a la vez un fenómeno de densificación del uso del suelo en las áreas centrales.

De acuerdo con la información c ensal disponible, en 1900 la C iudad de México tenía 110.438 viviendas en 56.850 edificios dando un promedio de 1,94 viviendas por edificio; para 1929 ese promedio se elevó a 2,82 al contab ilizarse 284.954 viviendas en 101.024 edificios (INEGI).

Aunque los censos siguientes no contemplaban esa información, podemos inferir el p rogreso de los edificios con apartamentos si consideramos por ejemplo, que en 1950 , e l 75% de las viviendas de la capital estaban rentadas.21

Ahora bien, hast a finales de los treinta, esos edificios multifamiliares eran mayoritariamente constru cciones de tres a cuatro pisos como máximo con 12 a 48 departamentos, realizados por inversi onistas privados para dejarlos en alquiler.

De esta manera, la construcción de grandes bloqu es residenciales desarrollados en altura no comenzó ver daderamente en México sino hasta finales de los años cuarenta, con la edificación de la Unidad Esperanza (1948) y con el Conjunto Presidente Alemán (19 49), acuñándose así el término de “multifamiliar” para referirse a este tipo de edificios ya que su tipología difería consistentemente de los edificios departamentales producidos hasta entonce s por inversionistas privados.

En ambos casos, la célula básica de vivienda era el departamento, pero la diferencia estriba no solamente en la escala de los proyectos, que es mucho mayor en el caso de los edificios multifamiliares, sino también en su implantación en el terre no con sus cuatro fachadas en medio de generosos espacios abiertos.

En cambio, los desarrollos departament ales privados siguieron constreñidos en terrenos cuya utilización originaba con frecuencia paredes ciegas a las colindancias y fachadas posteriores –normalmente menos atractivas – hacia patios interiores.

En el marco del fuerte crecimiento u rbano y la gran necesidad de vivienda, este cambio está relacionado principalmente con tres situaciones generales, que a partir de 1945 y durante las siguientes dos décadas fueron una constante para generar los grandes conjuntos multifamili ares.

La primera de ellas fue la evolución que había tenido la cultura arquitectónica en la capital desde que la vanguardia arquitectónica trastocara sus principios con las nuevas ideas del modernismo; la segunda situación, era el fomento de u na política de vivienda apoyada por los distintos pres identes de la República, que se tradujo en proyect os específicos de construcción de grandes conjuntos multifamiliares; y la tercera, una capacidad económica de l Estado, que hizo posible el financiamiento de estos grandes.

Referente a la aprensión de los arquitectos mexicanos hacia los principios modernos, es necesario destacar la labor del arquitecto Mario Pani , ya que como promotor y p royectista de los principales conjuntos multifamiliares de la é poca introdujo en los medios gubernam entales procedimientos idóneos para r ealizar grandes inversiones en este género de obras dando gran impulso a los criterios arquitectónicos y urbanísticos del Movimiento Moderno.

Pani , no sólo estaba al tanto de las nuevas ideas del modernismo europeo, pues estudió arquitectura en la École des Beaux-Arts de Paris (1929-1934), sino que en su época de estudiante tuvo oportunidad de asistir a las encendidas conferen cias re volucionarias de Le Corbusier, quien en esos años estaba encaminando sus propuestas arquitectónicas hacia la producción urbanística y sus modelos teóricos de ciudad, sobre todo la Ville Radieu se,22 que se genera a partir de la disp osición de grandes bloques resi denciales llamados bloques en Rendent , que j unto con el concepto de las U nités d’habitation (1947), 23 tendrán una innegable influencia en los proyectos de Pani .

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion