Tianguis global

Rodrigo Sánchez Arce

+38
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Stanley Kubrick, Tim Burton y los Estudios Churubusco

Imagen Siguiente
jueves, 8 de marzo de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

rodrigo.pynv@hotmail.com

En el último año han venido a México tres exposiciones cinematográficas: “Kubrick”, de diciembre 2016 a julio 2017 en la Cineteca Nacional; “El mundo de Tim Burton”, de diciembre 2017 y hasta abril 2018 en el Museo Franz Mayer; y “La fábrica del cine: Estudios Churubusco 1945-2017”, ahí mismo en los estudios, hasta abril.

Es interesante cómo cada vez más el cine se difunde fuera de las pantallas, en medios no convencionales como museos y galerías.

La de Kubrick fue una muestra extraordinaria. Antes de llegar a México se expuso en Alemania, Brasil, Canadá, Estados Unidos, Holanda y Reino Unido.

A México llegó en 2015 al Museo Arte Contemporáneo (MARCO) de Monterrey.

Luego pasaron a la Cineteca Nacional, provenientes de San Francisco, más de 800 piezas (90% originales) entre vestuarios, guiones, fotos, libros, carteles y utilería de películas.

Destacaron las más conocidas y a color: Espartaco, Lolita, Dr.

Insólito, 2001: Odisea del Espacio, La naranja mecánica, Barry Lyndon, El resplandor, Cara de guerra y Ojos bien cerrados.

Tan pocas películas permitieron que la curaduría de Hans Reichmann fuera exhaustiva en detalles: los lentes de Lolita (vendidos como recuerdo); el simio de la secuencia inicial, la computadora “Hal 9000” y el bebé final de 2001; los maniquís de mujeres exóticas de La naranja; y las máscaras y vestidos de Ojos. Insisto, la muestra fue extraordinaria.

El productor Jan Harlan, amigo de Kubrick, ha dicho que sus filmes están al mismo nivel de Van Gogh o Picasso.

Tal vez lo único reprochable es que algunas de sus películas son muy largas.

Particularmente prefiero El resplandor. Me parece la mejor película de Kubrick y la actuación de Jack Nicholson es inmortal, por ello fue emocionante ver el hacha de “Johnny”, el cuchillo de Shelley Duval, la puerta con el “redrum” (“murder” al revés) escrito, los vestidos de las gemelas, el suéter azul de “Dani” estampado con el cohete “Apolo”, la máquina de escribir, la hoja con la frase en inglés “Todo el trabajo y nada de juego hace que Jack sea un chico aburrido”, y la foto de la secuencia final.

Tengo una anécdota: en 1980 mi madre y una tía, por equivocación, entraron al cine a ver El resplandor pensando que era otra película: Esplendor en la hierba, cosa rara siendo que esta última fue hecha en 1961; el caso es que las ingenuas damas salieron aterrorizadas de la sala.

No soy precisamente fan de Tim Burton, pero ya que mi esposa compró tan caros boletos para ver su exposición (320 pesos por persona), me tuve que sacrificar para verla.

Reconozco que fui con una expectativa equivocada, pensé que sería como la de Kubrick y, por el tipo de películas que filma Burton (fantasía y animación), pensé también que sería una muestra que disfrutarían más los niños, adolescentes y fanáticos de este tipo de cine.

Algo hay de todo ello, no obstante la esencia de la muestra es muy diferente.

La verdad es que Tim Burton es un verdadero artista y no sólo el excéntrico y exitoso director de cine de pelos necios despeinados, barba rala y cana, lentes oscuros, vestimenta extraña y gesto de perro regañado.

Exhibe 400 de sus obras entre dibujos, tintas, lápices, pasteles, óleos y acuarelas, la mayoría sobre papel, pero también sobre servilleta (cuando a un genio le llegan las musas no las debe dejar escapar y para Burton son importantes esos pedazos de papel que, por lo regular, se pintan, pero con restos de comida).

También se exhiben maquetas, títeres y dioramas de sus películas más famosas donde no podían faltar Beetlejuice, El vestido de la novia, Frankenweenie, El extraño mundo de Jack, El joven manos de tijera, Charlie y la fábrica de chocolate.

Hay varios temas recurrentes en la obra de Burton con claras influencias de las cintas de horror: gran variedad de animales, en especial serpientes y perros; cuerpos estilizados con patas flacas; ojos grandes de personajes; y, de manera relevante, la muerte.

Los fans tuvieron la ventaja de que el propio realizador visitó la ciudad de México para inaugurar la muestra (ya hubiéramos querido eso con Kubrick).

Tal vez lo único malo, al menos para mí, es que uno sale de la exposición hastiado de tanto ser fantástico y de la aglomeración de gente.

Mis obras favoritas de Burton son el bizarro e irónico cortometraje amateur que realizó en 1974 y que aquí se estrena a nivel mundial; el dibujo sobre papel de 1975: la fila para entrar a ver The Rocky Horror Show; y el carrusel de Beetlejuice, instalación colorida, fosforescente y alucinante con los personajes fantásticos del filme.

Es una lástima que no permitan tomar fotos pero el artista debe cuidar el trabajo de toda su vida (y seguir ganando dinero con él).

La “Fábrica del cine” festeja 72 años de los Estudios Churubusco, tal vez los más importantes en la historia del cine mexicano.

Las cartas fuertes de la exposición son la motocicleta que usó Pedro Infante en A toda máquina y el Ford LTD que manejó Gael García Bernal en Amores perros.

Pero dentro de la pequeña muestra hay otras cosas interesantes.

En principio está planeada para mostrar todo el proceso de la producción cinematográfica, desde la dirección, reparto, guión, escenografía, iluminación, vestuario, efectos especiales, sonido, hasta la edición y publicidad.

En fotos se presenta una selección de películas emblemáticas hechas en los estudios y que a su vez son emblemáticas del cine mexicano, entre ellas Allá en el rancho grande, Pepe el Toro, El ángel exterminador, El apando, La tarea, Como agua para chocolate, La ley de Herodes, Frida y El crimen del padre Amaro.

Mis piezas preferidas de la muestra son las sillas de los directores “El indio” Fernández e Ismael Rodríguez; la maqueta del escenario de El castillo de la pureza; el traje y la máscara del Santo; una foto gigante de Las Poquianchis; así como metralletas y pistolas de utilería de Rambo II y James Bond Spectre.

No se la pierdan, los Churubusco guardan un pedazo de historia patria.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Perfil del Autor

Investigador de la Paz y no Violencia con énfasis en las diversas manifestaciones  artísticas y culturales.
Apuntes sobre Cultura y Artes de un no experto.